Salud para nuestras finanzas personales

Salud para nuestras finanzas personales

Las decisiones de consumo que las personas toman todos los días están en función de diversos factores sociales, culturales y psicológicos, pero principalmente en función del ingreso disponible (ingreso después del pago de impuestos). De modo que, cuando el ingreso disponible aumenta, también aumenta el consumo pero en una proporción menor que el ingreso. El consumo se divide en consumo autónomo y propensión marginal a consumir (PMgC).

  • El primero se refiere al consumo de los individuos si su ingreso es igual a cero, ya que con o sin ingreso, las personas tienen que comer, por lo que aun sin ingreso el consumo es positivo.
  • El segundo indica cómo el incremento de un peso más en el ingreso disponible afecta al consumo; por ejemplo, si la PMgC de un consumidor es de 0.6, significa que por cada peso que se incremente su sueldo el consumidor gastará 60 centavos y ahorrará 40 centavos.

Existen consumidores con una elevada PMgC y, por tanto, una baja tasa de ahorro, los cuales tienden a poner poca atención en gastos asociados a decisiones cotidianas por considerarlos gastos menores y no se percatan que la sumatoria de esos gastos menores repercute negativamente en su nivel de ahorro. Los gastos excesivos en cafés, cigarros, peluquería, botellas de agua, cosméticos, salidas el cine, bares, etc., aparentemente son gastos “pequeños” que de manera individual pasan por intrascendentes debido a la felicidad (utilidad) que nos brindan en el momento de realizarlos.

No obstante, la mayoría de estos gastos dañan el nivel ahorro en relación a cualquier nivel de ingreso. No se trata de vivir precariamente ni de limitarse en gustos, mucho menos de provocarse infelicidad en el corto plazo, simplemente se trata de reducir el gasto en este tipo de bienes con el objetivo de incrementar su tasa de ahorro a un nivel deseable por si llegarán a ocurrir eventualidades inesperadas (quedarse sin empleo, enfermedades, robos, etc.). Si nos detenemos a analizar la totalidad de gastos relacionados con banalidades, compras de impulso o no planeadas, y gastos pequeños pero cotidianos, podremos hacer una comparación con nuestro ingreso disponible, para darnos cuenta de que en muchos casos las decisiones de consumo que realizamos no están contribuyendo al fortalecimiento de nuestras finanzas personales.

Acerca del autor: gracias a una beca otorgada por el CONACyT para realizar estudios de posgrado en el extranjero obtuvo el grado de Doctor en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid (Doctorado con Mención de Calidad en el extranjero) con Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad (máxima calificación otorgada por las universidades españolas). Obtuvo el Premio Extraordinario a la Mejor Tesis Doctoral de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid en el Ciclo Académico 2009 – 2010. Realizó sus estudios de Maestría en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid y sus estudios de Licenciatura en Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana – I, en la que se le otorgó la Medalla al Mérito Universitario por obtener la calificación promedio más alta de la generación. Al inicio de su Licenciatura obtuvo una beca por parte del Istituto Italiano di Cultura della Cittá del Messico, lo que le permitió el conocimiento de la lengua, cultura e historia italiana a la par de sus estudios en Economía. En materia docente imparte las asignaturas: Macroeconomía II, Análisis de Inversiones I y II, Economía Financiera, Microeconomía I, Econometría II, Principios de Economía, Finanzas Internacionales, y Principios de Microeconomía. Como investigadora, publica artículos en revistas arbitradas e indizadas, sus trabajos de investigación se centran principalmente en Economía Financiera (Fondos de Inversión, Microestructura de los Mercados Financieros, Banca de Inversión, Gestión de Carteras, etc.). Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Profesor-Investigador de Tiempo Completo y Director Académico del Departamento de Economía de la UDLAP, así como Columnista en el Periódico El Sol de Puebla en donde publica artículos sobre temas económicos relevantes.

Por: Dra. Elitania Leyva Rayón
Directora Académica del Departamento de Economía de la UDLAP
elitania.leyva@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Lavado de Dinero
Siguiente Tasa de inflación