fbpx

Claude Monet: una mirada a través de la pincelada Impresionista

Claude Monet: una mirada a través de la pincelada Impresionista

 

“Todo el mundo discute mi arte y pretende comprender, como si fuera necesario, cuando simplemente es amor.” Claude Monet.

Acércate a la naturaleza. Admira los colores que vibran bajo el espectro de la luz, reconoce los puntos iluminados y las sombras que yacen bajo su ausencia. Siente el movimiento de la brisa corriendo por los pétalos de las flores y las hojas de los árboles. Captura el momento exacto donde el halo de luz es simplemente perfecto, donde esté en armonía con el movimiento de las olas o del pasto. Deja la esclavitud tecnológica por un momento y sumérgete en la pureza de la naturaleza.

Detrás del pincel

Claude Oscar Monet fue un pintor francés nacido el 14 de noviembre de 1840 en París, Francia, históricamente conocido por su técnica de pintura catalogada dentro del movimiento vanguardista del Impresionismo. Pero, es necesario remontarnos a su infancia y conocer el contexto sociocultural donde se desarrolla para entender el motivo de su arte. Desde muy joven descubre su talento por el dibujo y se dedica completamente a la producción de caricaturas de personas allegadas a él durante su adolescencia. Es en la pequeña ciudad de Le Havre donde se cría realmente y conoce a su primer mentor de pintura: Eugène Boudin, reconocido principalmente por sus pinturas de las bahías y los puertos. En una nota publicada por 50Minutos.es se señala que : “Es el primer maestro de Monet: le enseña el arte de la pintura al aire libre, donde la naturaleza es el modelo, y le aconseja que se vaya a París” (“Claude Monet : El impresionismo y su relación con la naturaleza (Biografía)”, 2017, párr. 1).

Es en París donde resiente la influencia de la Academia de Bellas Artes dentro de la evaluación de las obras que se producen, a pesar de que él estaba firmemente definido en su identidad como artista. Según los datos biográficos proporcionados por 50Minutos.es, no es hasta 1860 cuando se integra al estudio de Charles Gleyre para estudiar las bases de la pintura académica y conoce a sus colegas Sisley, Renoir y Bazille, con quienes fundarán el grupo de Los Rechazados cuando la Academia de Bellas Artes rechace sus pinturas en el Salón de Exposiciones. (“Claude Monet : El impresionismo y su relación con la naturaleza (Biografía)”, 2017, párr. 3).

Es importante mencionar que se vivían tiempos donde la revolución Industrial influenció en su totalidad a la sociedad mundial. En Francia se estaba concluyendo el imperio de Napoleón Bonaparte, se adoptaban las ideologías positivistas y se explotaba al máximo la economía renacida gracias al cese temporal de las guerras. El arte siempre se ha visto influenciado por las políticas sociales y culturales de la época donde se desarrolla, y el arte en tiempos de Monet vivía una de las transformaciones más importantes en la Historia del Arte: El arte realista como contraste al arte académico. Y es importante contemplar que es la oposición lo que marcaría el ritmo artístico de las Vanguardias, que vendrían después de concretarse el Impresionismo como un movimiento de forma oficial.

Con su obra Bain á la Grenouillère, pintada en 1869, descubre su voz artística, su estilo y su fascinación por el estudio de la luz, el color y su comportamiento en los cuerpos de la naturaleza, reconociéndolo como partidario a las técnicas impresionistas. Sin embargo, no es hasta 1872 que pintó Impresión: sol naciente, “obra que da nombre al movimiento Impresionista” (Farga, López; 2013, pág.315). Se dice que, durante la exposición del cuadro en 1874, el crítico de arte Louis Leroy, citado en 50Minutos.es (2017):

[…]evoca la obra de Monet en su informe de la exposición de 1874: «¿Qué representa este lienzo? Miren el catálogo. Impresión, Sol naciente. ¡Impresión, lo sabía! Ya me parecía, como estoy impresionado, tiene que haber impresión en él…»1 (Leroy 1874). Aun así, el grupo de artistas de vanguardia decide mantenerlo. (“Obras seleccionadas”, párr.4).

Fue a partir de ese año cuando su estilo se fue reconociendo entre los críticos y aficionados del arte. Retrataba la naturaleza y también a su familia (Camille o Alicia y sus hijos): “Aunque sus temas predilectos son los paisajes donde puede experimentar sus inquietudes pictóricas también se ocupó de temas figurados como La señora Monet (o mujer con sombrilla) [1875], Mujeres en el jardín [1867] , Playa de Trouville [1870]”. (Farga, López; 2013, pág.315). A pesar de su arduo trabajo en la producción de lienzos, sus pinturas no fueron vendidas como él esperaba, dejándolo en una situación de pobreza en muchas ocasiones y con problemas financieros importantes.

