Crecimiento poblacional: detonante de una enorme necesidad energética

Crecimiento poblacional: detonante de una enorme necesidad energética

Actualmente somos alrededor de 7.5 mil millones de habitantes en nuestro planeta, con necesidades de todo tipo: comida, vestido, vivienda, educación y energía. En sus inicios, la humanidad basó su desarrollo en la agricultura, conviviendo armoniosamente con el medio ambiente. La revolución industrial –ocurrida en la segunda mitad del siglo XVIII– provocó cambios abruptos en todos los ámbitos de la humanidad. Poco a poco, la economía dejó de basarse en la agricultura para hacerlo en la industria: la gente dejó el campo y emigró a las ciudades; la máquina de vapor coronó la revolución industrial, y así, la industrialización de la humanidad. James Watt patentó su máquina de vapor en 1769, marcando el inicio de enormes progresos humanos, pero también, desafortunadamente, el inicio del desequilibrio ecológico de nuestro planeta.

A partir de la revolución industrial la población mundial creció exponencialmente. En 1804, existían mil millones de habitantes: en 2018, somos alrededor de 7.5 mil millones de habitantes; sólo bastaron 214 años para ver un crecimiento de 6.5 mil millones de habitantes más, y todos con necesidad de energía para su supervivencia diaria. Tanto China, como la India, cuentan con alrededor de 1,300 millones de habitantes cada uno; México, 126 millones; Estados Unidos, 326 millones, y así sucesivamente. ¡Somos muchos y requerimos de energía! La edad promedio de la población en los países desarrollados es superior a 35 años, mientras que, en los países en vías de desarrollo, es de menos de 30 años; dado que la joven población mundial continuará aumentando en los próximos años, las necesidades energéticas también crecerán.

El consumo de energía eléctrica es importante en todas las actividades humanas. En México, por ejemplo, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) proporciona servicio de energía eléctrica a alrededor de 40.6 millones de clientes, de los cuales, el 88.57% son clientes del sector doméstico, 0.32% agrícola, 0.8% del industrial, 9.80% del comercial, y 0.51% de servicios. La industria representa el 57.14% del total de ventas de CFE, contra un 26.58% del sector doméstico. ¡Se requiere de una gran cantidad de energía eléctrica para el desarrollo de un país! Imaginemos a un gigante como China y a un gran consumidor como Estados Unidos. China consume 5,219 TWh, en tanto que Estados Unidos consume 3,867 TWh, a pesar de que China cuenta con alrededor de mil millones de habitantes más que Estados Unidos. Y aún peor, Estados Unidos produce alrededor del 80% de su energía eléctrica a través de la quema de combustibles fósiles, o sea, contaminando nuestro medio ambiente, y no es el único país en el mundo. Entre más población, mayor necesidad de energía y, desafortunadamente, mayor contaminación: cruda realidad que está en nuestras manos resolver.

Acerca del autor: Dr. Pedro Bañuelos Sánchez. Obtuvo su doctorado en Ingeniería Eléctrica en la Université Pierre et Marie Curie – Escuela Superior de Electricidad (Supelec), Francia, en 2001. Obtiene su Maestría en Ciencias con Especialidad en Electrónica y Licenciatura en Ingeniería Electrónica y Comunicaciones en la Universidad de las Américas Puebla, en 1995 y 1992 respectivamente. Actualmente es Profesor en la Universidad de las Américas Puebla donde dirige investigación concerniente al área de Electrónica de Potencia. Su campo de interés incluye corrección del factor de potencia, calidad de la energía eléctrica, convertidores de potencia para fuentes de energía no convencionales, energía fotovoltaica y energía eólica. Ha publicado más de 65 artículos en revistas arbitradas y congresos nacionales e internacionales. Es autor de dos libros y de un capítulo de otro libro, todos relacionados a convertidores de potencia y energías renovables. Ha dirigido 15 tesis de maestría y 45 tesis de licenciatura. Ha sido Investigador Asociado en el Centro Nacional de la Investigación Científica (CNRS)-Laboratorio de Electrotécnia de Grenoble (LEG) del Instituto Nacional Politécnico de Grenoble, Francia, 2006; Investigador Visitante en la Universidad Picardie Jules Verne en el Laboratorio de Nuevas Tecnologías, Amiens, Francia, 2003; Investigador Visitante y Profesor Visitante en Appalachian State University, Boone, Carolina del Norte, Estados Unidos, 2010 y 2014 respectivamente. Ha sido Sinodal Invitado para tesis doctoral en la Escuela Superior de Electricidad (Supelec) – Universidad Paris XI, Orsay, Francia; en la Universidad Politécnica de Cataluña, Barcelona, España; en el Centro Nacional de Investigación y Desarrollo Tecnológico (CENIDET); y en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), México. Ha participado como Instructor en el programa para jóvenes talentosos CTY (Center for Talented Youth) de Johns Hopkins University en 20008, de 2010 a 2013, y en 2015. Recibió el Premio a la Docencia de la Universidad de las Américas Puebla en 2003 y 2004, y ha sido nominado a dicho premio en múltiples otras ocasiones. Miembro del Instituto de Ingenieros en Eléctrica y Electrónica (IEEE), el más grande y mundialmente reconocido instituto de ingenieros en el área. Miembro de la Sociedad Mexicana en Electrónica de Potencia (SOMEP). El Dr. Bañuelos fue miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), México. Ha sido Presidente General del Congreso Internacional en Electrónica de Potencia (CIEP) en 2006, y del Congreso Internacional en Electrónica, Comunicaciones y Computadoras (CONIELECOMP) en 2006. Además, el Dr. Bañuelos cuenta con una patente por un dispositivo para generar energía eléctrica por medio de olas de mar, y tiene dos solicitudes de patente en el área de energías renovables.

Por: Dr. Pedro Bañuelos Sánchez

Profesor del Departamento de Computación, Electrónica y Mecatrónica, UDLAP.

Contenido disponible en PDF

 

Anterior Sobre el origen de la práctica artística
Siguiente Arquitectura pública y ciudad