fbpx

Inteligencia artificial, ¿un problema actual o futurista?

Inteligencia artificial, ¿un problema actual o futurista?

Lo hemos visto en películas apocalípticas o videojuegos de ciencia ficción; sin embargo, la humanidad ya ha sido testigo de las primeras controversias desatadas del poder que puede llegar a tener la IA sobre la raza humana. Es oportuno empezar a preguntarnos si serán estas generaciones las primeras en presenciar una verdadera lucha de la humanidad contra robots al mero estilo de Terminator, cuáles son los verdaderos peligros y cómo podemos evitar una catástrofe para la humanidad.

¿Estamos muy lejos aún?

Poco a poco la IA ha ido ganando terreno en diversos aspectos alrededor del mundo. Actualmente somos testigos de exitosos proyectos donde robots han desempeñado funciones que se creían imposibles como: Robominer, utilizado para explorar minas, evitando así exponer la vida de los mineros, o sophia, capaz de simular expresiones humanas y entablar una conversación naturalmente.

Aunque estos proyectos no suenan nada aterradores; al contrario, proponen una alternativa ventajosa para el ser humano, la línea entre deslindarnos de actividades y poner la IA en una posición ventajosa contra la raza humana es muy delgada.

Según un estudio realizado por la Universidad de Oxford en el Instituto Futuro de la Humanidad, en los próximos 10 años, los sectores en los que la IA estará presente irá en aumento, reemplazando primero millones de trabajos como choferes, asesores escolares, o meseros y para 2053 se pronostica que puedan hacerse cargo de cirugías. Incluso se comenta que para el 2050 la mitad de los trabajos serán reemplazados por robots.

Pero, ¿Cuáles son los verdaderos peligros a los que nos enfrentamos?

Según Stephen Hawking “El desarrollo de la inteligencia artificial podría ser lo mejor o lo peor que le ha pasado a la humanidad, simplemente debemos ser consientes de los peligros, identificarlos, usar las mejores practicas posibles y prepararnos por adelantado para las consecuencias.” aseguró el científico. Recientemente escuchamos una postura aun más alarmante por parte del emprendedor Elon Musk quien advirtió que la IA es una amenaza contra la humanidad.

Lo cierto es que por falso que parezca, el desarrollo de “robots asesinos” para uso militar por parte de potencias mundiales como china y EU es un plan en desarrollo que pone en evidente riesgo a la raza humana.

“Sin normas internacionales claras, podemos entrar en una era en la que algoritmos, no personas, decidirán sobre la vida y la muerte”, señaló en un comunicado Daan Kayser, líder del proyecto en armamento autónomo a ONG Pax organización dedicada a la defensa de la paz con sede en Holanda.

¿Hemos sido testigos ya de los primeros peligros?

Aunque muchos aseguran que esta realidad es muy lejana para alarmarnos, existe evidencia irrefutable que sugiere que estamos más cerca de lo que pensamos. A todos nos sorprendió la noticia del 2017 acerca de un proyecto de Facebook en el que desarrollaba IA para mejorar sus chatbots e increíblemente al poner a dos maquinas a conversar entre sí, descubrieron que “Alice y Bob” habían inventado un nuevo lenguaje para comunicarse entre sí al cabo de días. Aunque los encargados aseguran que la decisión de desconectarlos no fue guiada por miedo a su autonomía sino por la dificultad de dar seguimiento al proyecto, este es un claro ejemplo de la desventajosa posición en la que podemos llegar a encontrarnos al dar tan solo un poco de libertad a la IA.

Incluso la superioridad de la IA sobre la humanidad puede llegar de una manera mas directa; noticias como el controvertido programa en el que Estados Unidos quiere dotar de inteligencia artificial a sus tanques expone lo cerca que está la humanidad de otorgar directa y deliberadamente un poder excesivamente peligroso no solo para la raza humana sino para la vida como la conocemos.

¿Hay necesidad de alarmarnos desde ahora?

No necesitamos mas que echar un vistazo a la última estrategia de Google, que consiste en un botón que patentó con la finalidad de apagar toda inteligencia artificial si en algún punto amenaza a los seres humanos, para darnos cuenta de la vulnerable posición en la que podemos encontrarnos en un futuro cercano.

Al ser una amenaza directa contra la seguridad e integridad del ser humano, este tema debería ser de vital importancia y establecer desde ahora, antes de que sea tarde, códigos morales inquebrantables para todos los desarrollos de IA en el mundo. Si bien, existe una realidad en la que la IA sea solo una especie de asistente del ser humano, no deja de ser un terreno peligroso, pues no se necesita mucha imaginación para pensar como sería el mundo en poder de una inteligencia carente de emoción, empatía y sentido moral.

Bibliografía:

 

Autor: Carla Patricia Escayola Cornelio

Estudiante de la Maestría en Administración de Empresas, UDLAP.

 

Contenido disponible en PDF

Anterior Your cellphone is listening to you!
Siguiente La participación de las mujeres en el sector tecnológico en México