Participa en distintas exposiciones con la esperanza de ganar poco a poco el renombre de su trabajo y el disparo de las ventas de sus pinturas hasta que Paul Durand-Ruel, un amigo suyo, lleva las exposiciones a Nueva York donde la aceptación es mayor y los cuadros pertenecientes al impresionismo comienzan a venderse (“Claude Monet : El impresionismo y su relación con la naturaleza (Biografía)”, 2017, párr. 8). A partir del éxito americano es que Monet decide comenzar a pintar sus series, inaugurando su trabajo con Almiares [1891], aunque posiblemente su serie más reconocida sea El estanque de Ninfeas [1920-1926], pintado ya en su retiro, con dinero para vivir de forma decente y la adquisición de su propiedad en Giverny. El jardín de Giverny se convertiría como uno de los escenarios más vistos en la historia de la humanidad al darnos obras como El puente japonés [1899].

Los últimos años de Claude Monet se verían influenciados por su estudio acerca de las técnicas y pinceladas del arte y caligrafía asiática, llegando así a un concepto mucho más abstracto al momento de la consolidación y composición de sus obras. Es entonces cuando degrada el color, funde las pinceladas en la inmensidad del lienzo y crea tonos más sutiles de resplandores inigualables, concluyendo una vida llena de colores en 1926 a causa de una enfermedad pulmonar en Giverny, Francia.

¡Corre que se va el sol!

El trabajo de Claude Monet es incomparable dentro del mundo del arte. Como parteaguas al Impresionismo, las técnicas pictóricas de Monet se basan en las pinceladas suaves, rápidas y aleatorias con la intención de fundirlas en el ojo humano para dar el aspecto preciso del objeto a retratar. De acuerdo con Farga y López en su libro “Historia del Arte” (2013), el estilo de Monet se caracteriza de los siguientes aspectos: “Su pintura se caracteriza por una paleta de colores que se va aclarando poco a poco. Sus pinceladas se hacen cortas y rápidas. Los objetos se deshacen gracias a la luz. El dibujo pasa a un plano secundario” (pág. 315).

Una característica que compartía con sus colegas impresionistas era la tendencia a la pintura a campo abierto. Se rehusaban a pintar en estudios puesto que lo que buscaban era retratar el momento exacto de cómo sus ojos han captado el comportamiento de la luz, el movimiento de las hojas y la saturación generada por la intensidad de los rayos del sol. Muchas veces se vieron limitados por la lluvia y otros fenómenos naturales, pero persistieron en llevar el lienzo “al lugar de la batalla”. Es entonces que podemos categorizar los temas más frecuentes en las pinturas de Monet iniciando con los cuerpos de agua (mares, lagos, estanques y ríos), jardines naturales y paisajes arquitectónicos acompañados de una fuente de luz grande y poderosa. Fue preciso que Claude Monet hiciera investigaciones acerca de la composición de la luz y el color, la física y la adaptación de ésta en los cuerpos. Además, la invención de los tubos de pintura con base aceite facilitaron el proceso de pintura de los impresionistas al permitirles ganar tiempo con colores ya mezclados en lugar de utilizar las técnicas tradicionales de mezclar el polvo con el aceite.

Una frase perfecta para resumir la misión y deseo de Monet fue publicada por Khuri, citando a Brownridge para Wide Eyed (2020): “Monet “was desperate to paint the changing seasons and all the colors in the setting sun,” (“Portrait of an Artist: Claude Monet.”, 2020, pág. 76). El arte de Monet era instantáneo, casi apresurado por el tiempo cambiante de la naturaleza. Debía ser preciso, resistente a las adversidades y capaz de la retención de imágenes en su memoria con detalles específicos. La capacidad simplista de Monet sería el detonante del Movimiento Vanguardista Abstracto.

Por otra parte, su crecimiento como artista y su investigación de las técnicas asiáticas de pinceladas le sirvieron en sus últimos años de vida para sintetizar mucho más la aplicación de colores y el manejo de la fusión de las pinceladas para proponer un acercamiento diferente a la realidad. Los colores tuvieron más presencia y el objeto se perdía en el vaivén de las mezclas durante la interpretación del ojo humano. “If you take a deep look inside at some of my paintings, you can hardly tell what I’ve painted […] but when you step back a little, oh, look at this! It all starts to make sense” (“Getting to Know the Worlds Greatest Artists”, 2020, video).

