Los retos del uso de drones en las redes logísticas

Los retos del uso de drones en las redes logísticas

El pasado miércoles 12 de diciembre, un avión de Aeroméxico que aterrizaba en el aeropuerto de Tijuana tuvo una colisión con un objeto volador no identificado, pero éste no estaba tripulado por extraterrestres; el reporte inicial sugiere que era un dron que volaba cerca de la pista 09 del aeropuerto internacional “Abelardo I. Rodríguez”. Afortunadamente, la tripulación aterrizó la aeronave sin complicaciones y los pasajeros desembarcaron con normalidad. Sin embargo, el daño provocado en el avión por el dron no fue menor por lo que esta noticia no debe quedar registrada únicamente como una anécdota con final feliz.

La mayoría de los drones que vuelan en México es empleada para obtener fotografías y videograbaciones; la minoría es empleada para labores de vigilancia y supervisión. En otros países, además de las actividades anteriores los drones son empleados para actualizaciones cartográficas. Pero en la ola de la cuarta revolución industrial (Industry 4.0), la expectativa es que los drones contribuyan a incrementar la eficiencia de las redes logísticas.

Los principales obstáculos que encarará el uso extendido de los drones serán: restricciones legales para garantizar la seguridad en el tráfico aéreo, impacto negativo en la contaminación auditiva y el efecto en la percepción de inseguridad no sólo por la preocupación de que un dron caiga sobre nosotros sino por la posibilidad de que un hacker altere la ruta de entrega y nuestra compra llegue a otro destino.

Pero la contribución de los drones para disminuir los costos logísticos, motiva la investigación que evite que los obstáculos sean insuperables. La publicación electrónica “Automotive Logistics” publicó el 15 de noviembre de este año, un artículo que describe las pruebas del fabricante de autopartes ZF para trasladar materiales y partes con drones en su instalación en Friedrichshafen en el suroeste de Alemania. En esta etapa de las pruebas, los drones transportan refacciones desde el almacén central de la planta a los talleres de manufactura, también ubicados dentro de la planta. El objetivo de estas pruebas es disminuir el tiempo de las actividades de entrega y también el tráfico terrestre, pero sin generar condiciones inseguras. Para ejecutar las pruebas, la empresa requirió la aprobación de las autoridades de Stuttgart; aun cuando todos los vuelos son efectuados dentro de la planta. El dron tiene seis motores y soporta una carga máxima de tres kilogramos. Las primeras pruebas han tenido éxito y en la segunda etapa serán instalados más sensores de navegación en la planta para asegurar que el dron alcance las posiciones correctas en cada nave de la planta. En la última fase, los drones serán empleados para entregas fuera de la planta. Por otro lado, la empresa Skoda ha iniciado pruebas con drones para efectuar el “inventario físico” de sus contenedores en los alrededores de su fábrica en Mladá Boleslav, República Checa.

Y en esta carrera no podía faltar el gigante de la logística Amazon, quien al iniciar el año 2018 obtuvo la patente de un dron que puede responder a gritos y movimientos humanos. Este hito está en el camino de la empresa para desarrollar una flotilla de vehículos aéreos no tripulados que puedan entregar paquetes a los clientes en treinta minutos o menos. Con estas características, el dron podría liberar el paquete que transporta cuando lo indique el receptor, también podría alterar su trayectoria de vuelo para evitar colisiones, consultar a un humano (¿sabe usted dónde vive Juan?) o incluso suspender la entrega. El sistema de comunicación del dron incluye sensores y cámaras para detectar luz visible pero también infrarroja y ultravioleta. Amazon efectuó las primeras pruebas en el año 2016 en zonas rurales inglesas con tráfico aéreo moderado y los resultados fueron positivos.

La investigación que permitirá el máximo aprovechamiento de los drones convoca el esfuerzo de múltiples disciplinas, pues los desafíos que enfrentaremos no son sólo técnicos. La adecuación de estas redes logísticas a los hábitos de consumo, regulaciones de tráfico aéreo y cualquier característica particular de cada región no podrá ser resuelta de una única manera y eso abre un abanico muy amplio para la investigación que permita el desarrollo de soluciones locales.

 

Referencias:

 

Acerca del autor: Tiene una Maestría en Ciencias con Especialidad en Ingeniería Industrial por la Universidad de las Américas Puebla y una Licenciatura en Ingeniería Industrial emitida por la misma Universidad.

A través de UDLAP Consultores ha colaborado con diversas empresas; destacan diversas iniciativas con la Asociación de Empresarios de Tlaxcala (AET) y con el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (COMCE). En alianza con la empresa sudamericana TBL ha ofrecido formación especializada a colaboradores de diversas empresas en Ecuador y Perú.

Colaboró en Hylsa, ahora Ternium, una de las primeras empresas en México que ganó el Premio Nacional de calidad en donde tuvo varias funciones; una de ellas fue el cargo de Jefe de Ingeniería Industrial.

Ha impartido capacitación en diversos temas tales como “Lean Enterprise”, “Six Sigma” y “Lean Six Sigma”. Ocupó la Dirección de Vinculación y Compromiso Social en la UDLAP durante cuatro años. Condujo el autoestudio con el que la UDLAP participó en la convocatoria de la American Chamber of Commerce para otorgar el reconocimiento a la Responsabilidad Social Corporativa, el cual fue otorgado a la institución en la categoría de instituciones educativas.

Fue Director académico de Ingeniería Industrial y Mecánica durante 11 años; Director de colegios universitarios durante 1 año; Coordina el programa académico PI-ensa en conjunto con el Dr. Rubén Alejos Palomares, su tópico a tratar es la educación y responsabilidad social dirigido principalmente a niños y jóvenes de escuelas públicas de Cholula. Participó en ocho Congresos Internacionales en Estados Unidos y España y actualmente lo sigue haciendo. Se ha vuelto experto en la acreditación de programas de ingeniería. Fue miembro del comité técnico de COPAES, que ratificó la facultad de CACEI (Consejo de Acreditación de la Enseñanza de la Ingeniería), para actuar como organismo Nacional de acreditación de programas de Ingeniería.

Lo que más disfruta de la docencia es cuando los estudiantes descubren que lo que están aprendiendo es afín a su plan de vida. Por ello, está convencido de que la Ingeniería tiene un componente de responsabilidad social muy grande.

Se define a sí mismo como una persona confiable, paciente, familiar, autoexigente, amante de su familia y un hombre muy afortunado.

Por: M.C. Juan José Rojas Villegas
Profesor De Tiempo Completo del Departamento de Ingeniería Industrial Y Mecánica, UDLAP.

juan.rojas@udlap.mx

Contenido disponible en PDF

Anterior ¿Qué tipo de policía queremos?
Siguiente Asia Bibi