Tecnologías que debemos dominar

Tecnologías que debemos dominar

No solo en la universidad, sino en el mundo laboral, la habilidad de ser un “nativo digital” es muy apreciada. Con ello no nos referimos al hecho de que, por haber nacido en una era que utiliza la tecnología desde temprano en la mañana hasta tarde por las noches (algunos hasta que vuelve a amanecer), somos expertos en el uso de la tecnología.

Saber dominar las apps de tus dispositivos o ser un as con otros gadgets, aunque no es una cualidad nada despreciable, no es necesariamente lo que podrías necesitar en un entorno académico o profesional. Para que puedas ponerte al día o perfeccionar tus habilidades tecnológicas, este Jueves de Tecnología te daremos una lista de algunas, que consideramos, debes dominar:

Editar imagen o video: Solamente para aclarar, no estamos hablando de diseño a nivel profesional. Es posible que alguna de las empresas (dependiendo del rubro) esperan que conozcas lo básico de edición de imagen o video para que puedas presentar algunos proyectos, agregándoles algo de edición de color, texto e incluso un poco de manipulación de video. Esta habilidad puedes adquirirla, en un nivel básico, a través del uso de algunas apps y programas, fáciles y gratuitos, que te permitirán realizar, de manera sencilla, las tareas básicas de edición.

Buscar en Internet: Desde que el Internet apareció en la vida del ser humano esta habilidad es clave, sin embargo, muchas personas (más de las que crees) suelen obviarla. Buscar en Internet requiere un poco de tiempo y atención cuando se trata de información académica, oficial y confiable, a veces mucho tiempo, especialmente si no lo haces seguido.

Conocer algunos trucos para facilitar tu búsqueda es de suma importancia, y a pesar de que preguntar lo que no sabes o no comprendiste es mejor que quedarse con la duda, recurrir al Internet por información básica desconocida de manera ágil puede darte muchas ventajas, solo que ojo, no todo lo que encuentras viene de una fuente confiable, también deberás aprender a discriminar la información. Aquí hay unos trucos al respecto.

Adaptación al cambio tecnológico. La práctica hace al maestro y aunque ese maestro esté utilizando una tecnología nueva tecnología por primera vez, puede llegar a dominarla también como la antigua.

Para ello, se necesita utilizarla y hacerlo con periodicidad para poder familiarizarse con ella. Mantente al pendiente de las nuevas tecnologías y reconoce las que te serían de gran utilidad en tu vida diaria, académica y profesional para que puedas empezar a usarlas. No les tengas miedo.

Autoaprendizaje. Esto implica saber utilizar la tecnología a tu favor para poder aprender aquello que te gustaría saber o que quisieras dominar. Desde un nuevo idioma, habilidades de edición básicas, entre otras cosas, pueden aprenderlas en Internet en sitios como iTunes, Academic Earth o Straight from University.

Existen páginas de cursos y asesorías gratuitos que son impartidos por profesionales de universidades prestigiadas de todo el mundo; familiarízate con algunos de estos sitios.

Publicación en Web. Es muy posible que, en la universidad y el trabajo, incluso la vida diaria, requieras algunas habilidades como para actualizar una entrada en un blog si eres un escritor o realizar una página web sencilla. Toma un curso en línea o ¡saca  tu blog gratuito!;).

Comunicación electrónica. Incluyendo el correo electrónico. Mantenerte en contacto en todo momento con tus compañeros de clase o de oficina puede ser indispensable para lograr que un proyecto, tarea o trabajo se realice con la mayor eficacia posible. Para esto, es recomendable conocer todas las características que las diversas plataformas de comunicación digital como redes sociales, correo electrónico, servicios de mensajería digital, plataformas de trabajo en línea, etc.

Toma un poco de tiempo para revisar cada pestaña y texto en estas plataformas y así, puedas descubrir sus diversas configuraciones y utilizarlas para facilitar la comunicación en equipo, y por lo tanto, tu trabajo.

Actualización. Saber utilizar la tecnología para mantenerte al tanto de los cambios diarios de tu entorno inmediato, especialmente el profesional y académico, te dará una gran ventaja, pues podrás saber qué es lo que necesitas conocer para estar a la vanguardia y tener más información que te permita realizar una tarea, trabajo o propuesta que incluya las últimas necesidades de tu especialidad.

Saber a quién seguir y cómo depurar la gran cantidad de información nueva que se publica minuto a minuto es crucial para lograr esto.  Recuerda que el mundo, sobre todo el tecnológico, cambia de manera acelerada, saber reconocer y ponernos al corriente con estos cambios nos mantendrá a la delantera.

¿Qué te parecieron estos tips? ¿Conoces alguno que pueda ayudar a tus compañeros a desenvolverse con soltura en el mundo tecnológico? Compártelo con nosotros.

Anterior Oficina 3.0
Siguiente Entrevista a Daniel Guevara IOTNET México, el Internet de las cosas