Bienvenidos al salón de la fama

Con alrededor de 1400 obras de arte a lo largo de su carrera artística, el salón de la fama de Claude Monet se compone de las siguientes pinturas, basadas en un artículo publicado por H/A! (s.f.):

Fig 1

Fig. 1: Camille con un perrito (1866)

Fig 2

Fig. 2: La urraca (1869)

Fig 3

Fig. 3: Impresión, sol naciente (1872)

Fig. 4

Fig. 4: Las amapolas1 (1873)

Fig 5

 Fig. 5: La japonesa (1876)

Fig 6

Fig. 6: Acantilados de Etretat, atardecer (1885)

Fig 7

Fig. 7: La catedral de Rouen (1894)

Fig 8

Fig. 8: El puente de Charing Cross (1899)

Fig 9

Fig. 9: Los nenúfares(1926)

Monet: una mirada a través del pincel Impresionista

Aún en la actualidad, las pinturas de Monet siguen siendo una inspiración para la creación artística de las utilidades contemporáneas. Una nota publicada por Colombia.com (2018) señala que la joyería FREYWILLE ha lanzado una colección inspirada en la serie de pinturas de Las nenúfares. Así mismo, el estudio de las obras de Claude Monet y el grado de significancia en la enseñanza de las técnicas de su pintura son cruciales en la preparación de jóvenes artistas. La exploración de las Vanguardias Artísticas desarrolladas en el siglo XX y las propuestas del siglo XXI no serían posibles sin la ruptura de los cánones tradicionales por parte de los impresionistas.

Claude Monet revolucionó la pintura en el sentido de la apertura del panorama estético de apreciación artística al generar un estilo basado en la estimulación sensorial en su presente para la transmisión nostálgica de su experiencia a través del lienzo. Con pinceladas despreocupadas, es capaz de engañar el ojo de cualquiera para sumergirlo en el mundo fantasioso que sus pinturas construyen. Monet es el genio detrás de la simplificación de las cosas para la constitución de un todo y, sobre todo, del acercamiento a la admiración de la belleza natural.

Ahora sí, acércate a la naturaleza. Admira los colores que vibran bajo el espectro de la luz, reconoce los puntos iluminados y las sombras que yacen bajo su ausencia. Siente el movimiento de la brisa corriendo por los pétalos de las flores y las hojas de los árboles. Captura el momento exacto donde el halo de luz es simplemente perfecto, donde esté en armonía con el movimiento de las olas o del pasto. Deja la esclavitud tecnológica por un momento y sumérgete en la pureza de la naturaleza.

Mi jardín es mi más bella obra de arte.

-Claude Monet

Lirios en el jardín (1900) de Claude Monet

Lirios en el jardín de Claude Oscar Monet es una pintura realizada durante su estancia en Giverny, Francia, en el tiempo de su retiro. De la colección de pinturas del jardín de Giverny, Lirios en el jardín es posiblemente el más colorido, vibrante y estructurado de todos.

Fig 10

Fig. 10: Lirios en el Jardín (1900)

Si echamos un vistazo profundo a la pintura, podemos observas pinceladas más sueltas, con mucho más movimiento en la muñeca del artista. Pareciera como si las pinceladas pigmentaran en el punto principal de apoyo para degradarse haciendo un movimiento curveado, mucho más libre. Hay una pigmentación mayor en las zonas donde predominan las sombras y contrasta de forma armoniosa los tonos sepia con tonos pasteles.

El uso de la perspectiva es intuitivo, pareciera salido de la nada. Lo mejor es la proporción de una flor aparentemente gigante en comparación de una puerta oscura miniatura, acompañada por unas ventanas que reflejan los halos anaranjados de la puesta del sol. Utiliza un estilo de foco de campo, que, en fotografía, por ejemplo, se traduce a enfocar los elementos más cercanos y difuminar los elementos más alejados. La densidad del color de las flores principales en contra posición de los árboles que dejan caer sus hojas como una corriente de agua no solamente evocan a ese foco previamente mencionado, sino a la copia del movimiento generada por la brisa cálida de la primavera o el verano.

Claude Monet siempre fue un apasionado de los paisajes abiertos y pintó grandes obras donde los cuerpos de agua eran su mayor inspiración para la generación del reflejo de la luz y los demás elementos distorsionados por las moléculas del agua. Sin embargo, su serie del Jardín de Giverny, personalmente hablando, es una de las colecciones más alegres que llegó a pintar. La explosión de los colores vibrantes acompañadas de la creciente abstracción de su trabajo, mezcladas con la experiencia de toda una vida pintando impresiones, es lo que genera una especulación acerca del inconsciente que le ayudó a pintar esos cuadros.

