Presupuesto 2015: una herramienta de gestión estratégica

Presupuesto 2015: una herramienta de gestión estratégica

Parece mentira que el 2014 esté pronto a terminar. Quizá pasó tan rápido debido a que han sido meses con mucha actividad. El entorno es dinámico en extremo: un día amanecemos con expectativas de crecimiento y progreso nacionales y, al otro, con hechos de violencia e impunidad. Ante este dinamismo entramos al mes de noviembre, mes en el que ya debería estar preparado nuestro presupuesto 2015. Si aún no lo tenemos listo es importante que nos demos a la tarea de realizarlo. Pero, ¿por qué es importante hacer un ejercicio presupuestal?. El principal objetivo es el de proyectar y visualizar nuestro negocio por medio de los estados financieros presupuestados.

Entonces, lo primero es determinar la situación financiera deseada para el final del siguiente año (2015). La situación financiera puede ser definida a través del logro de metas operativas y/o financieras en temas de liquidez, endeudamiento, flujo de efectivo, cuentas por cobrar, mano de obra, inventarios, costo de ventas, gastos de operación o en el nivel de ventas deseado.

Recordemos que los resultados financieros son consecuencia de las operaciones de nuestros negocios, por lo que, si tenemos buenas cifras financieras al cierre del ejercicio, éstas serán consecuencia y reflejo de una eficiente operación durante el mismo.  Por ejemplo, si deseamos incrementar nuestras ventas anuales en un 20% y las ventas de 2014 fueron de $400,000.00, tendremos que vender en el 2015 la cantidad de $480,000.00. Es decir, tendremos que vender mensualmente un promedio de $40,000.00. Lo anterior resulta útil saberlo ya que nos ayuda a definir la estrategia para lograr nuestra meta de ventas: venderle más a nuestros clientes actuales o adquirir nuevos clientes.

Necesitamos hacer un corte en Enero de 2015 y revisar si alcanzamos el nivel de ventas deseado. En caso de no alcanzarlo tendremos que detonar acciones concretas para que, en Febrero, recuperemos las ventas faltantes y lleguemos a la meta del mes corriente. Lo importante es detenernos en el camino varias ocasiones durante el año para darnos cuenta si las acciones que estamos realizando contribuyen, o no, al cumplimiento de las metas operativas y/o financieras. Podemos complementar nuestro ejercicio incorporando algunos escenarios. El primero se recomienda construirlo en condiciones normales. Podemos añadir un par de escenarios adicionales en los que se muestre un enfoque pesimista y un optimista.

Si logramos darnos cuenta a tiempo si estamos o no alcanzando las metas operativas y/o financieras en la organización, para en caso de ser necesario modificar o ajustar nuestras actividades diarias, el presupuesto estará siendo una herramienta de gestión estratégica.

Acerca del autor: el Dr. Einar Moreno nació el 14 de Noviembre de 1977 en la Ciudad de México. Considerado como parte de la denominada Generación X, ha presenciado los pasos previos a la Economía del Conocimiento. Emprendió su primera empresa a la edad de 6 años, misma que consistía en la producción, distribución y venta de pie de dátil. Con el deseo de seguir los pasos de su padre, se inscribió a la Escuela de Ingeniería para estudiar Ingeniería Mecánica Eléctrica. Este episodio de su formación solo duro un par de semestres cuando encontró su verdadera vocación: el mundo financiero. Graduado de la Licenciatura en Administración Financiera, Maestría y Doctorado en Ciencias Financieras con especialidad en Administración de Riesgos. Sus áreas de especialidad en consultoría son Finanzas, Planeación, Mercadotecnia y Desarrollo Organizacional. Actualmente se dedica a dar cursos a nivel licenciatura y posgrado en temas financieros y de estrategia de negocios.

Por: Dr. Einar Moreno Quezada
Director académico del Departamento de Finanzas y Contaduría de la UDLAP
einar.moreno@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Discriminación de precios
Siguiente ¿Por qué contabilidad?