¿Carrera técnica o licenciatura?

¿Carrera técnica o licenciatura?

Algunos campos laborales compartieron un desarrollo similar en los últimos cincuenta años, donde las carreras técnicas estudiadas después de la secundaria, junto con el bachillerato o independientemente de él, florecieron y ahora viven su inexorable decadencia: la contabilidad y el turismo han tenido historias paralelas al respecto.

La contaduría en el siglo pasado vio convivir al contador privado a nivel técnico y al contador público a nivel licenciatura. El contador privado fue el encargado de labores rutinarias, del registro de operaciones cada vez más abundantes en las empresas, cuando aparecieron las máquinas electromecánicas de contabilidad se hizo cargo de operarlas, así como después los paquetes contables en computadora. La decadencia inició cuando la gran cantidad de trabajo rutinario contable fue realizado de manera automática gracias a lectores ópticos y a los ERP (Enterprise Resource Planning), sistemas de planificación para recursos empresariales que automatizaron la contabilidad de la empresa. El contador privado como un auxiliar operativo desapareció totalmente sustituido por la tecnología y por programadores que, guiados por contadores públicos, diseñaron la automatización de los procesos contables.

La carrera técnica aislada no sobrevivió y, actualmente, sólo se estudia como un bachillerato técnico, pero los futurólogos hacen las más negras predicciones sobre su porvenir. Evolucionada la licenciatura contable tiene larga vida.

A su vez, las licenciaturas en las diferentes áreas y funciones de la actividad turística, hotelera y gastronómica, transformaron la visión real de la «profesión del servicio», donde las cualidades innatas del joven son menospreciadas por el propio estudiante (evitando realizar una carrera técnica –para llamarse y distinguirse como licenciado– aunque sea valorado como técnico exclusivamente), convenientemente para el empresario, aunque disfrazado en la realidad, contratan licenciados, para hacer las veces de técnicos. Es mano de obra barata, donde la propia educación «académica» llegó para cubrir funciones necesarias para el desarrollo del campo turístico, de atención especializada con gran disciplina, pero mal pagada y mal juzgada. Nos falta mucho para alcanzar en este país y en varios turísticamente reconocidos, posicionar la profesionalización de esta maravillosa forma de vida, de saber qué hacer (por sentido común), cómo hacerlo y desarrollarlo de forma natural.

Quizá sea la creencia malamente influenciada, por el inicio de la educación en aras del turismo de nuestro país; cuando las grandes cadenas hoteleras tuvieron cabida en México (como mina de oro para invertir), donde los mandos directivos y gerenciales sólo eran ocupados por extranjeros y, los puestos operativos ocupados con las cualidades del mexicano, humildemente, pero con el «toque de servicio característico». Sin duda, de manera natural, supera toda expectativa no sólo del inversionista, sino del mismo turista, por algo hemos sido denominados «el país amigo del turista».

  Acerca del autor: Francisco Javier Calleja Bernal, es Candidato a Doctor en Educación con especialidad en Intervención educativa por la Universidad Anáhuac, campus Norte. Maestro en Enseñanza Superior por la Universidad La Salle y Maestro en Administración de Empresas con especialidad en Finanzas en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Asimismo, es Licenciado en Contaduría Pública en la Escuela Bancaria Comercial en ese entonces incorporada al Instituto Politécnico Nacional.

Originalmente trabajó en el despacho Roberto Casas Alatriste, cuando este pertenecía a Coopers &Lybrand, ahora Price WaterhouseCoopers. Después ejerció como independiente y en la docencia. Se interesó en la didáctica de la contabilidad por buscar la mejora de las clases, le interesa mucho cómo transmitir conocimientos. Escribió la novela “Los Escorpiones en Octubre”, novela histórica combinada con un toque detectivesco. Fue profesor de tiempo completo en la Escuela Bancaria y Comercial, en la Universidad Anáhuac Campus Sur, en el Tecnologico de Monterrey Campus Cd. de México y en el 2014 ingresó a la UDLAP.

