fbpx

Logros al enviar alertas a los estudiantes (primera parte)

Logros al enviar alertas a los estudiantes (primera parte)

La deserción escolar ha sido un tema medular y de gran preocupación para las instituciones educativas, pues según datos del INEGI, sólo ocho de cada cien alumnos que comienzan sus estudios universitarios logran terminarlos. También se muestra que uno de los principales factores asociados a la deserción escolar es el poco interés en el estudio que muestran los estudiantes durante su etapa académica, provocando con ello altos índices de reprobación. Ese poco interés podría estar matizado como distracción o falta de atención a los requisitos que en cada curso se establecen para su aprobación.

Una de las acciones que permite coadyuvar a reducir la reprobación estudiantil es el monitoreo e informe del rendimiento académico de cada alumno en términos de asistencia, calificaciones y reprobación de exámenes parciales y probabilidad de reprobar el curso. En este sentido, desde el semestre de primavera 2017 y ahora en otoño 2017 se ha operado con un sistema de alertas tempranas para las cinco secciones a cargo del maestro Francisco Calleja en la UDLAP, que han cursado contabilidad, tres de ellas financiera, una en costos y otra gerencial, en ambos semestres. Este sistema operado a través de la plataforma blackobard, consiste en enviar avisos a los alumnos, después del primer examen parcial, para aquellos alumnos que tienen una calificación reprobatoria, posteriormente al segundo parcial para quienes tienen un promedio reprobatorio de los dos parciales y al concluir el tercer examen parcial para quienes no aprobarían promediando los tres parciales. En cada aviso se menciona el riesgo de reprobar la materia, hay evidencia empírica de que quien reprueba el primer parcial de contabilidad financiera tiene mayores probabilidades de reprobar el curso, y se va acentuando la urgencia y gravedad del aviso conforme avanza el semestre.

Los primeros resultados son que el número de alumnos alertados disminuyó entre primavera y otoño de manera significativa, entendiendo que puede deberse a varias causas, por ejemplo: un cierto aprendizaje de la forma y fondo del examen difundido por los mismos alumnos que ya lo presentaron; un diferente tipo de alumno entre primavera y otoño, mejor en otoño en lo que se refiere a financiera y gerencial y mejor en primavera en costos, esto debido a su fecha de ingreso a la universidad. Un alumno que se inscribe a contabilidad financiera en otoño ha terminado recientemente su preparatoria y quien lo hace en primavera tiene algún tipo de rezago, sea porque no hizo estudios en el semestre anterior o, cuando menos, porque no los hizo en las materias que corresponderían al primer semestre. En cambio, un alumno que estudia contabilidad de costos en primavera ha cursado contabilidad financiera el otoño anterior y si deja costos para el otoño siguiente tiene un lapso de ocho meses sin ver contabilidad, lo cual puede afectarle desfavorablemente y llevarlo a reprobar el curso.

La población analizada, todos alumnos de dichas secciones, fue de 248 en primavera, 187 en contabilidad financiera, 47 en contabilidad de costos y 14 en gerencial, mientras que en otoño fue de 218, 138 en financiera, 33 costos y 47 en gerencial

Acerca del autor: Francisco Javier Calleja Bernal, es Candidato a Doctor en Educación con especialidad en Intervención educativa por la Universidad Anáhuac, campus Norte. Maestro en Enseñanza Superior por la Universidad La Salle y Maestro en Administración de Empresas con especialidad en Finanzas en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Asimismo, es Licenciado en Contaduría Pública en la Escuela Bancaria Comercial en ese entonces incorporada al Instituto Politécnico Nacional. Originalmente trabajó en el despacho Roberto Casas Alatriste, cuando este pertenecía a Coopers &Lybrand, ahora Price WaterhouseCoopers. Después ejerció como independiente y en la docencia. Se interesó en la didáctica de la contabilidad por buscar la mejora de las clases, le interesa mucho cómo transmitir conocimientos. Escribió la novela “Los Escorpiones en Octubre”, novela histórica combinada con un toque detectivesco. Fue profesor de tiempo completo en la Escuela Bancaria y Comercial, en la Universidad Anáhuac Campus Sur, en el Tecnológico de Monterrey Campus Cd. de México y en el 2014 ingresó a la UDLAP. Actualmente, brinda apoyo y cursos a profesores de la Universidad De Las Américas Puebla manejando la técnica de micro enseñanza, la cual ayuda a mejorar la manera de dar clases. De igual forma, imparte cursos de contabilidad financiera, contabilidad de costos, contabilidad gerencial, análisis y planeación financiera.

 

Por: Mtro. Francisco Javier Calleja Bernal
Profesor de tiempo completo del Departamento de Finanzas y Contaduría de la UDLAP
francisco.calleja@udlap.mx

Mtro. Javier Piñataro Plata
Jefe de Área de Desarrollo Docente de la UDLAP
javier.pinataro@udlap.mx

 

Contenido disponible en PDF

Anterior Logros al enviar alertas a los estudiantes (segunda parte)
Siguiente ¿Debe la ciencia definir sus objetivos por una percepción política de los problemas prioritarios?