Liderazgo en Innovación Tecnológica

Liderazgo en Innovación Tecnológica

El reciente informe de la OCDE sobre México señala la dificultad que tienen las PyMES en el país para acceder a los beneficios derivados de los programas de innovación. Ya que, aunque existen políticas de descentralización en el CONACYT, éstas son todavía insuficientes. Así también, no se han aprovechado al máximo los beneficios que tiene el contar con un Sistema Estatal de Innovación (SEI), orientado a concientizar a las pyme sobre los beneficios de la innovación, ni la coyuntura actual que abre oportunidades con los clústersindustriales regionales que han resultado exitosos.

De igual forma, el capital intelectual de las universidades no se ha aprovechado, pues ellas cuentan con profesores con posgrado miembros del SNI, pero más presionados por mantener su beca que por involucrarse con la industria; tienen una oferta de educación continua y laboratorios equipados con alta tecnología, pero no programas alineados a las necesidades industriales.

A esto se suma que las PyMES se enfrentan al gobierno, que aunque posee bases de datos de proveedores, no tiene fondos de apoyo suficientes, a lo cual se suma la burocracia insalvable.

A pesar de todo esto, el Consejo Mexiquense de Ciencia y Tecnología (COMECYT) puso en marcha un proyecto de desarrollo en el SEI para aumentar la capacidad de innovación particularmente de las pyme ubicadas en el estado de México (EM). El proyecto ha implicado el diagnóstico, análisis de ramas productivas, planeación, sensibilización, capacitación, desarrollo de proyectos y divulgación de resultados. Entre otras ramas productivas, se trabajó en la manufactura avanzada (MA) de las industrias metalmecánica y automotriz del EM, hoy consideradas entre las primeras del país. Los avances se percibieron en la selección de empresas, identificación de oportunidades, retos y objetivos tecnológicos, fuentes de financiamiento, mapas de capacidades, ruta tecnológica, organización de la red y asistencia técnica.

En el mismo sentido, en este proyecto, los talleres de la red de innovación establecieron líneas de trabajo en las que las pyme se encontraron con pocas certificaciones de calidad, pocos proyectos financiados, capacidad para maquinados complejos, pocos especialistas y recursos económicos, falta de proveedores especializados, cultura de trabajo inadecuada, operación rutinaria, competencia global y falta de capacidad productiva.

El plan del EM resultó en tres proyectos financiados, amalgamando ventajas y estableciendo líneas de proyectos de innovación en MA, tales como: diseño de procesos, maquinaria, equipo y herramentales, automatización, desarrollo de proveedores y manufactura esbelta. Para guiar este trabajo fue necesario crear mapas de capacidades y mapas de ruta tecnológicos que apoyaran a las pyme en la formulación de propuestas, participando con aportaciones iguales al fondo público. Los resultados, que han sido óptimos, nos indican que debemos continuar con este esfuerzo del EM en otros estados. De lo contrario, corremos el riesgo de vernos relegados ante competidores como los BRICS.

Por: Dr. Carlos Enrique Acosta Mejía

Disponible formato PDF

Anterior El Poder de la Electrónica Integrada
Siguiente Mejora Continua y Equipos de Trabajo