fbpx

El gasto basado en la alegría

El gasto basado en la alegría

Pocas veces pensamos en nuestras finanzas personales, este es un tema sobre el que nadie te enseña, incluso suele ser un tabú hablar sobre él. Y la realidad es que hoy es más complejo administrar nuestros ingresos que antes.

Primero debemos considerar la fórmula del “ser-hacer-tener”. Creemos equivocadamente que debemos hacer algo para obtener algún bien, es decir, primero hacer, luego tener y al final ser.

La forma en que consigues el dinero, es la manera en que te comportas en la vida. Por ejemplo: las mujeres tenemos muchas cosas por hacer, queremos ser más productivas y comprar todo lo que deseamos. Esto nos estresa y nos aleja del camino de la felicidad.

He escuchado muchas veces esta frase: “si no estoy ocupada todo el tiempo, no soy productiva, entonces no aprovecho la vida”. Parece que venimos a este mundo a tachar actividades de una lista, a enfocarnos sólo en el hacer-hacer-tener; olvidando lo más importante: “venimos a ser felices”.

Si consideramos en primer lugar el “ser”, podemos cuestionar ¿por qué hacemos este gasto? ¿Lo estoy haciendo por moda o compromiso? ¿Pienso que mientras más cosas tenga seré más aceptada?. Una vez que lo hago consciente, puedo entonces dejar de actuar a través del “hacer-tener-ser”.

¿Qué significa para ti tener una vida de abundancia? ¿Qué harías si te dieran $10 millones de dólares y al mismo tiempo te dijeran que tienes solo 10 años de vida? ¿Qué comenzarías a hacer y qué dejarías de hacer? ¿En qué gastarías ese dinero? Esta pregunta nos ayuda a saber qué es lo verdaderamente importante para nosotras en la vida.

Una vez que tenemos clara nuestra definición de abundancia, podemos analizar cómo gastamos el dinero. Según Marisha Thakor (autora de los libros “Get financialy naked” y “On my own two feet”), el camino hacia la verdadera riqueza y la estabilidad financiera, consiste en enfocar el flujo del dinero en las cosas que te brindan la mayor alegría en tu vida.

Pasamos casi todo el día trabajando, y a cambio de eso, ganamos dinero… y cuando lo gastamos, lo que en realidad estamos gastando es la energía de nuestras vidas, porque ese dinero significó energía invertida. Prestar atención a tu flujo de fondos, es una manera de honrarnos a nosotras mismas y al esfuerzo que invertimos en obtenerlo.

“Gastar basándote en la alegría”, es una forma de asegurar que tu dinero está siendo encaminado hacia las cosas que verdaderamente optimizan tu felicidad. Cuántas veces gastamos dinero en cosas que no nos producen verdadera alegría, como pagar la cuenta de una comida con alguien que no nos aporta nada a nuestra vida, o comprarnos un par de zapatos que quizá nunca vamos a usar.

Hay 5 pasos para lograr gastar basado en la alegría:

1.- El test del gasto diario.

Consiste en llevar un registro diario de las cosas en las que gastas tu dinero; al final de la semana, (en lugar de sumar los montos), resaltas con un marcador lo que gastaste que no te iluminó por dentro y por fuera. Después analizas todo eso que no te dio realmente alegría, haciendo conciencia de los gastos que definitivamente no están alineados con nuestra felicidad.

2.- El test del salario por hora.

Considera tu ingreso al año y las horas totales de trabajo que empleas para obtener cuánto ganas por hora. Cuando estés a punto de comprar algo, piensa, cuántas horas de la energía de tu vida te va a costar gastar en eso, pregúntate, ¿realmente lo quiero? De esta forma estarás comparando tus gastos con la cantidad de horas trabajadas para cubrir este costo.

3.- El ejercicio del espejo gracioso.

En la televisión y en las redes sociales vemos estilos de vida que no son reales y solemos compararnos con esas personas, con lo que compran, con lo que usan y gastan… por ejemplo: en una serie de policías, la agente llega a su turno de las 7am con el cabello perfectamente peinado, manicura y pedicura admirables, su ropa perfectamente planchada, etc… y la verdad es que con un sueldo de policía, difícilmente podrías mantener ese estilo de vida que los medios muestran como “real”. Lo importante es darme cuenta de este espejo en el que me estoy reflejando y comparando, analizar si mis gastos me hacen verdaderamente feliz y que no sean para mantener un estilo de vida falso.

4.- Limpia tu desorden financiero.

Analiza tu pasado y tu historia sobre lo que piensas sobre el dinero, piensa si existe alguna creencia o bloqueo al respecto y, después, sé objetiva con tus gastos, analiza tus ingresos contra lo que gastas, ¿estoy gastando más de lo que tengo? Es importante hacerlo consciente y tomar alguna medida correctiva.

5.- Da pequeños pasos.

Encuentra el pequeño paso que te acerque a mejorar el área que necesitas ajustar en tus finanzas, por ejemplo: puedes empezar por ahorrar algún dinero extra que recibas, pagar tus tarjetas de crédito a tiempo, establecer un fondo de emergencia o tomar el control de tus gastos e ingresos de forma más consciente.

Finalmente, te invito a analizar si haciendo y teniendo menos puedes lograr más; es decir, menos cosas materiales, menos deudas, menos pagos, es igual a menos horas de trabajo y por lo tanto, menos estrés, que significa más tiempo con tus seres queridos y libertad para hacer las cosas que realmente te dan placer y alegría.

Acerca del autor: Mtra. Rocío Álvarez Bauza, 15 años orientada a la consultoría organizacional y dedicada a ayudar a las mujeres a transformarse en la mejor versión de sí mismas. Fundadora de “R|A Woman Training & Health”. Se desempeñó como Directora Regional de Great Place to Work® Institute México por 11 años. Maestra en Psicología Organizacional, Licenciada en Comunicación y Licenciada en Teatro, por la Universidad de las Américas Puebla. Health Coach Certificado por “Institute for Integrative Nutrition”

 

Por: Mtra. Rocío Álvarez Bauza.

Psicóloga Organizacional y Health Coach, egresada UDLAP.

Correo: www.rocioalvarez.mx

Síguela  en https://www.facebook.com/RAwomancoach/

Contenido disponible en PDF.

Anterior Potencializa tu negocio a través de las plataformas digitales
Siguiente Eficiencia y talento en las organizaciones