Fraccionamientos cerrados: medievalización interior

Fraccionamientos cerrados: medievalización interior

El crecimiento vertiginoso de las ciudades –más en Latinoamérica– las ha convertido en un territorio difuso, cuya lectura y gestión se hace cada vez más difícil de realizar. En este sentido, la expansión de los centros urbanos ha llevado al hombre a refugiarse en enclaves fortificados, intentando ubicarlos dentro de un espacio con dimensiones que le permiten reconocerlo y reconocerse a sí mismo dentro de él, pero que niega la condición de lo urbano.

Este modelo de crecimiento urbano se haya presente en muchas ciudades de Latinoamérica, por razones: económicas (bajo valor del suelo en las áreas periféricas) y sociales (reforzamiento de su identidad y búsqueda de una mayor seguridad) y ambientales (materialización de la ciudad jardín); este modelo presenta en todos ellos una lectura física similar: espacios contenidos por una muralla y vinculados a la ciudad de manera limitada y controlada. En estos momentos en que las ciudades se expanden, las culturas del mundo interaccionan unas con otras; la velocidad de los mensajes lingüísticos y visuales es mayor a la rapidez con la que son asimilados; puede decirse que se está en la búsqueda de un «refugio» en el cual poder encontrarse a sí mismos. ¿Pero será ésta una excusa para la aparición de los conjuntos cerrados, los cuales se venden como «refugios» de una ciudad estresante e incontrolable?

La dimensión social de estos conjuntos está anulada, a la vez que niega la heterogeneidad, parte esencial de lo urbano. Pese a este cambio, en la concepción de la ciudad, sigue prevaleciendo la diversidad, las transacciones culturales, los conflictos, cuyo espacio de manifestación continúa siendo lo «público»; un concepto que actualmente se redefine y muchas veces anula. Se asiste, entonces, a lo que Rogers (2001) ha denominado, la complejización del proceso de urbanización o de las dinámicas internas de la ciudad, que ahora como nunca superponen a las necesidades sociales o del conjunto, las necesidades de individuos o grupos concretos. Es indispensable conciliar las actividades de la condición metropolitana con la necesidad que tiene el hombre de recrearse. Pero la evolución de las ciudades hacia formas territoriales más complejas ha originado enormes desigualdades que se materializan en el territorio y que tienden a fragmentar los espacios urbanos, impidiendo la integración de las relaciones sociales y produciendo, asimismo, la desvalorización de los espacios públicos o la privatización de éstos.

Es importante señalar que no se tiene una respuesta definitiva a dichos cambios en las estructuras territoriales y sociales de la ciudad. Sin embargo, está claro que las ciudades seguirán siendo un lugar de contradicciones socio-económicas, políticas, donde conviven diversas culturas y con desequilibrios territoriales, por poseer una dinámica urbana en constante mutación. Las relaciones humanas son complejas y las ciudades son reflejo de ellas.

Podría pensarse que en las ciudades latinoamericanas se está produciendo lo que denominó Park como áreas naturales (citado por Remy et al., 1976), siendo éstas la manifestación de tendencias inherentes a la situación urbana, dándose en ellas un proceso de selección social y de segregación. Dichos procesos ocurren dentro del contexto nacional de cada una de ellas, así como en el contexto global, el cual es mucho más excluyente. Muchos de los cambios urbanos que experimentan las ciudades se materializan en su periferia. Este territorio se ha convertido, pues, en un lugar de complejidades urbanas y sociales, donde debe comenzarse un proceso de caracterización de sectores, no a través de los nuevos modelos residenciales y de los artefactos urbanos, sino con la redefinición de sus espacios públicos, siendo éstos la suma de los sectores y fragmentos representativos del entorno urbano de la ciudad. No se puede seguir pensando que la periferia es un espacio residual de la ciudad, es ahora un lugar con potencialidades urbanas y superposición de conflictos.

Acerca de los autores:

  • Dra. Astrid Petzold Rodríguez, arquitecta, Universidad del Zulia (Maracaibo, Venezuela). Diplomado en Asentamientos Humanos, Universidad de Chile. Becada por el Banco Interamericano de Desarrollo. Magíster Scientiarum en Vivienda, Universidad del Zulia. Diploma de Posgrado en Herramientas para el Diseño en Arquitectura Paisajista, Universidad Central de Venezuela. Doctora en Urbanismo, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Estudios que realizó con una beca del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología del Gobierno de México. Profesora Titular (2001-2015) de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia (LUZ), en la Cátedra de Diseño Arquitectónico y Diseño Urbano. Actualmente es Profesora Asociada de tiempo completo en el Departamento de Arquitectura de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP). Profesora invitada en programas de licenciatura, de especialización yo de maestría en diversas universidades nacionales e internacionales. Obtuvo el Premio Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo, Cádiz, 2012, en la categoría Trabajos realizados por equipos de investigación. Autora del libro La estética de lo cotidiano. Ejercicio de la mirada. Editorial Española, 2012. Ha escrito artículos, capítulos de libros, y dictado conferencias tanto a nivel nacional como internacional. Su línea de investigación está centrada en el análisis de los límites que habitan en el espacio público y en la cualidad “performativa” de éstos. Asimismo, reflexiona sobre la estética del espacio urbano, buscando nuevas formas de aproximación y análisis de la ciudad. Desde el año 2008, es responsable del área de Arquitectura del Paisaje como miembro de NMD NOMADAS (www.nmdnomadas.com), un equipo integral de proyectos multi-escalares: urbanos, arquitectónicos, del paisaje y de espacios interiores.