Para esas épocas, Monet era un hombre retirado que había sobrevivido las adversidades de ser un artista creativo en tiempos donde la Academia de Bellas Artes establecía los requisitos de todas las producciones artísticas. El inicio del siglo XX significó el renombre de Monet y la admiración de su trabajo gracias a Nueva York. Entonces nuestro artista estaba gozando de la buena vida, siendo apasionado de su arte, creciendo sus estudios físicos y de caligrafía asiática, cultivando un jardín de ensueño que se convertiría en la musa de sus últimos días.

Lirios en el jardín es una obra maestra que es capaz de darle un toque de energía a nuestro día, pero si buscamos contemplarla por tiempos prolongados, es capaz de relajar nuestra mente y hacernos sentir que estamos en el jardín, disfrutando del aire fresco de un día caluroso de primavera. Es una obra que permite al espectador caminar por el sendero, oler el perfume de las flores y refugiarse en la casa de Monet, para ver nostálgicos el atardecer rozando cada una de las plantas del jardín. Para mí, no hay obra más simple y hermosa.

Referencias

“Claude Monet” (s.f.) H/A! https://historia-arte.com/artistas/claude-monet

50Minutos.es. (2017). Claude Monet: El impresionismo y su relación con la naturaleza. 50Minutos.es.https://eds-a-ebscohost-com.udlap.idm.oclc.org/eds/ebookviewer/ebook/bmxlYmtfXzE2MDYxOTBfX0FO0?sid=1600358f-2fd8-4689-8f98-d7a4fca904aa@sessionmgr4007&vid=4&format=EK&rid=1

Colombia.com (20 de abril de 2018). Claude Monet continúa inspirando tendencias en el mundo. Grupo Interlatinhttps://www.colombia.com/vida-y-estilo/moda-y-belleza/claude-monet-continua-inspirando-tendencias-en-el-mundo-187503

Farga, M; López, A. (2013). Historia del Arte. Pearson Educación de México. Segunda edición (revisada). Páginas: 315.

GettingtoKnow Inc. (2 de abril de 2020). GettingToKnow CLAUDE MONET. YouTubehttps://www.youtube.com/watch?v=3b668aY1Dgc

Khuri, R. (1 de enero de 2020). Portrait of an Artist: Claude Monet. Booklist 116 (9-10), 76. https://eds-a-ebscohost-com.udlap.idm.oclc.org/eds/pdfviewer/pdfviewer?vid=2&sid=1600358f-2fd8-4689-8f98-d7a4fca904aa%40sessionmgr4007

Musée d’Orsay (s.f.) Coquelicots [Amapolas]. Musée d’Orsayhttps://www.musee-orsay.fr/es/colecciones/obras-comentadas/pintura/commentaire_id/amapolas-9294.html?tx_commentaire_pi1%5BpidLi%5D=509&tx_commentaire_pi1%5Bfrom%5D=841&cHash=702bbb3caa

Acerca de los autores:

Estudiante de 4to semestre de Licenciatura en Comunicación y Producción de Medios en la Universidad de las Américas Puebla, donde es acreedora a la Beca Excelencia y es miembro reciente del Programa de Honores UDLAP bajo el proyecto Worlds of Journalism, coordinado por la Mtra. Josefina Buxadé Castelán. Así mismo, otra línea de investigación en la cual es partícipe es la recopilación de información periodística coordinado por la Dra. Sallie Hughes de la Universidad de Miami y el Dr. Rubén González de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Por otra parte, forma parte de la investigación: Implementación de módulos interactivos para la difusión de infografías en usuarios infantiles: una nueva estrategia de comunicación ante la exposición de temas sociales relevantes, apoyado por la Dra. Mariel García.  

Es miembro titular del programa de radio semanal Entorno Azteca transmitido por SET Radio, titular del proyecto cinematográfico Huellas y miembro reciente del grupo Guías UDLAP, donde realizó una ponencia en el Webinar “El poder de la radio”. Es apasionada de la escritura académica y creativa, amante de los animales y cinéfila de corazón.

Por: Bricia Paloma Castro Gómez. Estudiante de 4to semestre de Licenciatura en Comunicación y Producción de Medios en la Universidad de las Américas Puebla, donde es acreedora a la Beca Excelencia y es miembro reciente del Programa de Honores UDLAP bajo el proyecto Worlds of Journalism, coordinado por la Mtra. Josefina Buxadé Castelán. 

Artículo disponible en PDF.

Anterior Transformar al Cine: Alternativas viables ante la restricción por pandemias.
Siguiente El gran Gatsby y las filosofías más influyentes en la perspectiva Humanista