fbpx

Nanotecnología en el uso de opioides para aliviar el dolor

Nanotecnología en el uso de opioides para aliviar el dolor

La nanotecnología continúa siendo una novedad para muchos de nosotros. Uno de los campos en los que se han aplicado diversos avances es la Nanomedicina. La Nanomedicina tiene un enfoque hacia el diseño de nanosistemas para la liberación de fármacos. Desarrollando biomateriales para que transporten y entreguen fármacos de manera específica. Los cuales tienen como objetivo revolucionar las terapias convencionales y diagnóstico para identificar patógenos (Aguado-Castrejón et al., 2016).

Ahora bien, una de los las tecnologías emergentes consiste en el uso de nanomateriales para el transporte de drogas opioides para el alivio del dolor. Los opioides son fuentes analgésicas los cuales su consumo representa un riesgo potencial para su abuso y adicción. Surgiendo la problemática a la que se enfrentan diferentes médicos de cómo prescribir a sus pacientes sin poner en peligro su salud. Recetando o no terapia a base de opioides para aliviar el dolor crónico. (Ballantyne, J. C. et al., 2003). El principal objetivo de incorporar la nanotecnología a este tratamiento es lograr una mejorar eficiencia de la terapia de opioides para tener un efecto más duradero (Beiranvand S. et al., 2019). Un estudio el cual comparaba la eficacia de sustancias opioides para aliviar el dolor demostró que su uso prolongado afecta como el cerebro percibe el alivio del dolor. Es decir que tener un uso prolongado de estos opioides resulta en someterse a dosis más altas de la sustancia debido a que con el tiempo el tratamiento reduce su eficacia (Blazina, I. et al., 2020). Resultando en una opción no viable a largo plazo como tratamiento para aliviar el dolor. Es aquí donde entran las nanopartículas.

Las nanopartículas usadas en este caso son los liposomas. Los liposomas son usados como vehículos de sustancias bioactivas no solubles en agua, pero son capaces de degradarse fácilmente. Mismas que han sido clínicamente aprobadas, biocompatibles y no presentan toxicidad. Además de ser capaces de encapsular diversos tipos de fármacos. En un estudio se logró encapsular el receptor que bloquea las señales de dolor en nuestro cuerpo. Para esto es necesario que dichas partículas entren a los endosomas lo cual es muy fácil debido al diminuto tamaño de las nanopartículas y se active el receptor. De esta forma se inhibe la activación de los nervios de la columna que son los encargados de enviar las señales de dolor a todo nuestro cuerpo (Boehm F. J. et al., 2018).

El objetivo de usar este tipo de liposomas es aumentar el tiempo de residencia del sistema de suministro de fármacos en nuestro sistema nervioso y sanguíneo. Para lograr un analgésico de amplio espectro. Otra ventaja significativa es que este tipo de sistema no presenta efectos secundarios. Igualmente tiene un gran potencial para el control adecuado del dolor asociado con la inflamación postoperatoria, condiciones inflamatorias crónicas, así como la artritis y dolor neuropático (Cabot, P. J., 2013).

Podemos recalcar que el uso de nanopartículas usando endosomas para encapsular analgesicos presenta un enfoque prometedor. Teniendo un tratamiento personalizado para cada paciente. Dejando atrás la dependencia de opioides de amplio espectro. Resultando en una mejora respecto a la calidad de vida de los pacientes los cuales viven en constante dolor. No obstante, es imprescindible reconocer la necesidad de más pruebas clínicas para garantizar la eficacia y eliminar riesgos o posibles efectos secundarios.

Referencias

[1] Aguado-Catrejón, K., González-Méndez, I., Rojas-Aguirre, Y. (2016). La nanomedicina y los sistemas de liberación de fármacos: ¿la revolución de la terapia contra el cáncer?, 27(4), 286-291. https://doi.org/10.1016/j.eq.2016.07.002.