 

  • Dr. Francisco Mustieles es socio principal, cofundador y Director de NMD NOMADAS. Estudió arquitectura en la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia (Maracaibo, Venezuela). Tras licenciarse en 1979, ingresa en 1980 como profesor en formación en la Universidad del Zulia y desde 1981 hasta 1983 fue parte del Equipo de Diseño Urbano que proyectó la nueva ciudad Guasare, en el estado Zulia, Venezuela, bajo la dirección de Kevin Lynch (MIT), y también fue parte del equipo de desarrollo residencial bajo la dirección de Christopher Alexander (UCLA Berkeley). Más tarde continuó estudios de arquitectura en la École d’Architecture Paris-Belleville bajo la dirección de Henri Ciriani. Tuvo la oportunidad de trabajar en el Estudio Ciriani, conjuntamente con Sandra Barclay y Jean Pierre Crousse, para el proyecto residencial construido en la Dedemsvaartweg, Morgenstrond, en La Haya, siguiendo un Plan Maestro de Rem Koolhaas. En 1992 obtuvo la Reválida del Título de Arquitecto por parte de la Secretaría de Ciencia y Educación del Ministerio de Educación de España. En 1994 obtuvo el Doctorado en Urbanismo en el Institut d’Urbanisme de la Université de Paris XII-La Sorbonne. Profesor Emérito de la Universidad del Zulia (LUZ). Tutor en programas doctorales, maestrías, becarías académicas y de especialización (Universidad del Zulia, Universidad Central de Venezuela, Universidad Nacional Autónoma de México y Universidad Politécnica de Cataluña). Actualmente, es profesor de tiempo completo en el Departamento de Arquitectura de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), México. NMD NOMADAS fue fundada en Maracaibo, Venezuela, en 1999 como una oficina integral de proyectos multiescalares: urbanos, arquitectónicos, del paisaje y de espacios interiores. Con NMD NOMADAS ha desarrollado propuestas y proyectos especialmente en Venezuela, pero también en Colombia, México, España, Croacia, Perú, Chile, Aruba, Curaçao, Estados Unidos de América y Canadá. En el año 2013, NOMADAS crea NMD como un colectivo comunicacional (cultural, académico, de investigación, de asistencia social y de divulgación). En el año 2009, la revista Arquine en su número 50 (la más importante revista de arquitectura latinoamericana, editada en México), incluye a NMD NOMADAS entre los “50 Oficinas de Arquitectos y Diseñadores Emergentes de las Américas que apuntan hacia nuevos rumbos”. En el año 2013, en el marco de la XIV Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires, recibe el Premio Bienal de Arquitectura a la Joven Generación Internacional. Y en el año 2014, es seleccionada para exponer su trabajo en la Muestra Internacional de Arquitectura de la Bienal de Venezia en el programa The Collateral Events. También en 2014 gana 4 premios (un Premio Nacional y tres Menciones de Honor) en la XI Bienal Nacional de Arquitectura de Venezuela. Y en 2015 gana 3 premios (un Premio Nacional y dos Menciones de Honor) en el IX Salón Bienal Malaussena de Arquitectura y Urbanismo, celebrado en Valencia. En el 2016, NMD NOMADAS gana Mención Especial en la categoría “Diseño de Arquitectos o Ingenieros Venezolanos en el exterior”, con el proyecto Woodlands Gate en el X Salón Bienal Malaussena de Arquitectura y Urbanismo en Valencia, Venezuela. De esta manera, NMD NOMADAS ha consolidado un total de 7 Premios en las ediciones 2016, 2015, 2010, 2008 y 2004 del evento. Actualmente, NMD NOMADAS es postulada a participar en los dos Premios de Arquitectura más importantes de América Latina. El proyecto Ateneo de San Francisco es seleccionado entre 20 obras a participar en el Premio Latinoamericano de Arquitectura Rogelio Salmona: espacios abiertos espacios colectivos, que se realiza en Bogotá, Colombia. Asimismo, NMD NOMADAS es postulada a participar en el Premio Oscar Niemeyer (Brasil) con los proyectos Supermercado De Candido Express (Premio de la Bienal de Arquitectura de Venezuela en el Diseño Arquitectónico de Edificaciones Comerciales) y Residencias Parque Virginia (Premio Bienal de Arquitectura a la Joven Generación Internacional en la Bienal Internacional de Arquitectura en Buenos Aires, Argentina). En la actualidad, NMD NOMADAS está conformada por un equipo de más de 20 profesionales de diferentes especialidades y cualificaciones con presencia directa tanto en Venezuela, Estados Unidos y Colombia.

Por:

1. Dra. Astrid Petzold Rodríguez 

Académicos del Departamento de Arquitectura, UDLAP.

astrid.petzold@udlap.mx

2. Dr. Francisco Mustieles Granell

Contenido disponible en PDF

Anterior Los retos de la traducción
Siguiente Geopolítica post mundialista