fbpx

Formas en que nos traiciona nuestra intuición

Formas en que nos traiciona nuestra intuición

Normalmente vivimos nuestra vida sin pensar mucho en el entorno que nos rodea, confiamos en nuestros sentidos y nos dejamos llevar por un “piloto automático” sin saber que en realidad el mundo que percibimos no es el mismo que el mundo en que vivimos. Nuestro cerebro funciona de manera compleja, interpreta nuestra realidad a su manera y nos presenta una versión que puede no ser igual a la de los demás. The invisible gorilla and other ways our intuition deceives us es un libro publicado en el 2010, escrito por los psicólogos Christopher Chabris y Daniel Simons. La obra habla de 6 ilusiones que afectan nuestro comportamiento día con día, ya sea en pequeñas cosas sin importancia o en situaciones trascendentales. Las 6 ilusiones son las ilusiones de atención, memoria, confianza, conocimiento, causa y potencial.

La ilusión de atención se refiere a que vemos menos de nuestro mundo de lo que pensamos, además no somos conscientes de estos límites. Creemos que ponemos atención a los detalles, pero en realidad muchas cosas pasan desapercibidas, esto nos puede llevar a tomar decisiones confiando excesivamente en nuestra vista y demás sentidos. El notar estos eventos imprevistos no depende de la capacidad de prestar atención, sino de cómo se presente la situación ya que la atención es limitada, si le prestamos más atención a un objeto le restamos atención a otro. Mientras más nos concentremos en una tarea o esta sea más difícil, es menos probable que notemos algo inesperado, no importa que tan llamativo sea el objeto o situación.

La ilusión de memoria es la diferencia ente como pensamos que nuestra memoria funciona y como funciona en realidad. Hay una gran diferencia entre lo que recordamos y lo que creemos que recordamos, nuestra memoria no solo depende de lo que paso, si no de lo que sentimos, percibimos y creemos que tiene sentido. No somos capaces de recordar cada detalle, los agrupamos en categorías y esto es lo que recordamos. Normalmente no ponemos en duda lo que recordamos, lo que nos lleva a no darnos cuenta de que tenemos esta limitante.

La ilusión de confianza tiene dos partes. Por un lado, tendemos a sobreestimar nuestras habilidades, creemos que somos más hábiles de lo que somos. En realidad, ocurre lo contrario; las personas menos hábiles tienden a sobreestimar sus habilidades más que aquellas que en realidad son más hábiles. Si una persona piensa que es buena en algo, aunque no lo sea, es menos probable que trate de mejorar en dicha actividad, lo que hace que nunca mejore. Por otra parte, tendemos a pensar que las personas seguras de sí mismas son más inteligentes y competentes. No elegimos a los líderes por sus habilidades, sino por la confianza que demuestran.

La ilusión del conocimiento consiste en creer que entendemos algo porque nos es familiar. Creemos que sabemos cómo funciona una bicicleta porque hemos manejado una, o que comprendemos los temas de un examen por leer muchas veces nuestros apuntes. Es muy pocas ocasiones nos interesa poner a prueba nuestro conocimiento, aunque es relativamente fácil, puedes tratar de autoevaluar lo aprendido o explicar la forma en que funciona una bicicleta. El problema con medir tú mismo tu conocimiento es que te centras en aquello que si sabes, y pasas por alto aquello que no, así que puedes pensar que comprendes algo de lo que no tienes idea.

La ilusión de causa surge de nuestra habilidad de detectar patrones, aunque en realidad no existan. Podemos observar eventos completamente aleatorios, pero nuestra forma de entender el mundo hace que encontremos patrones donde no los hay, como ver rostros dibujados en nuestra comida. Nuestras propias expectativas hacen que busquemos desesperadamente patrones para probar nuestras ideas, por lo que los encontramos fácilmente. Además, podemos asumir causalidades de un evento, llegamos a creer que dos eventos están relacionados, ya sea porque sucedieron en la misma fecha, mismo lugar o giran en torno a un mismo tema, esto no significa que un evento causo al otro. Puede que la relación entre los dos sucesos sea completamente aleatoria, pero nuestra mente conecta los acontecimientos para darle sentido a una idea.

La ilusión del potencial nos hace pensar que tenemos una gran capacidad cerebral sin usar, esperando a que descubramos como desencadenarla. Esto viene de las creencias de que el cerebro humano puede ejecutar tareas de una forma extraordinaria, mucho mejor que el promedio que observamos día a día, y que este potencial puede ser alcanzado rápida y fácilmente usando las técnicas correctas. Nuestras capacidades mentales nunca están limitadas, pero no podemos mejorarlas sin esfuerzo, los expertos en diferentes campos han pasado mucho tiempo practicando y perfeccionando habilidades hasta llegar al nivel en que se encuentran.

 

Referencias

[1] Chabris, C,. Simons, D.. (18 de mayo de 2010). The invisible gorilla and other ways our intuition deceives us. NA: RBA, 2011.

Acerca de la autora:

Karina Lucero López Gastellou es estudiante de la licenciatura en Banca e Inversiones en la Universidad de las américas Puebla. Es miembro del programa de honores de su universidad desde el 2019, colaborando con el doctor Felipe de Jesús Bello Gomez en el proyecto “neurociencia, economía conductual y cultura del altruismo y la empatía”. 

Por: Karina Lucero López Gastellou

Estudiante de la licenciatura en BAnca e Inversiones en la UDLAP

Contenido disponible en PDF

Anterior Lloronas de carne y hueso
Siguiente El Impacto del Coronavirus en el Mundo y México ¿Qué pasará después?