fbpx

Sears

Sears

Sears Holdings, así llamada desde que fue adquirida por Kmart en 2005, se ha declarado en quiebra en los Estados Unidos. Es triste ya que se trata de una empresa fundada en 1893, en Chicago, por Richard W. Sears y Alvah Roebuck, innovadora en muchos aspectos entre otros las ventas por catálogo. Sus intentos por modernizarse no fueron exitosos y sus ventas comenzaron a decaer desde hace varios años, además de algunas intervenciones poco afortunadas de algunos socios.

Llegó a México el 27 de febrero de 1947 y cambió en muchos aspectos las ideas de los consumidores de la ciudad de México. En la actualidad, en México, los derechos los tiene Grupo Carso quien es poseedor del 99% del capital, así que lo sucedido en Estados Unidos no le afectará ya que son, en realidad, dos tiendas diferentes. Pero, aquella departamental original que llegó a México sí era totalmente dependiente de su matriz estadounidense y comenzó por cambiar la idea citadina de que para comprar cualquier cosa “debía irse al centro de la ciudad” dónde se encontraban los grandes almacenes como Liverpool, Palacio de Hierro, París-Londres y el Puerto de Veracruz. Se ubicó en la avenida de los Insurgentes en un polo de nuevo desarrollo que fue creciendo a lo largo de los siguientes cincuenta años, acompañada por Woolworth, otra típica tienda estadounidense, en algún momento propiedad de Bárbara Hutton.

Repitió la idea que había tenido mucho éxito en Estados Unidos de vender ciertos productos que no eran típicos de una tienda departamental como llantas, refacciones automotrices y herramientas.

Introdujo marcas nuevas y durante muchos años en las casas mexicanas hubo productos Kenmore o Kelvinator, de los cuales la propia tienda extendía garantías y servicios de reparación que eran sumamente valorados. Su departamento de juguetería fue legendario, con un tren eléctrico que la recorría en su totalidad.

En 1997 la inversión de Grupo Carso empieza y se va ampliando hasta llegar al 99%, pero la tienda ya no es la misma, aunque debemos agradecer que sobreviva.

Acerca del autor: Francisco Javier Calleja Bernal, es Candidato a Doctor en Educación con especialidad en Intervención educativa por la Universidad Anáhuac, campus Norte. Maestro en Enseñanza Superior por la Universidad La Salle y Maestro en Administración de Empresas con especialidad en Finanzas en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Asimismo, es Licenciado en Contaduría Pública en la Escuela Bancaria Comercial en ese entonces incorporada al Instituto Politécnico Nacional.

Originalmente trabajó en el despacho Roberto Casas Alatriste, cuando este pertenecía a Coopers &Lybrand, ahora Price WaterhouseCoopers. Después ejerció como independiente y en la docencia. Se interesó en la didáctica de la contabilidad por buscar la mejora de las clases, le interesa mucho cómo transmitir conocimientos. Escribió la novela “Los Escorpiones en Octubre”, novela histórica combinada con un toque detectivesco. Fue profesor de tiempo completo en la Escuela Bancaria y Comercial, en la Universidad Anáhuac Campus Sur, en el Tecnológico de Monterrey Campus Cd. de México y en el 2014 ingresó a la UDLAP.

Actualmente, brinda apoyo y cursos a profesores de la Universidad De Las Américas Puebla manejando la técnica de micro enseñanza, la cual ayuda a mejorar la manera de dar clases. De igual forma, imparte cursos de contabilidad financiera, contabilidad de costos, contabilidad gerencial, análisis y planeación financiera.

Por: Mtro. Francisco Javier Calleja Bernal

Profesor de tiempo completo del Departamento de Finanzas y Contaduría.

francisco.calleja@udlap.mx

 

Contenido disponible  en PDF

Anterior Meditación, tu aliada maestra
Siguiente La agenda 2030 ¿crónica de un fracaso anunciado?