Noor, un proyecto revolucionario en materia de gobernanza para Marruecos y África

Noor, un proyecto revolucionario en materia de gobernanza para Marruecos y África

La idea es analizar, más allá del interés energético, los intereses geopolíticos de Marruecos. Más allá de la gobernanza energética nacional, está la cuestión de la producción y el consumo de energía a nivel continental. Marruecos es visto como un modelo por países africanos.

El lanzamiento de este titánico proyecto por el rey Mohamed VI, en 2016, ha sido transmitido por la prensa internacional que saluda la voluntad de Marruecos de convertirse en la principal nación energética del mundo. Más allá de este aspecto que se ha analizado, nos esforzaremos por explicar los resortes diplomáticos y estratégicos que permitieron financiar un proyecto de este tipo.

De hecho, cuando estudiamos en detalle los donantes de este proyecto a 2.100 millones de euros, nos damos cuenta de su diversidad. Los préstamos son el resultado del apoyo bilateral, de Francia y Alemania, y son multilaterales a través del Banco Mundial en particular. Esto demuestra la credibilidad de Marruecos y su deseo de diversificar los préstamos. Además, cuando nos centramos en el préstamo alemán de 754 millones de euros, dos cosas nos desafían: primero, la financiación de más de un tercio del proyecto por este país solo ante las instituciones internacionales; segundo, la cantidad seis veces mayor que la de Francia.

Este último elemento merece, un análisis. Históricamente, Francia es el mayor inversor público y privado en Marruecos. El hecho de que en un proyecto de tal tamaño y alcance su contribución sea poco más de 127 millones de euros, un poco más del 5% del monto total, denota dos cosas. En primer lugar, falta de ambición y visión de la diplomacia francesa en el desarrollo de una asociación Norte-Sur, cuyas limitaciones presupuestarias no son suficientes para justificar. En segundo lugar, la voluntad marroquí de diversificar los recursos financieros a partir de las relaciones bilaterales y los instrumentos financieros multilaterales.

El 7 de noviembre de 2018, el Banco Africano de Desarrollo y la Agencia Marroquí de Energía Sostenible firmaron una carta de intención para una nueva cooperación en el marco del programa “Desert to Power”. Esta asociación ayudará a países africanos, especialmente a los del Sahel, a desarrollar tecnologías de energía renovable.

Esta nueva asociación cae bien para Marruecos. Si bien, los líderes pretenden aumentar la participación de las energías renovables en su combinación energética al menos un 52% para 2030, el país tiene asociaciones con países africanos en el campo de las energías renovables, 5 de los cuales se refieren al alcance de “Desert to Power”, posando como modelo en África.

Mohammed VI también se encarga de presidir, una o dos veces al año, reuniones de trabajo limitadas para seguir el progreso de esta hoja de ruta del sector energético. Reuniones donde él es el presidente de la Agencia Marroquí de Energía para la Energía Solar (Masen), grupo responsable de conducir las energías renovables en el reino, que informa al Rey, mientras que otros funcionarios (ministro responsable o directores de oficina) están satisfechos con su papel de facilitadores al servicio de esta visión real. Desde su creación a finales de 2009, la compañía pública ha ampliado sus poderes hasta en 2016 convertirse en la Agencia Marroquí de Energía Renovable.

Proyecto para modernizar la gobernanza energética de Marruecos, tanto en términos ambientales como en términos de gasto público, Noor está dando ideas a nivel continental. El gran ganador podría ser la diplomacia marroquí que estará en el corazón del juego para compartir su experiencia.

El modelo PPP (Asociación Público-Privada) y los fondos bilaterales y multilaterales se han demostrado con Noor. El Banco Mundial jugó un papel importante, pero también el BAfD. Ser meditado por muchos países africanos, para lograr en las próximas décadas una autonomía energética. Tenemos aquí un verdadero caso de gobernanza regional.

Acerca del autor: Doctorado en Ciencia Política con especialización en Relaciones Internacionales, Universidad de Lyon, Francia, 2015. Formación estatal en Políticas Públicas, Instituto Regional de Administración Pública de Lyon, Francia, 2011. Maestría en Relaciones Internacionales, Seguridad Internacional y Defensa, Universidad Lyon III, Francia, 2008. Maestría en Historia, Universidad Lyon III, Francia, 2007.Licenciatura en Historia, Universidad Lyon III, Francia, 2006.

Profesor-investigador de tiempo completo del Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

Presidente del think-tank NejMaroc especializado en la política exterior de Marruecos. Profesor de “Políticas Publicas Internacionales” en cursos de posgrado en la Universidad Jean Moulin, Lyon III, Francia.

Ha impartido clases y conferencias, sobre los temas de Geopolítica, Seguridad Global y Gobernanza Global en Francia, Marruecos, México y Colombia y fue investigador visitante en Oxford, en la UPB de Medellín y en la Universidad de La Habana.

Se ha desempeñado como funcionario del ministerio francés de Educación, especializado en evaluación de políticas públicas durante cinco años.

Cuenta con varios artículos publicados en revistas y portales de información en Francia, Marruecos, Colombia y México. Colaborador en espacios de opinión como CNN, Radio Fórmula, The Huffington Post, Russia Today, Anadolu Agency, Magreb Arab Press y La Voz del Árabe entre otros.

 

Por: Dr. Mohamed Badine El Yattioui

Profesor del Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política, UDLAP

mohamed.elyattioui@udlap.mx

 

Contenido disponible en PDF

 

Anterior Rutas y territorios: cartografía histórica
Siguiente Ante la erosión democrática