El diseño de mapas, del arte a la tecnología

El diseño de mapas, del arte a la tecnología

El mundo del diseño es tan amplio que, quienes nos dedicamos a estos menesteres, a menudo olvidamos ciertas áreas. Una de ellas es el diseño de los mapas. Desde edibujo garabateado en una servilleta, hasta las Apps de mapas con geolocalización que muchos usamos como herramientas cotidianas en nuestros smartphones, los mapas han estado y estarán a nuestro servicio para ubicarnos y orientarnos en el mundo físico, y corresponde al diseñador, en colaboración con cartógrafos, desarrollarlos.

Las exuberancia visual de los mapas ha sido objeto de mi facinación desde niño, llenos de colores, códigos, íconos, los uso y hasta los colecciono porque cada uno es una pieza maestra de diseño de información, cada mapa que llega a mis manos representa un sentido de pertenencia a este mundo y la intención de descubrir nuestro lugar en él, nos muestran la complejidad de nuestro entorno y el rol nómada que como especie viajera y exploradora poseemos, dándonos en cierta forma la certidumbre de saber “dónde estamos”.

Desde los primero mapas cartográficos, trazados por Ptolomeo en el S. II, donde se mostraban los ocho mil lugares conocidos hasta entonces en el mundo, pasando por el Atlas de Gerardo Mercator, hasta los modernos mapas de carreteras y las más recientes versiones de Google maps, con street view y las aplicaciones con trazado automático de rutas, hacen que el mundo se vuelva cada vez más pequeño, pero sobre todo más comprensible. Pero detrás de estos añejos instrumentos hay detalles muy interesantes. Por ejemplo, ¿por qué el norte se representa arriba y no abajo? En una librería en Londres encontré hace años un mapamundi proveniente de Australia “down under”, donde el norte está abajo y el sur arriba. Por supuesto compré el mapa y me puse a investigar un poco al respecto. Resulta que hay dos versiones de este convencionalismo tan peculiar que en la actualidad nadie cuestiona. Una dice que el norte se empezó a poner en los proto-mapas en la parte de arriba porque este polo terrestre apunta hacia cierta estrella solitaria, guía inequívoca de antiguos navegantes, que se mantiene inmóvil en la noche. Otra versión dice que fueron los cartógrafos europeos quienes, por motivos táctico-militares, decidieron dibujar a Europa “por arriba” de sus colonias africanas. Como sea, los mapas son un compendio en sí mismos de convencionalismos culturales, y representan nuestra propia visión del mundo, tan sesgada y subjetiva como humanos que somos.

Invención nuestra, los mapas son compañeros tangibles de nuestro peregrinaje, piezas invaluables de diseño de información que representan visualmente nuestros pasos, logros y deseos, instrumentos cambiantes y adaptables a cada tecnología que aparece y desaparece.

Acerca del autor: Alejandro Ortiz es Maestro en Diseño de Información, estudió además la licenciatura en Diseño de la Comunicación Gráfica en la UAM y actualmente es Candidato a Doctor en Ciencias del Lenguaje por la BUAP. Ha realizado estudios en el Reino Unido y España. Desde 1993 Alejandro ha trabajado como diseñador en despachos de servicios de diseño de la Ciudad de México. En 1995 funda su propio despacho, con sucursales en la Cd. de México, Pachuca y Puebla. Además, ha desarrollado múltiples proyectos de diseño gráfico como consultor independiente. En el ámbito académico, Alejandro es experto en diversas áreas del diseño, por ejemplo Señalización, Infografía, Arquitectura de Información, Usabilidad, Métodos de visualización, Diseño Instruccional, Diseño de Mapas, Pragmática del Lenguaje, entre otras. Ha impartido conferencias en Centro y Sudamérica, ha participado como jurado en concursos de diseño, ha dirigido numerosas tesis de licenciatura y maestría e impartido gran diversidad de cursos relacionados con el diseño gráfico y de información. Su filosofía particular: el Diseño de Información es un puente de entendimiento entre las personas.

Por:  Mtro. Alejandro Ortiz Lima,

Profesor de tiempo Completo del departamento de Diseño.

alejandro.ortiz@udlap.mx

Disponible formato PDF.

 

Anterior Ready-made. Entrevistas de banqueta sin editar, Marilú Fuentes.
Siguiente La informalidad, un escape al desempleo