El mercado laboral

El mercado laboral

Espacio en el que ha aparecido el artículo y fecha en que ha sido publicado: e-consulta (08-06-2016).

 

Todas las personas que ocupan un puesto de trabajo en la economía formal reciben un salario. Por ello, es importante tener la mayor claridad posible en los determinantes salariales. Comencemos con los convenios colectivos (negociación entre empresas y trabajadores) que pueden aplicarse a las empresas que lo han firmado o pueden extenderse a todas las empresas del sector o incluso a la economía en su conjunto. La negociación colectiva predomina en la mayoría de los países europeos. Sin embargo, en países como Estados Unidos o Japón, la negociación colectiva desempeña un reducido papel debido a diferencias institucionales.

Por otra parte, en todos los países hay fuerzas comunes en relación al mercado laboral que debemos tener en cuenta:

  1. a) La mayoría de los trabajadores percibe un salario superior a su salario de reserva, es decir, un salario lo suficientemente alto para que prefieran estar ocupados que desempleados.
  1. b) Los salarios dependen de la situación del mercado, es decir, cuanto más baja es la tasa de desempleo más altos son los salarios.

En el primer caso, un factor importante en la determinación del salario es el poder de negociación del trabajador, es decir, cuanto mayores sean las cualificaciones necesarias para realizar un trabajo, cuanto más caro le resulte a una empresa sustituir al trabajador y cuanto más fácil le resulte al trabajador encontrar otro empleo, mayor será este poder de negociación.

Así, el poder de negociación del trabajador depende del puesto que ocupe, si las cualificaciones necesarias pueden enseñarse rápidamente y hay un gran número de personas dispuestas a aprenderlas, es improbable que el trabajador tenga siquiera algún poder de negociación. En cambio, si el trabajador conoce perfectamente el funcionamiento de la empresa (como los directores generales y los gerentes regionales) o son pocos los trabajadores con las cualificaciones necesarias, podría ser muy difícil y costosa su sustitución, lo que le confiere más poder de negociación,  por lo que si exigiera un salario más alto la empresa podría llegar a la conclusión de que lo mejor es dárselo.

En el segundo caso, cuando la tasa de desempleo es baja, es más difícil para las empresas encontrar un sustituto aceptable y más fácil para los trabajadores encontrar otro empleo, por lo que en estas condiciones los trabajadores poseen mayor poder de negociación. No obstante, si la tasa de desempleo es alta, será más complicado para las trabajadores encontrar otro empleo y más sencillo para las empresas encontrar buenos sustitutos, en esta situación los trabajadores podrían verse obligados a aceptar un salario inferior.

En este sentido, cabe mencionar que la Tasa de Desempleo es una de las principales preocupaciones de un gobierno, ya que ésta suministra información sobre el funcionamiento de la economía. Sin embargo, si el cálculo de esta Tasa es incorrecto podríamos inferir erróneamente la dirección en la que va una economía.

Para explicar lo complejo que resulta el análisis de la Tasa de Desempleo, veamos algunas definiciones: el Empleo es el número de personas que tienen trabajo; el Desempleo es el número de personas que no tienen trabajo pero están buscando uno; la suma del Empleo y del Desempleo se conoce como Población Activa (cabe aclarar que las personas que no tienen trabajo pero que tampoco están buscando uno se denominan Población Inactiva). La Tasa de Desempleo es el cociente entre el Desempleo y la Población Activa. No obstante, el cálculo de esta Tasa es más complicado de lo que parece debido a que para que una persona se considere desempleada debe cumplir 2 condiciones: no tener empleo y estar buscando uno.

Al respecto, la segunda condición es difícil de valorar, la complicación radica en que una persona activa necesita comer independientemente de si tiene empleo o no, de modo que buscará la manera de obtener dinero para poder alimentarse, lo que puede llevarla a realizar actividades ubicadas dentro de la economía informal (trabajo doméstico, ambulantaje, venta de enseres domésticos, etc.) o incluso a realizar actividades económicas ilegales (tráfico de drogas, contrabando de armas, trata de blancas, etc.).

Tanto la economía informal como las actividades económicas ilegales forman parte de economía sumergida, la cual genera competencia desleal entre los agentes económicos y daño económico al fisco. Aunado a lo anterior, si una persona obtiene ingresos a través de la economía informal, esa persona podría ser considerara como un trabajador autónomo, trabajador independiente o empresario individual en las grandes encuestas a los hogares que se realizan en varios países y, por tanto, no entraría dentro de la estadística del Desempleo, proporcionando así un indicador insatisfactorio para estimar la Tasa de Desempleo.

Acerca del autor: Gracias a una beca otorgada por el CONACyT para realizar estudios de posgrado en el extranjero obtuvo el grado de Doctor en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid (Doctorado con Mención de Calidad en el extranjero) con Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad (máxima calificación otorgada por las universidades españolas). Obtuvo el Premio Extraordinario a la Mejor Tesis Doctoral de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid en el Ciclo Académico 2009 – 2010. Realizó sus estudios de Maestría en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid y sus estudios de Licenciatura en Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana – I, en la que se le otorgó la Medalla al Mérito Universitario por obtener la calificación promedio más alta de la generación 2004. Al inicio de su Licenciatura obtuvo una beca por parte del Istituto Italiano di Cultura della Cittá del Messico, lo que le permitió el conocimiento de la lengua, cultura e historia italiana a la par de sus estudios en Economía. En materia docente imparte las asignaturas: Macroeconomía II, Análisis de Inversiones I y II, Economía Financiera, Microeconomía I, Econometría II, Principios de Economía, Finanzas Internacionales, y Principios de Microeconomía. Como investigadora, publica artículos en revistas arbitradas e indizadas, sus trabajos de investigación se centran principalmente en Economía Financiera (Teoría de la Inversión: Fondos de Inversión, Microestructura de los Mercados Financieros, Gestión de Carteras, Información Asimétrica, entre otros). Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del CONACyT. En la UDLAP se desempeña como Profesora-Investigadora de Tiempo Completo, Miembro del Consejo Académico, Miembro del Comité del Programa de Honores, Miembro del Comité de Presupuestos, y Directora Académica del Departamento de Economía en la Escuela de Negocios y Economía (EDNE). En materia de divulgación, es Columnista en e-Consulta y en los Periódicos El Sol de Puebla y Milenio, sitios en los que publica artículos sobre temas económicos relevantes.

Por: Dra. Elitania Leyva Rayón

Directora Académica del Departamento de Economía.

elitania.leyva@udlap.mx

Disponible formato PDF. 

Anterior Estrategia y negocios: ¿cuánto es suficiente para nuestra empresa?
Siguiente Fenómenos hidrometeorológicos