Discriminación en el mercado de trabajo

Discriminación en el mercado de trabajo

No es de extrañar que haya trabajadores que, aunque desempeñen las mismas funciones en un mismo puesto de trabajo, sus salarios sean distintos. Esta diferencia salarial podría ser causada por la discriminación laboral que ocurre cuando las empresas ofrecen distintos salarios para un mismo puesto de trabajo dependiendo del género, edad, religión, estado civil, preferencia sexual, fenotipo, u otras características personales del trabajador que no están relacionadas con sus habilidades, conocimientos, aptitudes y/o grados académicos.

El mercado laboral está lleno de ejemplos de discriminación, desde los trabajos en los que se requieren conocimientos especializados hasta los trabajos para personas poco cualificadas. En el primer caso, dentro del campo de la medicina (donde hay una gran inversión en capital humano/conocimientos/habilidades) los salarios de los especialistas pueden llegar a ser más altos si se trata de médicos del sexo masculino (cardiología, neurología, cirugía plástica, urología, entre otras), además de que tienen más citas/clientes que las médicos con la misma especialidad. Pero incluso, en trabajos que requieren baja cualificación ocurre discriminación laboral, por ejemplo, en el lobby de una empresa con dos recepcionistas del sexo femenino, es probable que la diferencia en el fenotipo (si una es alta y blanca, mientras que la otra es baja y morena) provoque distinto salario entre ellas aunque las funciones del puesto sean idénticas.

Pero, ¿quién es el responsable de estas diferencias salariales basadas en características personales del trabajador? La respuesta fácil sería decir que son los empleadores, después de todo ellos son los que deciden pagar distintos salarios para un mismo puesto de trabajo, pero ¿sería correcto decir algo así?, quizás habría que ir más a fondo, ya que la discriminación laboral es un reflejo de los prejuicios que prevalecen en la sociedad. Los empresarios que no la practican están en ventaja de los que sí lo hacen, ya que en un mercado competitivo, eventualmente, los primeros terminarán sustituyendo a los segundos.

De esta manera, los mercados competitivos son una solución natural al problema de la discriminación laboral. A pesar de su importancia, se trata de un tema con mucho contenido emocional que provoca fuertes debates entre los economistas laborales, quienes –a pesar de todo– tratan de estudiarlo de manera objetiva. No obstante, para estos economistas aún es complicado medir el grado de discriminación existente en el mercado de trabajo. 

Acerca del autor: Gracias a una beca otorgada por el CONACyT para realizar estudios de posgrado en el extranjero obtuvo el grado de Doctor en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid (Doctorado con Mención de Calidad en el extranjero) con Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad (máxima calificación otorgada por las universidades españolas). Obtuvo el Premio Extraordinario a la Mejor Tesis Doctoral de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid en el Ciclo Académico 2009 – 2010. Realizó sus estudios de Maestría en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid y sus estudios de Licenciatura en Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana – I, en la que se le otorgó la Medalla al Mérito Universitario por obtener la calificación promedio más alta de la generación 2004. Al inicio de su Licenciatura obtuvo una beca por parte del Istituto Italiano di Cultura della Cittá del Messico, lo que le permitió el conocimiento de la lengua, cultura e historia italiana a la par de sus estudios en Economía. En materia docente imparte las asignaturas: Macroeconomía II, Análisis de Inversiones I y II, Economía Financiera, Microeconomía I, Econometría II, Principios de Economía, Finanzas Internacionales, y Principios de Microeconomía. Como investigadora, publica artículos en revistas arbitradas e indizadas, sus trabajos de investigación se centran principalmente en Economía Financiera (Teoría de la Inversión: Fondos de Inversión, Microestructura de los Mercados Financieros, Gestión de Carteras, Información Asimétrica, entre otros). Además, ha sido miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del CONACyT, Miembro del Comité del Programa de Honores y Miembro del Comité de Presupuestos. En la UDLAP se desempeña actualmente como Profesora-Investigadora de Tiempo Completo, Miembro del Consejo Académico y Directora Académica del Departamento de Economía en la Escuela de Negocios y Economía (EDNE). En materia de divulgación, es Columnista en e-Consulta y en los Periódicos El Sol de Puebla y Milenio, sitios en los que publica artículos sobre temas económicos relevantes. 

Por: Dra. Elitania Leyva Rayón.

Directora académica del Departamento de Economía ,UDLAP.

elitania.leyva@udlap.mx

Disponible formato PDF.

Anterior El avance de Amazon
Siguiente El rol de la dramaturgia en la danza contemporánea