El valor social de la publicidad

El valor social de la publicidad

Todos los días observamos y/o escuchamos anuncios publicitarios en televisión, internet, periódicos, espectaculares a un lado de la carretera, radio, entre otros, que son emitidos por las empresas con el fin de atraer consumidores para que compren sus productos. La cantidad de publicidad es diferente dependiendo del tipo de producto, por ejemplo, la industria de bebidas y alimentos invierte una buena parte de sus ingresos en publicidad debido a que se trata de productos de consumo muy diferenciados (como cereales, galletas y refrescos), mientras que industrias como la armamentística (fabricación de armas y equipos militares) invierte muy poco o casi nada en publicidad.

Sin embargo, independientemente de la industria ¿el gasto en publicidad tiene algún propósito útil para la sociedad?, es decir, ¿la publicidad genera algún valor social? Conviene mencionar que el valor social es el resultado de la combinación de recursos, procesos y políticas que generan mejoras en la vida de las personas o de la sociedad en su conjunto. En este sentido, evaluar el valor social de la publicidad es complicado y genera discusión entre los economistas. Por un lado, los economistas que critican a la publicidad argumentan que las empresas la utilizan para manipular a los consumidores, por ejemplo, un comercial en la televisión puede provocarnos deseos o necesidades que, de no ser por el comercial no existirían, ya que la mayor parte de la publicidad es psicológica y poco informativa, es decir, la publicidad trata de convencer a los consumidores de que necesitan un producto con diferentes fines (estar delgado, ser popular, estar nutrido, etcétera). Por otro lado, los economistas que defienden a la publicidad sostienen que las empresas la utilizan como una señal de calidad de su producto, ya que si la empresa está dispuesta a gastar en publicidad significa que también está dispuesta a enviar información a los consumidores sobre la calidad de su producto, además de comunicar la existencia del mismo y/o el lugar en donde lo pueden adquirir.

Señalan que esta información ayuda a los consumidores a tomar mejores decisiones sobre qué comprar, provocando que los recursos se distribuyan de manera más eficiente. Los defensores también dicen que la publicidad genera competencia entre las empresas ya que cada una tiene menor poder de mercado y es más sencillo para las nuevas entrar al mercado debido a que la publicidad les permite atraer a los consumidores de empresas ya existentes. De esta manera, los consumidores pueden aprovechar mejor las diferencias en los precios de productos similares. Por lo anterior, aunque las empresas utilicen a la publicidad para manipular psicológicamente a los consumidores, no hay duda de que también genera mayor competencia entre ellas, obligándolas a crear mejores productos a precios cada vez más competitivos.

Acerca del autor: Gracias a una beca otorgada por el CONACyT para realizar estudios de posgrado en el extranjero obtuvo el grado de Doctor en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid (Doctorado con Mención de Calidad en el extranjero) con Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad (máxima calificación otorgada por las universidades españolas). Obtuvo el Premio Extraordinario a la Mejor Tesis Doctoral de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid en el Ciclo Académico 2009 – 2010. Realizó sus estudios de Maestría en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid y sus estudios de Licenciatura en Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana – I, en la que se le otorgó la Medalla al Mérito Universitario por obtener la calificación promedio más alta de la generación 2004. Al inicio de su Licenciatura obtuvo una beca por parte del Istituto Italiano di Cultura della Cittá del Messico, lo que le permitió el conocimiento de la lengua, cultura e historia italiana a la par de sus estudios en Economía. En materia docente imparte las asignaturas: Macroeconomía II, Análisis de Inversiones I y II, Economía Financiera, Microeconomía I, Econometría II, Principios de Economía, Finanzas Internacionales, y Principios de Microeconomía. Como investigadora, publica artículos en revistas arbitradas e indizadas, sus trabajos de investigación se centran principalmente en Economía Financiera (Fondos de Inversión, Microestructura de los Mercados Financieros, Banca de Inversión, Gestión de Portafolios, entre otros). Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del CONACyT. En la UDLAP se desempeña como Profesora-Investigadora de Tiempo Completo, Miembro del Consejo Académico, Miembro del Comité del Programa de Honores, Coordinadora de la Licenciatura en Banca e Inversiones y Directora Académica del Departamento de Economía en la Escuela de Negocios y Economía (EDNE). Además, es Columnista en e-Consulta y en el Periódico El Sol de Puebla, sitios en los que publica artículos sobre temas económicos relevantes.

Por: Dra. Elitania Leyva Rayón

Directora académica del Departamento de Economía, UDLAP

elitania.leyva@udlap.mx

 

Contenido disponible en PDF

 

Anterior El teletrabajo: su impacto en las organizaciones, los trabajadores y la sociedad
Siguiente Sistema distribuido de realidad aumentada enfocado a dispositivos móviles.