fbpx

Un paso hacia ciudades más humanas

Un paso hacia ciudades más humanas

Existen ciudades que han apostado por la construcción y diseño de un espacio público urbano de calidad, al entender que sólo a través de éste se construye una ciudad para la gente.

Algunas de estas ciudades, entre sus iniciativas, han estimulado el uso masivo de la bicicleta como un medio de transporte, a través de implementar una infraestructura adecuada para la movilización en bicicleta con seguridad.

Ahora bien, estas iniciativas por sí solas no son suficientes. Así lo entendió, Enrique Peñalosa, uno de los protagonistas de la gran transformación de Bogotá, que inició su gestión preguntando: ¿Cuál es la ciudad en la que queremos para vivir? «Una ciudad más para gente que para los carros», y en esto centró todas sus acciones. Para él, «si la ciudad es el lugar de encuentro por excelencia, más que cualquier otra cosa, la ciudad es su espacio público peatonal» (Peñalosa, 2006).

En tal sentido, se proponen a continuación tres estrategias de diseño urbano consideradas básicas para construir ciudad, es decir, una ciudad para todos:

  1. Acondicionar y dilatar la acera 
  2. Hay que otorgarle espacio al peatón no sólo para permitir su desplazamiento de un punto a otro, sino para realizar una actividad tan simple como detenerse a ver a otras personas y descansar. Y este espacio debe respetarse siempre, independientemente del uso del edificio que acompañe la calle, porque se observa en algunos casos que el espacio de la acera desaparece cuando hay un fraccionamiento o se propone un estacionamiento frente a un comercio, dejando al peatón sin espacio para caminar de manera segura y cómoda.
  3. Incorporar la escala peatonal 
  4. 3. Pasos peatonales elevados
  5. Colocar mobiliario urbano en las aceras, adecuado a la escala del peatón (alumbrado, árboles, bancas, etcétera), y cuya ubicación no se convierta en un obstáculo para quien fue creado.

Una acción tan simple como colocar pasos peatonales elevados, convierte al peatón en el protagonista del espacio público urbano, pues el solo hecho de elevar al peatón en el espacio de la calzada, transmite a los conductores un recordatorio de que primero es la persona a pie, antes que el ciclista o el que maneja un vehículo. La conducta de los conductores cambia completamente si un peatón va a cruzar por un paso peatonal elevado que si lo hace por un paso peatonal demarcado en la calzada.

Finalmente, las estrategias antes mencionadas deben ir acompañadas de miles de pequeñas acciones que, sumadas, hacen la gran diferencia entre una ciudad amable, inclusiva y democrática, y una ciudad agresiva, excluyente e indiferente. No debemos olvidar que un aspecto fundamental para hacer ciudades más humanas es una buena comunicación entre ciudadanos.

Peñalosa, E. (2006). La humanización del espacio urbano. La vida social entre los edificios. Barcelona: Editorial Reverté.

Acerca del autor: Astrid Petzold estudió el doctorado en Urbanismo por la Universidad Nacional Autónoma de México; estudios que cruzó con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología del Gobierno de México (CONACYT). Realizó la maestría en Vivienda y la licenciatura en Arquitectura por la Universidad del Zulia, Maracaibo, Venezuela. La beca del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estudio de postgrado (especialización en asentamientos humanos en la Universidad de Chile.

Por otro lado, es miembro del equipo de arquitectura y urbanismo NMD l NOMADAS, en el área de Arquitectura del Paisaje, por lo que es responsable de las propuestas en materia de diseño de jardines domésticos y corporativos; plaza, frentes urbanos y parques. Asimismo, recibió el Premio Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo (BIAU), en la categoría de trabajos de investigación.

Como docente titular, ha impartido clases de diseño arquitectónico y urbano en la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia (2001-2015) y actualmente, es profesora asociada de tiempo completo del Departamento de Arquitectura de la Universidad de las Américas Puebla.

Por: Dra. Astrid Helena Petzold Rodríguez

Directora Académica del Departamento de Arquitectura, UDLAP.

astrid.petzold@udlap.mx

Contenido disponible en PDF

 

Anterior Historia de las matemáticas
Siguiente La globalización de los riesgos sanitarios: el caso Valsartán