México corrupto

México corrupto

La corrupción en México se vislumbra en la más brumosa lontananza, desde la conquista inmisericorde de la que fuimos víctimas por los españoles, y que al decir de Samuel Ramos en su libro: “El Perfil del hombre y la cultura en México”, nos hizo que para sobrevivir nos volviéramos tramposos, buscando siempre la ventaja y la oportunidad, aunque esta no sea la adecuada y la correcta. Es evidente que no deben existir justificaciones cuando el “buen proceder” debería ser la guía inobjetable de toda persona, y de toda colectividad.

Lo cierto es que en México el robo, la transacción fuera de la norma, el abuso del poder siempre con ganancias personales o de grupo se ha enquistado y más marcadamente en la época postrevolucionaria; a partir de ahí como en competencia deportiva ha aumentado como lo demuestra el reciente informe de Transparencia Internacional, donde México se coloca con vehemencia en los peores lugares de la clasificación.

Índice de Percepción de la Corrupción- México

Fecha Ranking Índice de Percepción
2018 138º 28
2017 135º 29
2016 123º 30
2015 95º 35
2014 103º 35
2013 106º 34
2012 105º 34
2011 100º 30
2010 98º 31
2009 89º 33
2008 72º 30
2007 72º 35
2006 70º 33
2005 65º 35
2004 64º 30
2003 64º 36
2002 57º 36
2001 51º 37
2000 59º 33
1999 58º 34
1998 55º 33
1997 47º 27
1996 38º 33
1995 32º 32

Transparencia Internacional, se fundó en 1993 con varios capítulos en el mundo, siendo sus sedes en Berlín y Londres. Acuña el concepto de Índice de Percepción de Corrupción (IPC) con la finalidad de poder clasificar a un determinado país de acuerdo a la opinión de sus ciudadanos, pero sobre todo al desempeño de sus órganos oficiales de gobierno. Llama la atención que en su declaración de principios no perfila la búsqueda de infractores, sino conociendo el problema abona para construir y fortalecer sistemas de integridad; es obvio que estamos ante una operatividad sustentada en Compliance.

El Índice de Percepción de Corrupción (IPC) se mide en una escala donde 0 (cero puntos) es una muy eleva corrupción, y cien puntos es casi su ausencia. Como vemos en la gráfica en el año 2018 México ocupó el lugar 138 de 180 con 28 puntos, y buscando en los años recientes descubrimos que: 2001 lugar 51 con 37 puntos, 2002 lugar 57 con 36 puntos, y 2003 lugar 64 con 36 puntos, lo que significa que en los últimos 16 años la corrupción en México ha significado un descenso de 129 lugares. Peor es difícil estar.

Compliance no solo establece un cumplimiento adecuado, sino el eslabonar acciones de prevención, de remodelación y de información. Podrá haber cambios gubernamentales de alto calado como en México, donde desde hace dos meses tenemos un gobierno nuevo que parecía de izquierda y que ahora con la bandera de “perdón y olvido” o de “amor y paz” crea incertidumbre, pero si no se postula un cambio radical en la actitud del quehacer y hacer no podremos ver el final del túnel matizado en la corrupción que tanto ha dañado al país.

Compliance es una forma de vida, es una filosofía que apunta en una operatividad que bien puede fluir tanto en la empresa privada como en la dependencia oficial.

Ya es tiempo de que México levante la cara al mundo con nuevos aires, con proyectos educativos reales, que la colectividad de maestros asuma como lo hace la mayoría, su responsabilidad en las aulas, y que cada ciudadano entiende que el “tranzar” es dañar no solo a un país, sino a su propia familia al final de la jornada. Hoy Compliance es más vigente en México y hago votos porque pronto se multiplique como reguero de pólvora que levanta buenas acciones, para cancelar por siempre al mal llamado MEXICO CORRUPTO.

Bibliografía

Ramos, Samuel, El perfil del hombre y la cultura en México, tercera edición, México, Espasa-Calpe, 2005 (Colección Austral).

Transparencia Internacional, Recuperado de: https://www.transparency.org/

 

Por: Adriana Peralta Ramos.

Egresada de la Licenciatura en Derecho generación 2003, UDLAP

 

Contenido disponible en PDF

Anterior Challenges in Creativity and Psychology for the XXI Century
Siguiente Cambio climático y “Cop24"