Uso de características no lineales para identificar llantos de recién nacidos con un conjunto clasificador

Uso de características no lineales para identificar llantos de recién nacidos con un conjunto clasificador

Tesis Digitales UDLAP

 

Introducción

La comunicación es una piedra angular en el desarrollo del hombre, no sólo como individuo sino también para formar una sociedad. La importancia que el ser humano le ha dado a esta herramienta se puede observar en la tecnología que se creó durante el último siglo y que actualmente sigue desarrollándose, durante este intervalo de tiempo se han inventado objetos como el teléfono, el cinescopio, el avión, la computadora, el internet, los smartphones, redes sociales, videollamadas, por mencionar algunos. Los inventos mencionados anteriormente no fueron los únicos que se desarrollaron durante ese siglo y puede que tampoco sean los más representativos o significantes de su tiempo; sin embargo, al analizar la función de cada uno de ellos se puede observar que todos tienen la característica común de estar enfocados en facilitar la transmisión de ideas, intercambiar información de manera más eficiente, conectar un punto A con un punto B y mantener el contacto entre las personas; es decir, su objetivo principal es aumentar y mejorar la comunicación. El diccionario de La Real Academia Española (RAE) define a la comunicación como “la transmisión de señales mediante un código común entre un emisor y un receptor”, los cuales utilizan a su vez un canal específico por donde pasará la información que se desea dar a conocer. Utilizando esta definición se pueden hacer dos observaciones importantes:

  1. Para que exista una comunicación eficaz entre el emisor y el receptor debe existir forzosamente un código común para ambas partes; es decir, ambos individuos deben saber interpretar este código. Un ejemplo de esto sería la conversación que se puede dar entre dos personas de habla hispana y la que ocurriría entre dos personas de diferente país y que solo saben hablar su lengua mate.
  2. Hay múltiples canales de comunicación que el ser humano utiliza para transmitir información, entre ellos tenemos la comunicación escrita, la comunicación oral y la expresión abstracta de las artes (música, teatro, pintura, escultura, etc), inclusive se ha creado un idioma a base de gestos y ademanes para que las personas que sufren de alguna discapacidad para hablar puedan participar en conversaciones.

El ser humano ha sido definido, por algunas ciencias sociales como la antropología y la psicología; como el ser social por excelencia. A diferencia de numerosas especies animales que son capaces de sobrevivir por sí mismas desde su nacimiento hasta su muerte, como por ejemplo: tiburones, la mayoría de los reptiles, algunas especies de aves y pocos mamíferos; el ser humano requiere vivir con sus semejantes en todas las etapas de su vida para así poder satisfacer sus necesidades más básicas, ya sean estos biológicas, espirituales o psicológicas.

Inclusive, se han utilizado personajes mitológicos y obras literarias (Rómulo y Remo, Tarzán, Robinson Crusoe,etc.) para expresar o demostrar esa incapacidad que tiene el hombre de sobrevivir sin ayuda o la depresión que conlleva no poder convivir y comunicarse con sus semejantes. En el mito de Rómulo y Remo y en la novela de Tarzán se puede observar que los personajes principales hubieran sido incapaces de sobrevivir sin ayuda debido a su corta edad.

Los conceptos que se han descrito hasta ahora sirven para respaldar una verdad ineludible para el ser humano: somos incapaces de vivir fuera de una comunidad y somos incapaces de formar una comunidad sin saber como comunicarnos. Sin embargo, cuando el ser humano es un neonato esta necesidad de vivir en sociedad se maximiza debido a la nula capacidad que se tiene para comunicar sus necesidades utilizando cualquiera de los métodos de comunicación previamente mencionados, el único recurso que tiene el infante para informar a sus progenitores o quién lo este cuidando de que tiene hambre o dolor es a través del llanto.

Lamentablemente; el comunicarse a través de un llanto conlleva el problema de que el código no es común para ambos individuos. Para una madre experta o una persona con experiencia en el cuidado de infantes, no conlleva tanta dificultad identificar la necesidad del niño a partir de las sutiles diferencias del llanto. Sin embargo, para una persona menos experimentada esto no resulta tan fácil y puede generar estrés no saber cómo calmar al infante. En consecuencia, este estrés no solo afecta a la persona al cuidado del niño, sino también es resentida por el niño mismo.

En consecuencia, alrededor de los años 60 se empezaron a realizar investigaciones para desarrollar métodos que permitieran identificar e interpretar esos cambios sutiles en cada llanto a fin de encontrar un patrón capaz de determinar la causa del mismo o incluso, diagnosticar alguna patología física en el infante.

Por: Alberto Alejandro Morales Sánchez

Licenciatura en Ingeniería Mecatrónica

Departamento de Computación, Electrónica y Mecatrónica. Escuela de Ingeniería, UDLAP.

 

Jurado Calificador

Presidente: Dr. José Luis Zechinelli Martini
Secretario y Director: Dr. Gibrán Etcheverry Doger
Vocal: Dr. Vicente Alarcón Aquino

 

Contenido completo disponible aquí

Anterior Recital de piano "Entre amigos" UDLAP 2016
Siguiente Mercado en el Estado de Oaxaca