En la danza, la vida brilla y resplandece

En la danza, la vida brilla y resplandece

En las artes, los soñadores encuentran tierra fértil. En particular, la danza nos recuerda que sin los soñadores del cuerpo, fácilmente podemos perder el alma de la mente.

A pesar de que la danza se basa en la estética, el movimiento y la expresión; en su esencia, trata sobre el ser humano. Dentro del estudio de la danza negociamos la habilidad física con el lenguaje artístico pero, sobre todo, negociamos con una comunidad de humanos que co-existen en un ambiente dedicado a alcanzar metas comunes a través de una práctica creativa.

La danza nos pide que nos observemos, que veamos a través del lente del cuerpo y que examinemos nuestras mejores y nuestras peores tendencias. Nos pide que aprendamos a ver quiénes creíamos que éramos y quiénes queremos ser. Cuando abrimos esta forma de ser a un diálogo con nosotros mismos, descubrimos que hay mucho más en la danza que sólo formas bonitas en el cuerpo y en el diseño espacial.

La práctica de la danza es una práctica de pensamiento creativo y crítico. Nos permite reflexionar en otros aspectos de la vida que van más allá de la lucha por una retribución económica. Dentro de sus dobleces performativos se encuentran muchos valores que cada vez son más escasos y valiosos. Cuando la gente se une para compartir la danza, se celebra una de las pocas actividades culturales en las que el cuerpo viviente triunfa por encima de cualquier esfuerzo de ser representado a través de la tecnología.

La naturaleza efímera de la danza nos permite abrazar la belleza fugaz y apreciar el regalo del movimiento y del momento. Nos recuerda que nuestra vida es breve y nuestro potencial es grande.

En la danza, o al menos en la danza digna de su historia, cosas suceden antes de que se revele al mundo. Al igual que cualquier maravilla de la tecnología, cualquier elegante ecuación matemática, descubrimiento científico u objeto hecho a mano; en la danza hay investigación y desarrollo, prueba y error. Existe el riesgo, ya que en las artes, como cualquier actividad que vale la pena, se requiere un salto de la imaginación y, a veces, un gran fracaso con el fin de prosperar. La disciplina, el entrenamiento, la formación, el perfeccionamiento y la persistencia son nuestros compañeros en este viaje. Están ahí, detrás de cada gesto y entre cada respiración.

La danza es más que sólo lo que se ve en el escenario. Es la conjunción de sus efectos performativos: inspiración creativa, arduo trabajo, sentido de comunidad, expresión corporal, estímulos de reflexión y llamados a la acción. Cuando todo lo anterior sucede en la alquimia correcta algo trascendente ocurre. La vida brilla y resplandece, se adueña de nuestros corazones. Los sueños se encienden y lo inefable acaricia los bordes de nuestra experiencia.

Acerca del autor: Ray Schwartz es un artista de movimiento y activista en dicha arena quien ha pasado los últimos veinte ocho años comprometido con la idea de desarrollar un entendimiento del cuerpo por medio de la experiencia. Como cofundador de cuatro proyectos de danza contemporánea en el sur de los Estados Unidos Sheep Army, The Zen Monkey Project, Steves House Dance Collective y THEM, Schwartz ha coreografiado, ejecutado, presentado a otros artistas y desarrollado currículos educativos para diversas poblaciones estudiantiles. Asimismo, fue maestro en la Universidad de Mimar Sinan en Istambul, Turquía y en diversos colegios y universidades a lo largo y ancho de los Estados Unidos de Norteamérica y México.Schwartz ha sido parte de la planta docente del American Dance Festival, el Bates Dance Festival, MELT, el Colorado College Summer Dance Fetival y en SFADI. Al mismo tiempo, se ha desempeñado intensivamente como maestro, ejecutante e investigador en los Estados Unidos, Europa y Asia. Su entrenamiento incluye estudios a nivel preparatoria en la Escuela de Artes de Carolina del Norte y una Licenciatura en Bellas Artes con especialidad en Danza por parte de la Universidad del Commonwealth de Virginia. Estudios adicionales incluyen certificaciones en Body-Mind Centering, entrenamiento en Zero-Balancing, terapia Craneo-Sacral, Masaje Thai Tradicional y el Método Feldenkrais. Durante sus estudios de maestría en el área de las Bellas Artes en la Universidad de Texas en Austin, Schwartz equilibró la actividad de la investigación académica con su fuerte compromiso con la vida artística de Austin. Colaboró en el 36 Aniversario de Improvisación de Contacto en Pennsylvania, E.U., como curador de trabajo corporal para dicho evento. Inició y codirige Performática Foro Internacional de Danza Contemporánea y Artes de Movimiento. Este congreso convoca a una enorme cátedra internacional de bailarines profesionales, coreógrafos, teóricos y maestros de danza contemporánea y artes relacionadas con el movimiento, con el propósito de facilitar el intercambio intercultural e internacional de prácticas artísticas, teoría, cultura y conocimiento relacionados al discurso del movimiento, la expresión y la filosofía corporal. Es un investigador asociado del Centro para BodyMindMovement, y ha sido ponente invitado en el Instituto de Educación cinestésica, en Durham, Carolina del Norte. Actualmente funge como Coordinador de la Licenciatura en Danza, dentro de la Universidad de las Américas Puebla, en San Andrés Cholula, Puebla, México.

Por: Mtro. Ray Eliot Schwartz
Profesor de tiempo completo del Departamento de Artes de la UDLAP
ray.schwartz@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Literatura y estudios de género
Siguiente La escritura y el jabón