Actualmente, brinda apoyo y cursos a profesores de la Universidad De Las Américas Puebla manejando la técnica de micro enseñanza, la cual ayuda a mejorar la manera de dar clases. De igual forma, imparte cursos de contabilidad financiera, contabilidad de costos, contabilidad gerencial, análisis y planeación financiera.

Mtra. Ma. del Carmen Morfín : Maestra en Administración de Hoteles, Restaurantes e Instituciones por Texas Tech University, Maestra en Administración de Empresas con especialidad en Administración Internacional por la Universidad de las Américas Puebla y Licenciada en Administración Turística por la Universidad Cuauhtémoc Puebla. 

A lo largo de su trayectoria ha sido ampliamente reconocida por sus aportaciones en el rubro del turismo, actualmente es Presidente de la CONPEHT 2018-2021 (Confederación Panamericana de Escuelas de hostelería, gastronomía y turismo), cuenta con múltiples libros de texto del tema, el más reciente publicado por editorial trillas en 2017, hablará de clasificaciones hoteleras, otras temáticas abordadas en sus publicaciones son: administración de comedor y bar, administración del tiempo libre, animación turística para el dialogo de saberes, cruceros en puertos mexicanos, entre otros. Ha participado como conferencista internacional, recientemente en Sto. Domingo, invitada por el Capítulo Dominicano de la CONPEHT.

En 1991 recibió un reconocimiento especial por la coordinación del Seminario de Inducción a un Sistema Integral de Servicios en un Hotel Flotante, por parte de la naviera italiana Costa Line Cruises, en 1999 el Ministerio de Turismo de la República de Cuba, le otorgó un reconocimiento por su participación en el programa de formación y desarrollo profesional del sistema de Turismo Cubano, en 2001 su labor en Pro del Turismo Mexicano fue reconocida por la Asociación Nacional de Hoteles y Moteles (ANHM), En 2007 obtuvo la distinción “Mujer que destaca en Turismo” por el Estado de Puebla, en 2012 recibió el Premio Nacional de Educación Turística AMESTUR, en 2015 fue elegida “Mujer en el Turismo” por la misma Asociación. En 2017 la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), la nombró Consejera Titular en el Consejo de Vinculación Universitaria CANIRAC Puebla. Es Consejera a partir de enero 2019, del Consejo Consultivo del Instituto en calidad y competitividad turística ICTUR de la SECTUR como invitada especial del Sector Académico.

Cuenta con amplia experiencia en el área operativa, administrativa y directiva de restaurantes y bares. Ha sido evaluadora internacional en el primer proceso de acreditación de un programa de estudios en Administración de Empresas en Costa Rica. 

Actualmente es Directora Académica del Departamento de Turismo, desde dónde comparte su experiencia con futuros profesionales. De igual forma trabaja en diversos proyectos de investigación sobre: alfabetización socioecológica del turista en el destino, en el proceso productivo alternativo para el maíz de cacahuazintle y en la transversalidad como participación colaborativa a través del turismo alternativo. Además, es miembro de la CONPEHT desde 1991, donde a ocupado diversos puestos en el Consejo Directivo; actualmente es Presidente de la Confederación Panamericana de Escuelas de Hostelería, gastronomía y Turismo. Es también miembro del Consejo Nacional para la calidad de la Educación Turística A.C., donde ocupa el puesto de Presidenta del Comité de vigilancia desde 2003, con refrendo en 2012.

 

Por:Mtra. María del Carmen Morfin Herrera. y  Mtro. Francisco Javier Calleja Bernal.

Académicos de la Escuela de Negocios y Economía, UDLAP.

mariac.morfin@udlap.mx

francisco.calleja@udlap.mx

 

Contenido disponible en PDF.

 

Anterior La ignorancia climática
Siguiente La necesidad de cooperación y coordinación internacional en la lucha contra el terrorismo.