Terapia de presión negativa con dispositivo portátil (PICO) en el manejo de heridas

Terapia de presión negativa con dispositivo portátil (PICO) en el manejo de heridas

Resumen

El uso de la terapia con presión negativa en el tratamiento de diversos tipos de heridas se utiliza desde hace más de dos décadas y hoy en día es una de las mejores opciones para el tratamiento de heridas complejas, logrando la reparación de la herida en un menor tiempo y reduciendo el número de intervenciones para su resolución. Es por eso que han surgido nuevos dispositivos de presión negativa portátiles que ofrecen mayor comodidad para el paciente e intentan disminuir la estancia intrahospitalaria. En el Hospital General Zona Norte en Puebla, Puebla; tratamos a siete pacientes, con heridas de diferentes etiologías, utilizando el sistema de presión negativa portátil PICO. Fueron dos heridas traumáticas, una quemadura, una herida por picadura de insecto, dos dehiscencias de herida quirúrgica y dos autoinjertos. Todas las heridas fueron cerradas en su totalidad y los injertos se integraron completamente; el tiempo de tratamiento fue de 5 a 21 días, se usaron de 1 a 3 sistemas PICO por paciente. No hubo dificultad para el manejo del dispositivo, en ningún caso se perdió accidentalmente el efecto de la presión negativa. No se registraron complicaciones o infecciones con el uso de este sistema. Observamos mayor comodidad para el paciente y el cirujano, así como la disminución de la estancia intrahospitalaria en el proceso de curación.

 

Por:

Profesor De Tiempo Completo, Ciencias De La Salud, UDLAP.

roberto.mares@udlap.mx

  • Jaime Francisco Rosales Padrón
  • Jessica Paola García Chávez
  • Dr. Norberto Justino Sánchez Fernández

 

Disponible en formato PDF

Anterior Shale gas ¿oportunidad o riesgo para México?
Siguiente Ready-made. Entrevistas de banqueta sin editar, Laetitia Vigneron y Amín Mendizábal