CKD

CKD

En el mercado bursátil mexicano se ponen de moda periódicamente ciertos instrumentos que podríamos llamar coyunturales, aparecen ante una circunstancia o necesidad particular de dicho mercado y algunos permanecen, mientras otros son flor de un día y tiempo después nadie se acuerda de ellos. Estas modas nos dan abundante literatura sobre dichos temas, la cuestión está en su difusión entre el público en general, que es lo que este artículo pretende.

Los Certificados de Capital de Desarrollo (CKD) son instrumentos financieros clasificados como de Capital de Desarrollo (se encuentran en la Bolsa junto a las acciones, fibras y títulos semejantes), es decir, que tienen como objetivo el financiamiento de uno o más proyectos (nuevos, en desarrollo o en operación) o actividades de largo plazo, hasta cincuenta años, en ciertos sectores como el de infraestructura, minería, salud, educación, energía, energías limpias, inmobiliario, comunicaciones y tecnología. Aparecieron el 10 de agosto de 2009 y han servido para canalizar los recursos de las AFORES hacia mercados de riesgo y para impulsar empresas en desarrollo, incluso empresas familiares. Es requisito que sean emitidos por fideicomisos dedicados precisamente a la promoción de empresas y sólo inversionistas calificados pueden participar en ellos. Se ha copiado este modelo que ha resultado exitoso en otros países como Estados Unidos, Inglaterra, Canadá y Australia.

En México, tienen el curioso antecedente de los Certificados Bursátiles Santa Genoveva, un caso de explotación forestal que se deseaba promover y sirvió para descubrir un vacío legal, que fue corregido posteriormente para que las AFORES pudieran invertir.

Normalmente se trata de instrumentos de largo plazo y diversas firmas de capital privado, tal es el caso de Southern Cross, Dalus Capital y otros, han ido emitiendo este tipo de instrumento para invertir lo obtenido en empresas familiares, en unidades de negocio poco conocidas y en subsidiarias de trasnacionales. Evidentemente se trata de inversiones temporales que buscan sacar a flote empresas con problemas o desarrollar otras que se encuentran en estado incipiente para que, pasado algún, tiempo la inversión pueda ser retirada con una tasa interna de retorno suficientemente atractiva para el inversor. Han sido beneficiosos para un buen número de negocios que iniciaban y que necesitaban capital.

Lo obtenido a través de CKD´s se extiende a varios países de Latinoamérica donde las empresas familiares están en estado ebullición, esperando quien pueda ayudarles a crecer y desarrollarse. Para aquilatar el éxito del instrumento se tiene la referencia de que entre 2009 y 2017 se han realizado 85 emisiones de estos certificados por más de 138 mil millones de pesos

y 11 Afores han invertido en ellos. Parece que será un instrumento que permanecerá largo tiempo con nosotros. 

Acerca del autor: Mtro. Francisco Javier Calleja Bernal, es Candidato a Doctor en Educación con especialidad en Intervención educativa por la Universidad Anáhuac, campus Norte. Maestro en Enseñanza Superior por la Universidad La Salle y Maestro en Administración de Empresas con especialidad en Finanzas en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Asimismo, es Licenciado en Contaduría Pública en la Escuela Bancaria Comercial en ese entonces incorporada al Instituto Politécnico Nacional.

Originalmente trabajó en el despacho Roberto Casas Alatriste, cuando este pertenecía a Coopers &Lybrand, ahora Price WaterhouseCoopers. Después ejerció como independiente y en la docencia. Se interesó en la didáctica de la contabilidad por buscar la mejora de las clases, le interesa mucho cómo transmitir conocimientos. Escribió la novela “Los Escorpiones en Octubre”, novela histórica combinada con un toque detectivesco. Fue profesor de tiempo completo en la Escuela Bancaria y Comercial, en la Universidad Anáhuac Campus Sur, en el Tecnologico de Monterrey Campus Cd. de México y en el 2014 ingresó a la UDLAP. Actualmente, brinda apoyo y cursos a profesores de la Universidad De Las Américas Puebla manejando la técnica de micro enseñanza, la cual ayuda a mejorar la manera de dar clases. De igual forma, imparte cursos de contabilidad financiera, contabilidad de costos, contabilidad gerencial, análisis y planeación financiera.

Por: Mtro. Francisco Calleja Javier Calleja Bernal 

Profesor de tiempo completo del departamento de Finanzas y Contaduría, UDLAP.

Contenido disponible en PDF

Anterior ¿Por qué el arqueólogo elaboró el manga?
Siguiente La internacionalización de las universidades en Bolivia