fbpx

Los jueces de las redes sociales

Los jueces de las redes sociales

Hoy en día se juzga con la voz del pueblo, pero también con la voz de la influencia, juzgamos con un método Pilatos, nos dan a elegir culpables y que se seleccione la comunidad es el que merece sentencia.

En la actualidad, la tecnología y la globalización son dos factores de importancia social y cultural que permean nuestra vida cotidiana, pero, estos dos factores son estandarte de las voces sociales que siglos antes no eran escuchadas. Hoy en día un tweet, una foto en instagram o cualquier declaración en redes sociales puede sentirse como si la situación que no fuera ajena a nosotros, y aunque es un beneficio conocer sobre situaciones que de gran interés social, algunos otros, son, como muchas veces en el sistema judicial, presuntos culpables.

Las redes sociales son el intermediario entre la globalización y las diversas sociedades del mundo. Durante los últimos 20 años innovaron la forma de comunicación de la gente y son la mejor conexión entre personas durante la pandemia del COVID-19, sin embargo, durante este encierro de 2 años, ¿pero como podernos desentrañar cualquier red social?, cada una es una comunidad que se debe de comprender de manera diferente, por esta razón, “es importante destacar que desde la perspectiva del Análisis de Redes, la sociedad no se entiende sólo como agregado de individuos a nivel “micro” o de estructuras a nivel “macro”, sino como una “red de redes”, con adaptaciones mutuas” (Molina y Avila, SF, p.3), de la misma manera podemos comprender las diversas redes sociales que existen en la actualidad, a su vez, los individuos actúan mediante situaciones cotidianas que ellos comprenden como básicas dentro de su comprensión comunitaria.

En la actualidad existen problemáticas y divisiones en las redes sociales, como culturales, sociales, religiosas, políticas, entre otras, estas divisiones son efecto de las redes  que propician la libertad de expresión, pero a veces la libertad se convierte en ataques, es por eso que las redes sociales se han vuelto los jueces de la actualidad y nosotros también somos parte de la misma, las situaciones que se muestran pueden crear diversas reacciones, provocan en algunos casos diversión, indignación, enojo, felicidad, las redes han provocado una serie de reacciones sentimentales básicas en los humanos, sin embargo:

“La idea básica del enfoque de redes es que los individuos son actores intencionales, con motivaciones sociales y económicas, cuyas acciones están influenciadas por una red de relaciones en las cuales están incrustados” (Granovetter, 1973).

Muchas veces, las diversas reacciones que se vuelven virales pueden definir el futuro de las personas, en algunas situaciones son justas, son de divulgación de alguna situación inmoral, son defensa para situaciones en las que sino se publicara, no se tendría una acción por parte de las autoridades, sin embargo, existen situaciones en las que se desacredita a la persona, se le juzga, y se le selecciona como culpable, pero en realidad juzgamos desde nuestra perspectiva social y cultural y es lo que provoca etnocentrismo o tecnocentrismo, una nueva manera en la que reflejamos nuestro disgusto a situaciones que no compartimos con los demás, esto provoca división, peleas, se hace viral y se tiene como tendencia en cualquier red social, habrá quienes los defiendan, los juzguen y quienes sean neutrales, pero en su mayoría se les juzga por las acciones e incluso después de encontrarlos culpables en una red social, se les juzga ante la ley de su país o comunidad y se les crea una sentencia real.

Pero ¿podemos creer que los comentarios sean cien por ciento real?, en la actualidad conocemos las granjas de bots que se han creado para defender y hundir personas e ideales de otros, ¿en realidad somos libres en nuestra expresión? como humanos somos influenciables y seguimos lo que los demás hacen, por eso es que una crítica tal vez creada por una graja de bots es respaldada por una persona influenciada por comentarios positivos o negativos que se expresan por un favoritismo hacia cierto grupo o persona. Las libertades de expresión en las redes sociales son visibles, pero también influenciables. De esta manera juzgamos a terceros, encontramos víctimas y juzgamos culpables, hoy en día se juzga con la voz del pueblo, pero también con la voz de la influencia, juzgamos con un método Pilatos, nos dan a elegir culpables y que se seleccione la comunidad es el que merece sentencia.

Las redes nos acercan más a la globalización, nos han traído cosas buenas, cosas malas, movimientos y soluciones, pero en general las ideas son más libres y nuestros comentarios más escuchados, antes de juzgar hay que pensar, y juzgar no con influencia, pero con sapiencia.

Bibliografía.

Molina, J. y Ávila, J. (SF). “Antropología y redes sociales, una introducción a UCINET6-NETDRAW, EGONET, y el análisis comparado con SPSS”. Universidad Autónoma de Barcelona (UBC). Barcelona, España. Recuperado el 15 de julio del 2021, de: http://revista-redes.rediris.es/recerca/Egoredes/antropologia_y_redes_sociales.pdf

Granoveter, M. S. (1973), “The strenght of weak ties”, American Journal of Sociology, vol.78, (6), pp. 1360-1380.

Sobre el autor.

Jesus David Bazan Bonilla. Es estudiante de la Licenciatura en Antropología en la Universidad de las Américas Puebla.

Contacto: jesus.bazanba@udlap.mx

Descarga el artículo en PDF
Anterior La poética de Horacio y su vigencia en la actualidad
Siguiente Trata de personas