Alza del dólar: exportaciones frente a importaciones

Alza del dólar: exportaciones frente a importaciones

En los últimos meses hemos presenciado un alza del dólar que ha superado récords históricos en varios países de la región. Para explicar los efectos de esta alza en las economías latinoamericanas, debemos tener en cuenta varios elementos como: ¿qué tan importante es el sector externo en la economía?, ¿qué tan dolarizada está su deuda?, ¿cómo afecta a las materias primas (commodities) que exporta e importa?, ¿cuál es su moneda de curso legal y cuáles son sus principales socios comerciales?.

Países como El Salvador, Panamá y Ecuador tienen al dólar como divisa de curso legal, por lo que el beneficio del alza se ve reflejado en un mayor poder adquisitivo por parte de los consumidores de estos países, quienes pueden comprar más bienes importados con la misma cantidad de dólares. Sin embargo, sus exportaciones se encarecen en términos de precios relativos, ya que el fortalecimiento del dólar también provoca que sus productos nacionales se vuelvan menos competitivos.

En México, la relación es contraria, ya que al depreciarse el peso nuestras exportaciones se vuelven más competitivas y las importaciones se vuelven más costosas. La mejora en la Balanza Comercial nacional impulsará la capacidad de producción de México y con ello mayores ganancias para las industrias exportadoras. No obstante, muchas de estas industrias necesitan importar bienes intermedios y materias primas para la elaboración de los bienes finales que exportan, y esta alza les afecta negativamente porque incrementa sus costos de producción.

Frente a esto, algunos empresarios pueden optar por absorber ese incremento en sus costos (disminuyendo sus beneficios) con el objetivo de no trasladarlo a los precios de sus productos finales, lo que ayudaría a no generar inflación, o bien, optar por despedir empleados para reducir sus costos sin aumentar sus precios.

Sin embargo, si la tendencia alcista continúa, los empresarios terminarán incrementando los precios de sus productos afectando a los consumidores nacionales, quienes pagarán precios más altos, tanto por los bienes finales importados, como por los bienes finales nacionales.

Por otro lado, un alza en el dólar son buenas noticias para el turismo y las remesas. En el primer caso, Estados Unidos es la principal fuente de turistas para los centros turísticos más importantes de la región, el fortalecimiento del dólar provoca que los paquetes vacacionales sean más baratos para los visitantes, por lo que se esperaría un aumento en el flujo de turistas, más empleo y más ganancias para las empresas del sector turístico. En el segundo caso, la apreciación del dólar tiene un impacto positivo en la vida de millones de mexicanos de bajos ingresos que reciben remesas en dólares de sus familiares, el aumento del valor del dólar aumentará el monto en pesos que les envían sus familiares a México.

Por: Dra. Elitania Leyva Rayón
Directora Académica del Departamento de Economía de la UDLAP
elitania.leyva@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior BREXIT: Salida del Reino Unido de la Unión Europea
Siguiente ¡Balanced Scorecard para todos!