Cuando los gigantes dominaban la Tierra

Cuando los gigantes dominaban la Tierra

La primera película de Jurasic Park usaba la expresión que da nombre a este artículo para recordar esa remota época cuando los Tiranosaurios y otros dinosaurios semejantes eran los amos del planeta.

En el mundo de los negocios tendremos que adoptar la frase, pero la conjugaremos en futuro, ya que no parece haber un sector que escape a las fusiones de empresas que están creando verdaderos gigantes que dominarán la Tierra durante los próximos años. Aunque siempre ha sido una preocupación la existencia de corporaciones que son más grandes y poderosas que algunos países y, por lo tanto, capaces de sentirse ajenas a reglamentaciones y controles, el verdadero tema está en el interior de esas macro empresas, que bien pudieran llevar en sí mismas la clave de su posterior extinción.

Hay empresas sumamente grandes, extendidas por todo el orbe, Starbucks sería un ejemplo, pero que tienen a su favor el hecho de que la unidad de negocios esencial es siempre o casi siempre del mismo tamaño y éste es relativamente pequeño. Hablemos de la ciudad, país o continente que se guste un Starbucks es más o menos igual y no tiende a superar ciertas dimensiones, ni ciertas características básicas. No quiere decir que la empresa sea perfecta, pero hay una serie de elementos, una check list que quien ha adquirido una franquicia de esta compañía debe respetar y apegarse a los lineamientos fundacionales de la misma. No quiere decir que todos lo hagan a la perfección, pero el grado de dispersión es mucho menor que en otras empresas.

En cambio, hay empresas cuyas unidades básicas no son pequeñas, las farmacéuticas o las automotrices y muchas otras, que cuando se extienden a lo largo del planeta, realmente pueden llegar a diferir notoriamente de las características de la matriz o, cuando menos, descuidar ciertos aspectos que sus fundadores tenían por esenciales. A veces basta con pequeños ejemplos regionales, cuando una empresa comienza a extenderse y olvida fácilmente lo que la hizo importante con el público consumidor, las dificultades que se enfrentan al pasar de pequeña a mediana organización se ven reproducidos al pasar de mediana a grande y así sucesivamente. Lo que sigue después es la caída, más estrepitosa mientras más grande es la organización.

Las fusiones nos hablan de sinergias, pero uno de los principales enemigos de las organizaciones grandes es el crecimiento de los costos fijos, tanto en instalaciones como en sueldos de personal que duplica funciones a diferentes niveles de la organización; la dificultad de comunicación y la aparición de múltiples casos de aquella famosa anécdota “del teléfono descompuesto” son cuestiones diarias en este tipo de compañías; la incapacidad de adaptación a los diferentes entornos en que la entidad se desenvuelve o la excesiva adaptación a los mismos, olvidando los valores esenciales que motivaron su creación.

Por lo anterior, estemos críticamente atentos a estos procesos de crecimiento.

Acerca del autor: Contador Público con estudios de Maestría en Administración y candidato a Doctor en Educación. Con más de 40 años de experiencia docente y profesional en contabilidad, costos, análisis financiero y auditoría. 291 cursos impartidos en diversas universidades, de los cuales el 88% ha sido a nivel licenciatura y el resto en maestría. 194 módulos de diplomado impartidos a personal de diversas empresas. Autor de los libros “Contabilidad 1”, “Costos” y “Contabilidad Administrativa” con editorial Pearson. Articulista en diversos periódicos y autor de su propio blog “Visión Financiera”. Coordinador de las materias Contabilidad Financiera, Contabilidad de Costos, Análisis de Costos y Contabilidad Gerencial.

Por: Mtro. Francisco Javier Calleja Bernal.

Profesor de Tiempo Completo del Departamento de Contaduría, UDLAP

francisco.calleja@udlap.mx

Disponible formato PDF.

 

Anterior La respuesta inmediata en las redes sociales, implicaciones para el aprendizaje
Siguiente Un diseñador puede ser factor de decisión en una elección política