Nanomedicina y liberación de fármacos

Nanomedicina y liberación de fármacos

La nanotecnología es el diseño y la manufactura de materiales a nivel atómico y molecular (nivel nanométrico) que actualmente ofrece una serie de aplicaciones en muchas áreas, dentro de las cuales, el sector salud es una de las que presenta mayores expectativas para el ser humano. En este sentido, la aplicación de la nanotecnología en el campo médico o de la salud humana es lo que se denomina como nanomedicina. En esta rama se estudia el uso de materiales nanoestructurados, bioestructuras y nanodispositivos para mejorar los sistemas y procedimientos biomédicos, en donde la liberación de fármacos, el nanodiagnóstico y la medicina regenerativa son las áreas de investigación que han atraído la atención del mundo científico.

En cuanto a la liberación de fármacos, las innovaciones nanotecnológicas van en el sentido de orientar de manera directa y adecuada los principios activos que constituyen el medicamento hacia el organismo afectado. El sistema de liberación de fármacos, formado por un principio activo y un sistema transportador, ha sido posible porque la nanotecnología desarrolló sistemas a escala nanométrica, permitiéndoles que atraviesen poros y membranas celulares. Esto se ha reflejado en el incremento de la efectividad del medicamento mediante el control de la dosis requerida para el paciente, así como también en la disminución de la toxicidad, asociada al fármaco, en otros órganos, tejidos y células no dañadas.

A la fecha, existen distintos tipos de sistemas de liberación de fármacos, los cuales se diferencian en su composición y estructura compartiendo todos ellos la misma finalidad: transportar de manera controlada y específica los fármacos correspondientes, tratando de evitar los problemas relacionados con la solubilidad del fármaco y proporcionando vías alternas a su administración tradicional. Dentro de los sistemas de liberación de fármacos en nanomedicina se pueden mencionar a los liposomas, las micelas, los dendrímeros, las nanopartículas, los nanotubos y los conjugados poliméricos.

Las características de cada sistema de liberación de fármacos han permitido que el principio activo pueda permanecer más tiempo en el organismo sin sufrir una degradación prematura, así como estar unido a una superficie por medio de interacciones químicas y físicas, y ser encapsulado y entregado de manera controlada al órgano, tejido y célula correspondiente. Dentro de los padecimientos en donde la nanomedicina aplica la liberación de fármacos se encuentran las terapias de cáncer, terapias anticoagulantes, los procesos neurodegenerativos y de dolor, entre otros.

Acerca del autor: el Dr. Felipe Córdova Lozano es químico de formación (BUAP), con una maestría en ciencias con especialidad en Ingeniería Química (UDLAP) y un doctorado en química con especialidad en química molecular y estructural de la Université Joseph-Fourier en Grenoble Francia. El Dr. Felipe Córdova Lozano ha publicado 13 artículos con arbitraje a nivel internacional, dirigido 15 tesis de licenciatura y 1 de maestría, participado en congresos nacionales e internacionales relacionados en aspectos con la electroquímica, el modelaje teórico y la conservación del ambiente. Ha participado en proyectos de empresas como Janssen (empresa farmacéutica) y Jumex (líderes en jugos y néctares del país). Ha impartido conferencias en diferentes preparatorias del estado de Puebla y varios estados de la república enfocadas al aspecto práctico de la química.

Por: Dr. Felipe Córdova Lozano
Profesor de Laboratorio del Departamento de Ciencias Químico-Biológicas de la UDLAP
felipe.cordova@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Opciones para el futuro de la música clásica
Siguiente Los actuarios y su campo laboral