Semiótica de la comunicación de masas. El lenguaje de los símbolos en el branding y su relación con la semiótica

Semiótica de la comunicación de masas. El lenguaje de los símbolos en el branding y su relación con la semiótica

Introducción

Este trabajo consiste en el análisis de una relación que hay entre el tema de “Semiótica de la comunicación en masas” y como existe una relación con el “branding”, que es el tema que se ha escogido. Con este estudio pretendo dar a conocer si en verdad existe una relación entre estos dos temas seleccionados, sus derivaciones y dar a entender porque la semiótica está presente en nuestra vida cotidiana. El aprendizaje humano y reconocimiento del mundo externo está sujeto a la captación de estímulos sensibles y su registro en distintas áreas del cerebro. De manera que un conjunto de capacidades biológicas y estructuras cognitivas son los responsables de dar entendimiento, significación y emocionalidad para vincularnos con nosotros mismos, otros individuos, objetos, naturaleza, nuestro desempeño social y el uso de herramientas o tecnologías, entre otros aspectos, en un mismo espacio tiempo cognoscitivo, biológico y social.

 

¿Qué es la semiótica de la comunicación en masas?

Semiótica y comunicación:

La comunicación debe ser entendida como una acción derivada del modo de ser del hombre. Dado a que el hombre es un ser social, es por eso que esta organización estructurada no hubiera sido posible sin la capacidad de “comunicarse” con otros hombres. A lo largo de la historia se ha ido encontrando procedimientos y tecnología muy diversas por el hombre, es decir la historia del hombre es la historia de la comunicación. Por otra parte, también el hombre ha encontrado distintos procedimientos para comunicarse. Uno de los más tempranos fue su capacidad para elaborar imágenes que de alguna manera se asemejan a las realidades que trataban de representar. Los procedimientos de comunicación han estado muy ligados a las herramientas, a la tecnología. “Salvo el lenguaje hablado y los gestos, es decir, naturalmente hay tecnología que permiten la grabación y reproducción del lenguaje hablado y de los gestos, pero el habla en sí misma depende de nuestro aparato fonador, y los gestos, del movimiento de nuestro cuerpo.”

La tecnología ha permitido al hombre comunicarse con otro que están alejados bien en el espacio, bien en el tiempo o en el espacio-tiempo. Hoy apenas concebimos la comunicación si no está mediada tecnológicamente. Estos procesos de comunicación son el objeto de estudio que se ha llamado Ciencias de la Comunicación y de la Información. Aunque lo que denominamos “Semiótica” no es considerada normalmente como “una ciencia de la comunicación” en realidad su objeto es también la comunicación. Semiótica, los especialistas la definen como una disciplina que se ocupa de la semiosis, es decir, de los procesos de construcción del sentido, y cuando se habla de “sentido” nos referimos a lo que en otras ocasiones se denomina “significado”, solo que nosotros nos referimos a los significados que adquieren nuestras expresiones en situaciones concretas de comunicación. Se puede decir que la semiótica se ocupa de las prácticas sociales en tanto en cuando son productoras de sentido y, dentro de ese contexto, de las prácticas características de la cultura de masas que son prácticas de construcción del sentido en una sociedad que, en la actualidad, tiende a ser global en muchos aspectos.

 

Análisis de la información

Constantemente el cerebro humano está usando señales y símbolos, así permitiéndoles cada vez hacer atajos cognitivos para llegar a una idea sin necesidad de explicarla cada vez. Aquí es donde entrar las marcas, estos atajos de los que hablamos son importantes por como los consumidores percibimos determinadas identidades y categorías. Una vez establecidas llega a ser muy difícil para uno cambiarlas. Cuando compramos, decodificamos los símbolos que revimos en base a muestro aprendizaje. Tamaño, forma y material del envase pueden hablar del uso del producto; el color a menudo evoca la propia marca y su categoría.

Elementos Semióticos = Marca signo internacional

Con una carga semiótica, es decir, con un significado, que es relativa a una persona, institución u organización. Esta se distingue de dos pasos muy importantes que son:

Signos internacionales: Voluntad de comunicación e información entre seres humanos.

Signos casuales: acciones aleatorias causadas por fenómenos físicos, químicos o de otro tipo.

Se logrará a través de:

  1. Empaques
  2. Exhibidores
  3. Material punto de venta
  4. Medios de difusión visuales

Semántica de la marca

Situaciones primarias de marca, situaciones de marca espontanea, cada una de las marcas comunica, habla de su referente en ausencia. De esta manera las marcas quedan planteadas como signos.

Pragmática de la marca

El sentido de un mensaje se concreta en la totalidad de contenidos que se trasmiten en una comunicación concreta.

Enunciado o marca pragmática = mensaje desde todas las instancias del acto comunicativo.

Interpretación de la marca

El verdadero valor de las marcas se encuentran sólo en las mentes de los consumidores. Establece que el valor de una marca se incrementa con forme los mercados adquieren una mayor conciencia de ellas, es decir, el reconocimiento (ya se había visto el símbolo) o recordación, es decir, que marcas recuerdo en una categoría de producto).

El cliente favorece el producto cuyo nombre conoce, aun cuando solo le resulte vagamente familiar.

Conclusión

Básicamente, esta semiosis es construida por distintos procesos de comunicación que dieron a conocer los rasgos de identidad propios y característicos de la misma, ya sean culturales, simbólicos o visuales. Joan Costa llamó a esta gestión “la nueva cultura de los intangibles” lograda por la profesionalización estratégica del management en comunicación dentro de las organizaciones; mientras que Justo Villafañe la denominó “la Gestalt Corporativa”, como el proceso de conceptualización de un conjunto de inputs transmitidos por una organización. La gestión de la personalidad corporativa crea a la realidad institucional.

Se dice que detrás de cada marca existen determinadas necesidades que deben ser resueltas, ésta es la materia prima para la construcción de la marca y se forja con la imagen mental incluida en ciertos grupos objetivo de consumidores mediante el manejo de diversos elementos de comunicación.

La semiótica es un campo de estudio con apenas un siglo de historia que permite romper el código de las percepciones visuales y verbales, y ofrece un marco general de coherencia. En el branding, donde la semiótica está empezando a dar sus primeros pasos, puede utilizarse para guiar las elecciones estratégicas, ayudando a las marcas a encender cómo funciona la comunicación en un sistema que no nos es familiar. Además, las marcas están empezando a confiar más en esta disciplina a medida que se adaptan a nuevas realidades globales y digitales.

Y tiene sentido: la semiótica va más allá de las fronteras, descifra códigos multiculturales e identifica estrategias clave que finalmente desembocan en el mejor nombre posible para un producto.

 

Por:Luisa Mariana Morales Martínez.

 Estudiante de la Licenciatura en Comunicación y Producción de Medios y la Licenciatura en Comunicación e Imagen.

Disponible formato PDF.

Anterior La teoría del casi todo
Siguiente Creación de empleos a través del turismo alternativo en la comunidad matlatzinca de San Francisco Oxtotilpan, Temascaltepec, México