Trasplante renal

Trasplante renal

Un reto

Más allá de describir la técnica quirúrgica por compleja que esta sea y que es llevada a cabo sólo por médicos que tienen una comprobada trayectoria médica profesional con una subespecialidad en el tema de trasplante renal, deseo hacer mención de todo aquello que de alguna forma contribuye de manera directa o indirecta en el trasplante de riñón en una institución privada.

Surge la idea, que en el Hospital Puebla ya es el momento de que se pueda realizar un trasplante, es entonces cuando un equipo de colaboradores se dan la tarea de investigar los requisitos establecidos para obtener la licencia, misma que se otorga a hospitales de tercer nivel o de alta especialidad ya que para llevarse a cabo se requiere contar con una infraestructura ya instalada como es la unidad de cuidados intensivos, departamento de hemodiálisis con servicio de nefrología, habitación equipadas con exclusa para paciente receptor, quirófanos equipados con instrumental e infraestructura propias para este tipo de cirugías.

Los trámites ante la COFEPRIS (Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios) además de la documentación para llevar a cabo un trámite tales como los del responsable sanitario, representante legal, licencias de establecimiento, entre otras. Es necesario llevar un protocolo establecido por nuestro hospital mismo que será evaluado para el cumplimiento de las normas y avances científicos. Después de finalizar este trámite se nos canaliza al CENATRA (Centro Nacional de Trasplantes), donde se da aviso de que el hospital fue habilitado para poder llevar a cabo trasplante de riñón, contar con un coordinador de trasplante, responsable sanitario, responsable del programa de trasplante, actas constitutivas de la conformación del comité y subcomité, ambos están constituidos por personal multidisciplinario que conocen del tema de trasplante. Estos comités son el órgano rector que vigilan que se lleven a cabo los protocolos, normas, y cuidados tanto del paciente receptor como del donador. Estos generarán los informes y comunicación con el órgano regulador que es el CENATRA.

Una vez preparados con infraestructura, personal capacitado, profesionales de la salud especialistas en trasplante, equipo, insumos, protocolos, manual de procedimientos y políticas, el siguiente paso es identificar al paciente candidato a recibir un riñón de otra persona pudiendo ser de vivo relacionado ( es decir familiar con sanguíneo) o de órgano procurado de cadáver (cabe mencionar que este último tiene ciertas particularidades que en otra ocasión se pudieran abordar ya que implican una legislación especial, aspectos bioéticos que forman parte de un programa a nivel nacional).

Cuando se tiene paciente estudiado en condiciones clínicas aceptables para someterse a cirugía de trasplante y un donador sano que por voluntad propia y amplia generosidad de dar vida donando uno de sus riñones, el comité del hospital vigila que se cumplan todos los lineamientos que la norma establece para estos casos, se presenta ante el comité y el subcomité para avalar que se puede llevar a cabo la cirugía en una forma planeada, es entonces cuando se involucran todos los servicios de apoyo del hospital para activar sus procedimientos ya establecidos, como es almacén dando cobertura a todas las necesidades de insumos preoperatorios, trans operatorio y posoperatorio, personal de enfermería, personal de mantenimiento e intendencia para habilitar habitaciones llevándolas a un grado de limpieza y sanitización que se requiere sobre todo en paciente receptor ya que este será sometido a un tratamiento médico que bajará sus defensas (inmunosupresión) por lo que estará en habitación totalmente aislada en un ambiente de esterilidad durante una semana en que logra su recuperación y aceptación del riñón trasplantado, también existe la coordinación con el banco de sangre, departamento de hemodiálisis y nefrología para tener disponible si así se requiriera unidades de sangre y equipo para hemofiltración propias para paciente trasplantado, todo el personal médico quirúrgico de enfermería en sala de operaciones que deberá revisar el protocolo de atención así como tener los insumos solicitados en las condiciones preestablecidas para el momento de requerirse.

Ventajas:

Principalmente en el Estado de Puebla como en México las enfermedades renales van en aumento, es necesario poder resolver estos problemas de salud sin la necesidad de transportarnos a otro lado.

El Hospital Puebla ha demostrado que con la puesta en marcha del programa de trasplante renal se categoriza como un hospital de tercer nivel donde se lleva a cabo tratamientos de alta especialidad con la capacidad resolutiva con los más altos estándares de atención y cuidado de los pacientes ya que cuenta con el recurso humano, infraestructura y equipamiento de lo mejor que hay a nivel mundial, poniéndolo al alcance de la sociedad Poblana, soluciones a enfermedades que en épocas pasadas solo recurriendo a las grandes urbes se podían atender. El Hospital Puebla desde sus inicios se ha caracterizado por su recurso humano que marca la diferencia por su alto nivel profesional con sentido humano.

Por: Lic. José Antonio Rivera, Egresado de la Licenciatura en Derecho, UDLAP.

Disponible formato PDF

Anterior E-books UDLAP
Siguiente Colección flora y fauna de Cholula