El FMI y los cambios estructurales en la economía

El FMI y los cambios estructurales en la economía

El Fondo Monetario Internacional (FMI)  es un organismo intergubernamental, creado en 1944 por la ONU, con 45 países miembros en sus inicios. Su sede está en Washington, la capital de Estados Unidos, y actualmente cuenta con 188 países miembros. Su actual presidenta  es la francesa Christine Lagarde. El FMI, junto con el Banco Mundial, representa a los dos organismos especializados en temas económico-financieros de las Naciones Unidas. El FMI se encarga de velar por la estabilidad del sistema financiero internacional y tratar de evitar que se repitan las desastrosas políticas económicas del pasado,  como, por ejemplo,  las que provocaron la Gran Depresión de los años treinta del siglo pasado. Sus objetivos principales son:

  1. Promover la cooperación monetaria internacional.
  2. Facilitar la expansión y crecimiento equilibrado del comercio internacional.
  3. Promover la estabilidad en los intercambios de divisas.
  4. Facilitar el establecimiento de un sistema multilateral de pagos.
  5. Realizar préstamos ocasionales a los miembros que tengan dificultades en su balanza de pagos.
  6. Acortar la duración y disminuir el grado de desequilibrio en las balanzas de pagos de los miembros.

Al integrarse al FMI, cada país miembro debe aportar una suma de suscripción, que opera como una forma de depósito de unión de crédito. El tamaño de dichas aportaciones define el porcentaje de derecho a voto. Actualmente los países con mayores porcentajes de voto son: Estados Unidos (16.75%), Japón (6.23%), Alemania (5.81%) y Francia (4.29%).

Aquellos países que desean solicitar o reestructurar deudas con el FMI, están obligadas a efectuar una serie de cambios estructurales que permitan reorganizar sus macroeconomías y hacerlas más competitivas y estables. Estos cambios estructurales son:

  1. El combate a la inflación que frecuentemente involucra el aumento de las tasas de interés y la reducción del gasto de gobierno.
  2. El incremento de los impuestos, para equilibrar el presupuesto gubernamental.
  3. Apertura hacia la inversión extranjera directa y la liberalización comercial.
  4. Adopción de un tipo de cambio flotante, en donde las fuerzas de la demanda y oferta de divisas sean las que definen el tipo de cambio.
  5. Adopción de políticas orientadas hacia el mercado, tales como la privatización y la eliminación de los subsidios.

En las últimas décadas el FMI ha sido muy criticada, sobre todo por:

  1. El  papel dominante que tienen los países desarrollados en la toma de decisiones.
  2. La duras restricciones impuestas sobre las economías de los países, y más recientemente sobre algunos países europeos, enfocadas a propagar el neoliberalismo,  provocando tanto la reducción en el gasto social de los gobiernos, como el aumento de la brecha entre ricos y pobres.

Acerca del autor:

  • Maestría en Economía, Université de Montréal. Licenciatura en Economía, Universitatea din Timisoara.
  • Amplia experiencia docente en las áreas de economía y matemáticas aplicadas a la economía.
  • Áreas de interés principal: planificación económica y economía internacional.
  • Facilidad de trabajo en ambientes multiculturales.

Por: Mtra. Viorica Ghizela Balint Gergely
Profesora de tiempo completo del Departamento de Economía de la UDLAP
vioricag.balint@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior El futuro de los programas académicos de negocios ¿Qué talentos requieren las empresas de hoy?
Siguiente Acostumbrarse al futuro