Ciudad abierta: lugar que surge de experimentar a partir de la palabra

Ciudad abierta: lugar que surge de experimentar a partir de la palabra

La Ciudad Abierta está ubicada en Chile, cerca de la ciudad de Ritoque, a unos cuatro kilómetros de la ciudad de Concón, al norte del río Aconcagua en la Región de Valparaíso (V Región) en una zona denominada Punta de Piedra, en la playa de Ritoque. Es un terreno entre dunas, de trescientas hectáreas, que se divide en dos sectores por la carretera que lleva a Concón y Quintero.

Este proyecto surge de la necesidad de crear un lugar donde la poesía y la arquitectura fueran las protagonistas; un lugar que permitiera a un grupo de artistas (poetas, arquitectos, pintores y escultores) materializar, a través de la experimentación, lo que el hombre dice y lo que el hombre hace.

Este grupo de soñadores comandados por sus fundadores, el arquitecto chileno Alberto Cruz (1917-2013) y el poeta argentino Godofredo Iommi (1917-2001) han logrado concretizar a lo largo de 48 años, las bases sobre las cuales redescubrir América, partiendo de la poesía. Ellos han demostrado que «no sólo en la obra está la magia poética, sino también en su ubicación, sentido cultural y relación con su entorno natural» (Irarrázaval, 1999, p. 7).

Con base a este principio se han ido realizando una serie de viajes «travesías» (como ellos los denominan) con los estudiantes de arquitectura, diseño industrial y gráfico de la Universidad de Valparaíso, por diversas ciudades de Chile y en otros países, que han permitido enriquecer el debate en torno a la poesía y a la arquitectura, así como, el diálogo entre ambas.

A lo largo de los terrenos de la Ciudad Abierta se observan esculturas que hablan de la profunda relación de la poesía con el sitio. Es un lugar que cambia constantemente por esta particularidad de estar formado por dunas y donde cada una de sus «edificaciones» está realizada con materiales de bajos costos, los cuales son reemplazados en algunas ocasiones por otros de mayor durabilidad, convirtiéndolas en obras inacabadas y cambiantes, donde inclusive sus propios habitantes también cambian.

Es una ciudad que se transforma con la naturaleza del lugar y la de sus habitantes. Ella se construye lentamente, en conjunto con el esfuerzo de todos los que allí habitan y en correspondencia con su filosofía de vida. Es un lugar donde se concretizan los diferentes modos de concebir la arquitectura.

La experiencia de la Ciudad Abierta permite reflexionar sobre las bases teóricas y prácticas con las que se continúa concibiendo la arquitectura y su enseñanza; del diálogo de ésta con la poesía, la política, lo económico y lo social.

Referencia

Irarrázaval, M. (1999). La intervención del paisaje natural. Revista ARQ Naturaleza, (41), 7.

Acerca del autor: Astrid Petzold estudió el doctorado en Urbanismo por la Universidad Nacional Autónoma de México; estudios que cruzó con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología del Gobierno de México (CONACYT). Realizó la maestría en Vivienda y la licenciatura en Arquitectura por la Universidad del Zulia, Maracaibo, Venezuela. La beca del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estudio de postgrado (especialización en asentamientos humanos en la Universidad de Chile. Por otro lado, es miembro del equipo de arquitectura y urbanismo NMD l NOMADAS, en el área de Arquitectura del Paisaje, por lo que es responsable de las propuestas en materia de diseño de jardines domésticos y corporativos; plaza, frentes urbanos y parques. Asimismo, recibió el Premio Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo (BIAU), en la categoría de trabajos de investigación. Como docente titular, ha impartido clases de diseño arquitectónico y urbano en la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia (2001-2015) y actualmente, es profesora asociada de tiempo completo del Departamento de Arquitectura de la Universidad de las Américas Puebla.

Por: Dra. Astrid Helena Petzold Rodríguez.

Profesor de tiempo completo en la Licenciatura de Arquitectura, UDLAP.

Contenido disponible en PDF.

Anterior ¿Debe la ciencia definir sus objetivos por una percepción política de los problemas prioritarios?
Siguiente La Cenerentola (primera parte)