[2] Ballantyne, J. C., & Mao, J. (2003). Opioid therapy for chronic pain. The New England journal of medicine, 349(20), 1943–1953. https://doi.org/10.1056/NEJMra025411

[3] Beiranvand, S., & Sorori, M. M. (2019). Pain management using nanotechnology approaches.

Artificial              cells,      nanomedicine,   and        biotechnology,   47(1),    462–468.

https://doi.org/10.1080/21691401.2018.1553885

[4] Blazina, I., Chan, B.,Chou, R., Fu, R.,Hartung, D., Levander, X., McDonagh, M.,

Pappas, M., Selph, S., & Turner, J. (2020). Opioid Treatments for Chronic Pain. Agency for Healthcare Research and Quality (US).

[5] Boehm, F. J., Chakravarthy, K. V., & Christo, P. J. (2018). Nanotechnology: A Promising New Paradigm for the Control of Pain. Pain medicine (Malden, Mass.), 19(2), 232–243.

https://doi.org/10.1093/pm/pnx131

[6] Cabot, P. J. & Hua, S. (2013). Targeted nanoparticles that mimic immune cells in pain control inducing analgesic and anti-inflammatory actions: a potential novel treatment of acute and chronic pain condition. Pain physician, 16(3), E199–E216.

[7] Ramírez-García, P. D., Retamal, J. S., Shenoy, P., Imlach, W., Sykes, M., Truong, N., Constandil, L., Pelissier, T., Nowell, C. J., Khor, S. Y., Layani, L. M., Lumb, C., Poole, D. P., Lieu, T., Stewart, G. D., Mai, Q. N., Jensen, D. D., Latorre, R., Scheff, N. N., Schmidt, B. L., … Bunnett, N. W. (2019). A pH-responsive nanoparticle targets the neurokinin 1 receptor in endosomes to prevent chronic pain. Nature nanotechnology, 14(12), 1150–1159. https://doi.org/10.1038/s41565-019-0568-x

[8] Karimi, A., Moradkhani, M. R., & Negahdari, B. (2018). Nanotechnology application for pain therapy.

Artificial              cells,      nanomedicine,   and        biotechnology,   46(2),    368–373. https://doi.org/10.1080/21691401.2017.1313265

Acerca de los autores

Alondra Esperanza Zavala Miranda: Estudiante de cuarto semestre de la Licenciatura en Nanotecnología e Ingeniería Molecular y la Licenciatura de Químico Farmacéutico Biólogo en la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP). Colaborador en la Columna Científica de la Mesa Directiva de Nanotecnología e Ingeniería Molecular de la UDLAP. Pertenece a la Organización Estudiantil Catalyst. Contacto: alondra.zavalama@udlap.mx.

Jose Pablo Estrella Leyva.: Estudiante de la carrera Técnico Superior Universitario en Nanotecnología Área Materiales en la Universidad Tecnológica de Altamira. Asistió al congreso NANOCYTEC en 2019 realizó un curso en ingeniería en puntos cuánticos, nanomateriales superparamagnéticos por medio del INA, tiene una certificación en microscopía de fuerza atómica métodos nanomecánicos por Park Systems, actualmente realizando el diplomado socio environmental management in the hydrocarbon sector. Actualmente colaborando en la Columna Científica organizada por la mesa de Nanotecnología e Ingeniería Molecular de la UDLAP. Contacto: 491910276@utaltamira.edu.mx

Por: Alondra Esperanza Zavala Miranda:  Estudiante de cuarto semestre de la Licenciatura en Nanotecnología e Ingeniería Molecular y la Licenciatura de Químico Farmacéutico Biólogo en la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

Jose Pablo Estrella Leyva: Estudiante de la carrera Técnico Superior Universitario en Nanotecnología Área Materiales en la Universidad Tecnológica de Altamira.

Contenido disponible en PDF.

Anterior Nanotecnología contra el Cáncer
Siguiente Finanzas feministas: de la inclusión a la riqueza financiera