Tasa de inflación

Tasa de inflación

La inflación es una continua subida del nivel general de precios de la economía, mientras que la tasa de inflación es la tasa a la que sube el nivel de precios. Al respecto existe un debate entre los economistas sobre la tasa de inflación: están aquellos que creen que es bueno que exista una tasa de inflación baja (por ejemplo, 3%) y los que quieren lograr la estabilidad de precios, es decir, una tasa de inflación de 0%; veamos cuales son algunos costos y beneficios de la existencia de inflación.

Entre los costos se encuentra la «ilusión monetaria», este término se refiere a que las personas cometen errores sistemáticamente cuando valoran los cambios nominales frente a los cambios reales, es decir, cálculos que serían simples si los precios se mantienen estables, pero se vuelven complicados cuando hay inflación. Cuando una persona compara su salario de un año respecto a su salario del año anterior, debe tener en cuenta la tasa de inflación, es decir, si desea saber en cuánta variación tuvo su salario real, debe restarle la tasa de inflación al incremento de su salario nominal del mismo año. Por ejemplo, si en el año actual el aumento a su salario nominal fue del 4% y la tasa de inflación fue del 4.5%, en realidad su salario real disminuyó 0.5%, respecto al año anterior.

Por otro lado, la «ilusión monetaria» también representa un beneficio de la inflación para el establecimiento de los salarios. Por ejemplo, consideremos 2 casos: en el primero la tasa de inflación es del 4% y el salario nominal aumenta 2%; en el segundo, la tasa de inflación es del 0% y el salario nominal disminuye en 2%; en ambos casos el salario real disminuye en 2%. Sin embargo, en su mayoría las personas aceptan la reducción del salario real en el primer caso, mientras que en el segundo caso existiría una fuerte oposición, a pesar de que el resultado es exactamente el mismo. De este modo, la presencia de una tasa de inflación permite realizar ajustes a la baja, a los salarios reales más fácilmente que cuando no hay inflación. En estos ejemplos, los economistas a favor de la existencia de inflación argumentan que ésta ayuda a la economía al facilitar ajustes a los salarios reales, mientras que los economistas que hacen hincapié en los efectos negativos de la inflación señalan que ésta deteriora a la economía. Independientemente de los argumentos a favor o en contra de la existencia de una tasa de inflación, el objetivo principal del Banco Central es el de procurar la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional, por lo que debe mantener baja la inflación.

Acerca del autor: Gracias a una beca otorgada por el CONACyT para realizar estudios de posgrado en el extranjero obtuvo el grado de Doctor en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid (Doctorado con Mención de Calidad en el extranjero) con Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad (máxima calificación otorgada por las universidades españolas). Obtuvo el Premio Extraordinario a la Mejor Tesis Doctoral de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid en el Ciclo Académico 2009 – 2010. Realizó sus estudios de Maestría en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid y sus estudios de Licenciatura en Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana – I, en la que se le otorgó la Medalla al Mérito Universitario por obtener la calificación promedio más alta de la generación. Al inicio de su Licenciatura obtuvo una beca por parte del Instituto Italiano di Cultura della Cittá del Messico, lo que le permitió el conocimiento de la lengua, cultura e historia italiana a la par de sus estudios en Economía. En materia docente imparte las asignaturas: Macroeconomía II, Análisis de Inversiones I y II, Economía Financiera, Microeconomía I, Econometría II, Principios de Economía, Finanzas Internacionales, y Principios de Microeconomía. Como investigadora, publica artículos en revistas arbitradas e indizadas, sus trabajos de investigación se centran principalmente en Economía Financiera (Fondos de Inversión, Microestructura de los Mercados Financieros, Banca de Inversión, Gestión de Carteras, etc.). Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Profesor-Investigador de Tiempo Completo y Director Académico del Departamento de Economía de la UDLAP, así como Columnista en el Periódico El Sol de Puebla en donde publica artículos sobre temas económicos relevantes.

Por: Dra. Elitania Leyva Rayón
Directora Académica del Departamento de Economía de la UDLAP
elitania.leyva@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Salud para nuestras finanzas personales
Siguiente Controles de precios