fbpx

Mi trabajo, ¿en contra o a favor de mi salud?

Mi trabajo, ¿en contra o a favor de mi salud?

Uno de los pilares fundamentales de nuestra vida es el trabajo, pasamos casi todo nuestro tiempo en él. Más de la mitad de nuestras horas despiertas estamos trabajando; y esto impacta significativamente en nuestra salud.

Nuestro trabajo es una forma de contribuir positivamente con el mundo, es la suma de todas las elecciones que hicimos desde jóvenes que dan como resultando nuestro desarrollo profesional.

Cada persona encuentra un significado diferente en su ocupación, nuestro trabajo tiene la capacidad de mejorar o dañar nuestra salud y vitalidad; si tienes un trabajo que te hace infeliz, impactas negativamente en tu bienestar; mientras que cuando tienes un trabajo que AMAS o encuentras la manera de amarlo, incrementas tu SALUD y FELICIDAD.

Afortunadamente, poco a poco se ha ido haciendo más conciencia de este tema en las organizaciones, cada vez encuentro más empresas preocupadas por lograr que sus colaboradores tengan un beneficio más allá de un sueldo.

El próximo octubre de este 2019, entra en vigor la NOM 035, “Factores de riesgo psicosocial” de la Secretaría del Trabajo, por lo que las organizaciones necesitan afianzar el compromiso de mejorar las condiciones laborales en este aspecto con sus colaboradores. El objetivo de esta norma es establecer los elementos para prevenir y eliminar los factores de riesgo psicosocial; además de promover un clima organizacional favorable.

De acuerdo con esta norma, los factores de riesgo psicosocial a los que se refiere son “aquellos que pueden provocar trastornos de ansiedad, no orgánicos del ciclo sueño-vigilia y de estrés grave y de adaptación, derivado de la naturaleza de las funciones del puesto de trabajo, el tipo de jornada de trabajo y la exposición a acontecimientos traumáticos severos o a actos de violencia laboral al colaborador, por el trabajo desarrollado”[1].

La empresa queda obligada a tener una política de prevención de estos factores, donde se brinde apoyo, difusión de esta información y capacitación. Así como identificar y, en su caso, corregir los siguientes aspectos:

  • Condiciones y cargas de trabajo de sus colaboradores.
  • Involucramiento en la toma de decisiones.
  • Las jornadas de trabajo.
  • La posible interferencia en la relación trabajo-familia.
  • El tipo de liderazgo que se está ejerciendo.
  • La relación con los compañeros de trabajo.
  • La violencia laboral (acoso, hostigamiento y malos tratos).

Una de las cosas que mayormente afectan nuestra salud, es no saber manejar y canalizar el estrés del trabajo; si no sabemos cómo hacerlo, nuestro cuerpo sufre las consecuencias. La mayoría de las enfermedades de hoy en día son ocasionadas por este mismo, y considerando que pasamos más tiempo trabajando que realizando cualquier otra actividad, necesitamos tomar acciones inmediatas que nos ayuden a tener un balance en nuestro cuerpo y nos evite enfermedades derivadas de ello.

Algunas recomendaciones para balancear nuestro cuerpo:

  1. Dormir bien todos los días sin la ayuda de medicamentos.
  • Mientras dormimos, nuestros órganos internos descansan y se recuperan: los tejidos se reparan y crecen los músculos.
  • Hormonas que regulan el apetito, el estrés, el crecimiento, el metabolismo y otras funciones del cuerpo son liberadas.
  • Quien no duerme bien tiene un 50% más de riesgo de contraer una infección, resistencia a la insulina, obesidad, diabetes, cáncer, artritis, desórdenes de humor.
  • Dormir adecuadamente nos ayuda a perder peso, porque malinterpretamos tener sueño con tener hambre.
  • Dormir es la forma más eficiente de experimentar un cuerpo con energía, un corazón compasivo y amoroso, y una mente clara y productiva.
  1. Meditación.
  • Permite que la mente esté callada, así el cuerpo se autoregula a sí mismo (homeostasis).
  • Ayuda a atacar los genes inflamatorios, que son el principio de las enfermedades crónicas.
  • Ayuda a disminuir el estrés, mejorar la claridad y la energía.
  • Fomenta la creatividad.
  • Ayuda a enfocarte en tu interior y te da paz y tranquilidad.
  • Meditación es la forma perfecta de restablecer tu reloj biológico, regular tus genes, y elevar la calidad y duración de tu vida.
  • Actividad física.

  • Es cualquier cosa que hace que tu cuerpo se mueva, nos ayuda a que circule el flujo sanguíneo y la energía.
  • Contribuye con nuestra salud mental y emocional; ya que liberamos químicos cerebrales que nos hacen sentir bien y que pueden aliviar la depresión y la ansiedad.
  • Reduce estrés y tensión, aumenta longevidad y reduce riesgo de problemas cardiacos.
  • Manejo de emociones.

  • Centrarnos en nuestras emociones sanas: las que te conectan con la vida: amor, compasión, empatía, alegría, gratitud, ecuanimidad y paz.
  • Dejar ir las emociones insanas: las que causan ruptura de la homeostasis e inflamación en el cuerpo: miedo, hostilidad, coraje, culpa, vergüenza y depresión.
  • Todas las enfermedades crónicas vienen de la inflamación.
  • Nutrición:

  • La comida entra a nuestra sangre, la sangre crea nuestras células, tejidos y órganos.
  • Cualquier enfermedad se puede revertir con la alimentación.
  • La comida lo cambia todo, influye en nuestro humor, en nuestra sangre y ADN.
  • Mientras más natural es la comida, más cercana está a la luz del sol y nos nutre mejor.

Una vez que encontramos el significado de nuestro trabajo u ocupación actual, podemos ser conscientes de nuestro propósito y del valor que entregamos al mundo. No es sólo un medio para pagar nuestras cuentas; sino, también, un factor vital para nuestra salud. Te invito a reflexionar ¿qué parte de tu trabajo se alinea con tus metas o propósito de vida?

Acerca del autor: Mtra. Rocío Álvarez Bauza, 15 años orientada a la consultoría organizacional y dedicada a ayudar a las mujeres a transformarse en la mejor versión de sí mismas. Fundadora de “R|A Woman Training & Health”. Se desempeñó como Directora Regional de Great Place to Work® Institute México por 11 años. Maestra en Psicología Organizacional, Licenciada en Comunicación y Licenciada en Teatro, por la Universidad de las Américas Puebla. Health Coach Certificado por “Institute for Integrative Nutrition”.

[1] NORMA Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo-Identificación, análisis y prevención.

 

Por: Mtra. Rocío Álvarez Bauza.

Psicóloga Organizacional y Health Coach, egresada UDLAP.

Página Web: www.rocioalvarez.mx

Síguela  en https://www.facebook.com/RAwomancoach

 

Contenido disponible en PDF

Anterior La participación de las mujeres en el sector tecnológico en México