Las compras al menudeo están de fiesta

Las compras al menudeo están de fiesta

Este mes de Mayo el incremento al consumo al menudeo repuntó y esta oportunidad de inversión se ve en nuestro país como una oportunidad de generación de empleo. Este incremento se debe a varios factores, uno de estos es que el nivel de remesas aumentó según el reporte de bbrearch logrando un nivel mayor al 2006, al alcanzar los $2,4778 millones de dólares, reflejo del crecimiento de la demanda laboral en los Estados Unidos. La otra cara de la moneda es que no hay un ahorro en las familias mexicanas y no existen reservas en la economía familiar para enfrentar una contingencia económica.

El incremento al consumo al menudeo ha sido, en estos últimos, meses muy importante, sin embargo los empleos que esto genera, de primera mano, no son los que pudieran pagar a sus empleados salarios más altos y mejorar su calidad de vida. Otro punto a reconocer es que los negocios más favorecidos no son las conocidas tiendas de la «esquina», son las grandes cadenas comerciales como Walmart, Comercial Mexicana, Bodega Aurrera, entre otras, que inician el mes de julio con agresivas ofertas en franca competencia y tratando de aminorar las bajas ventas que esta temporada representa. Otra cadena que es de observarse es el Zorro abarrotero que está creciendo a pasos agigantados con un sector un poco desatendido por las tiendas como Cosco, Sams Club y City Club, sin embargo el crecimiento de las mismas se encuentra optimista.

Las ventas al menudeo y medio menudeo del mundo abarrotero reportarán estos meses un repunte financiero, una clave del éxito será que no sólo se concentren los bienes de consumo, sino en implementar políticas más  agresivas sobre los servicios de atención al cliente, sistemas de mercadeo que intensifiquen y generen las conductas de lealtad de los clientes a las grandes cadenas. La infraestructura y la calidad de la tienda es sumamente importante para este sector, Y un factor no menos importante será la seguridad que ofrezcan a sus clientes dentro y fuera de las tiendas.

La oferta de productos y la apertura de mercados, sin duda, dan oportunidad a los consumidores de obtener productos que sólo se encontraban en nuestro vecino del norte, sin embargo, las políticas de calidad en los productos y distribución de los productos nacionales ha aumentado y esto a generado confianza en el consumidor para preferirlos sobre los productos extranjeros.

Acerca del autor: Elizabeth Espinoza Monroy es Doctora en derecho con Mención Honorífica, por la Universidad Panamericana. Cuenta con una Maestría en Investigación y Docencia por la Universidad Nacional Autónoma de México, en la que obtuvo Mención Honorífica. Fue becaria CONACYT por la investigación titulada “Proyecto de Modelo para la Educación Jurídica Superior (Vida en el Aula)”, dentro del sistema de Excelencia del Posgrado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México. Asimismo, obtuvo una beca, otorgada por el CONACYT por la investigación intitulada “La educación jurídica superior”, para la realización de estudios de Posgrado. Desde 2009 es miembro del Sistema Nacional de Investigadores CONAC y T “C”. Ha colaborado en estudios realizados en conjunto entre México y la Unión Europea y la Secretaria de Educación Pública Federal a través de la Dirección General de Acreditación, Incorporación y Revalidación sobre los retos planteados para la internacionalización de la educación superior y las herramientas desarrolladas para facilitar la cooperación académica y la movilidad estudiantil. Autora de diversos artículos relacionados a la investigación en revistas jurídicas especializadas, ha publicado el libro Paradigmas de la educación jurídica de la editorial Porrúa, actualmente es profesor de tiempo completo de la Universidad de las Américas Puebla.

Por: Dra. Elizabeth Espinoza Monroy
Profesora de tiempo completo del Departamento de Derecho de la UDLAP
elizabeth.espinoza@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior La tecnología y el cambio
Siguiente Las funciones del dinero