México y la competitividad en materia turística según el foro económico mundial

México y la competitividad en materia turística según el foro económico mundial

Espacio en el que ha aparecido el artículo y fecha en que ha sido publicado: e-consulta (03-05-2017).

 

 En el reporte del Foro Económico Mundial (FEM) de la Competitividad de los Viajes y el Turismo correspondiente al 2017, México ocupa el número 22, de 136 países, del ranking que se elabora en base al índice de competitividad, el mejor lugar desde el inicio de esta publicación. Este reporte fue publicado por primera vez en el 2007, y en esa edición el país ocupó el lugar 49. Según el mismo FEM, el índice tiene como objetivo “medir los factores y políticas que hacen atractivo desarrollar el sector de viajes y turismo en diferentes países”. Dada la importancia internacional del Foro, tanto para la imagen del país como para la inversión extranjera, el lugar que ocupaba México en el ranking fue cada vez más relevante para las autoridades nacionales y empezó a ser incluido en las políticas públicas, de tal manera que la mejora en posición se convirtió en una meta de los planes nacionales de turismo. Los tres primeros lugares del ranking del 2017 los ocupan España, Francia y Alemania, lo mismo que en el reporte de 2015. De América, Estados Unidos ocupa el sexto, Canadá el noveno, Brasil el 27, Panamá el 35 y Costa Rica el 38, por lo que México no sólo es el país con el mejor lugar de toda Latinoamérica, sino que es uno de los que más posiciones escaló de 2015 a 2017 (ocho).

El FEM realiza el índice de competitividad turística con una serie muy amplia de indicadores, que componen catorce dimensiones: 1) ambiente para negocios, 2) seguridad, 3) salud e higiene, 4) recursos humanos y mercado de trabajo, 5) tecnologías de información y comunicación, 6) prioridad de los viajes y el turismo, 7) apertura internacional, 8) competitividad en precios, 9) sostenibilidad ambiental, 10) infraestructura del transporte aéreo, 11) infraestructura de transporte terrestre y portuario, 12) infraestructura de servicios turísticos, 13) recursos naturales, y 14) recursos culturales. Estos catorce componentes o pilares se clasifican en tres subíndices: 1) el marco regulatorio, 2) el ambiente de negocios y la infraestructura, y 3) los recursos humanos, culturales y naturales. México aparece en los primeros diez lugares del ranking en dos componentes: el 13, recursos naturales (segundo lugar) y el 14, recursos culturales (décimo lugar). En contraste, en el componente 1, ambiente para negocios, aparece en el lugar 96, en el componente 8, competitividad en precios, aparece en el lugar 63 y en el componente 9, sostenibilidad ambiental, en el lugar 116. Con relación a los indicadores específicos llaman la atención el porcentaje de especies amenazadas (incluido en el componente 9) en el que el país ocupa el lugar 133, el costo para los negocios del crimen y la violencia y la confiabilidad de la policía (incluidos en el componente 2) en los que ocupa el lugar 128 y la razón de la participación de la mujer en la fuerza laboral (incluida en el componente 4), en el que ocupa el lugar 114.

El mencionado reporte se publica cada dos años, por lo que existen seis versiones, los correspondientes a 2007, 2009, 2011, 2013, 2015 y 2017. México ha ocupado los lugares 49, 51, 43, 44, 30 y 22 respectivamente. Los componentes y los indicadores por componente a lo largo de estos años han cambiado y no se consideró el mismo número de países en los reportes, por lo que es difícil hacer comparaciones y establecer de manera clara qué es lo que ha permitido al país pasar del lugar 49 al 22, sin embargo, considerando el reporte de 2015, se mejoró en trece de los catorce componentes. El componente en el que se tuvo la mayor mejora fue en el 12, la infraestructura de servicios turísticos. El componente en el que no se mejoró fue en salud e higiene (componente tres). Entre el reporte de 2013 y el de 2015, donde en comparación México tiene la mayor mejora de posición, catorce lugares, existen grandes diferencias en los componentes y los indicadores, lo que se puede considerar como la mayor causa del cambio, sin embargo, hay una mejora sustancial en el componente 14, recursos naturales. Los cambios en los reportes del 2013 y 2015 han hecho que los lugares en el ranking del reporte estén más en consonancia con los rankings por llegadas de turistas internacionales.

Ya que se incluyen factores generales y políticas, el reporte y el ranking pueden llevar a conclusiones simplistas de lo que se debe mejorar en materia de viajes y turismo en México, como si fuera una receta de cocina, sin embargo, sus conclusiones no pueden ignorarse y coinciden con las de otros organismos internacionales como la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico. En el reporte de 2017 se recomienda al país mejorar la seguridad en todo el territorio nacional y la sostenibilidad ambiental, principalmente en destinos turísticos maduros y en defensa de especies de fauna local que están amenazadas en alto grado. Estas recomendaciones no son ninguna sorpresa, consideran aspectos que afectan muy negativamente la vida de la nación y sus ciudadanos en general, no sólo a los viajes y el turismo, remarcan la gran deuda que los actuales y recientes gobiernos federales y estatales tienen con la población actual y futura del país, constituyen un vislumbre de la difícil realidad que vivimos y testificamos todos los días y hacen eco de las demandas que han manifestado varios ciudadanos y organizaciones civiles. Esperemos que estos argumentos sean escuchados dado que ahora los expone un organismo internacional.

Acerca del autor: la Dra. Revilla tiene el grado de Doctor en Filosofía con la especialidad en Administración de la Hospitalidad por la Texas Tech University. Obtuvo el grado de Master in Science con especialidad en Administración de Restaurantes, Hoteles e Instituciones por la misma universidad y los grados de Master Internacional en Turismo por la Universidad de las Palmas de Gran Canaria y Maestría en Ciencias Administrativas, por el Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México. Se graduó de la licenciatura en Mercadotecnia del Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey, con mención honorífica. Ha publicado en el Journal of Travel Research y en el International Journal of Hopsitality and Tourism Administration.

Por: Dra. Guadalupe Revilla Pacheco

Profesora De Tiempo Completo de Turismo, UDLAP.

guadalupe.revilla@udlap.mx

 

Disponible en formato PDF

Anterior La necesidad del “HANSEI” en las operaciones cotidianas de los directivos
Siguiente La inclusión laboral de personas con discapacidad en México