Salario mínimo

Salario mínimo

El Salario mínimo se enmarca dentro de las políticas de controles de precios. Un gobierno implementa este tipo de políticas cuando considera que el precio actual del trabajo (salario de equilibrio) es injusto para los trabajadores. El mercado laboral comprende muchos tipos de trabajo en los que se requieren diferentes trabajadores de acuerdo a sus cualificaciones. El impacto del salario mínimo depende de las habilidades y experiencia de los trabajadores, quienes ofrecen su fuerza de trabajo a las empresas que demandan trabajadores para producir bienes y servicios. Los trabajadores altamente capacitados y con mucha experiencia, no se verán afectados por esta política porque sus salarios de equilibrio están muy encima del salario mínimo.

Sin embargo, el salario mínimo tiene un fuerte impacto en el mercado de trabajo de los adolescentes y, en general, de las personas que no poseen algún tipo de cualificación técnica o profesional, es decir, la fuerza de trabajo con menos habilidades y experiencia es la más susceptible a esta política. Además, muchos adolescentes están dispuestos a aceptar este salario a cambio de capacitación y entrenamiento. Con frecuencia el salario mínimo es tema de debate entre los economistas, están los que lo apoyan y los que están en su contra. Estos últimos argumentan que el salario mínimo incentiva a los jóvenes a abandonar sus estudios, ya que aumenta la cantidad de dinero que pueden ganar sin cualificaciones y, por tanto, el número de jóvenes que deciden dejar la escuela en busca de trabajo, también se eleva.

Aunado a lo anterior, si el salario de equilibrio está por debajo del salario mínimo el resultado es el desempleo, esto debido a que el aumento del salario incrementa la oferta de fuerza de trabajo pero, al mismo tiempo, reduce la demanda de trabajadores por parte de las empresas (si el salario aumenta más personas estarán dispuestas a trabajar, pero si los empresarios tienen que pagar un salario superior entonces contratarán menos trabajadores). Por otro lado, los defensores del salario mínimo señalan que esta política incrementa el ingreso de los trabajadores. Argumentan que los trabajadores que lo reciben pueden alcanzar un mejor estándar de vida para ellos y sus familias. Los economistas que defienden esta política reconocen sus efectos adversos, como el desempleo. Sin embargo, opinan que estas desventajas son pequeñas en comparación con los beneficios que pueden alcanzar los trabajadores.

Acerca del autor: gracias a una beca otorgada por el CONACyT para realizar estudios de posgrado en el extranjero obtuvo el grado de Doctor en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid (Doctorado con Mención de Calidad en el extranjero) con Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad (máxima calificación otorgada por las universidades españolas). Obtuvo el Premio Extraordinario a la Mejor Tesis Doctoral de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid en el Ciclo Académico 2009 – 2010. Realizó sus estudios de Maestría en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid y sus estudios de Licenciatura en Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana – I, en la que se le otorgó la Medalla al Mérito Universitario por obtener la calificación promedio más alta de la generación. Al inicio de su Licenciatura obtuvo una beca por parte del Instituto Italiano di Cultura della Cittá del Messico, lo que le permitió el conocimiento de la lengua, cultura e historia italiana a la par de sus estudios en Economía. En materia docente imparte las asignaturas: Macroeconomía II, Análisis de Inversiones I y II, Economía Financiera, Microeconomía I, Econometría II, Principios de Economía, Finanzas Internacionales, y Principios de Microeconomía. Como investigadora, publica artículos en revistas arbitradas e indizadas, sus trabajos de investigación se centran principalmente en Economía Financiera (Fondos de Inversión, Microestructura de los Mercados Financieros, Banca de Inversión, Gestión de Carteras, etc.). Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Profesor-Investigador de Tiempo Completo y Director Académico del Departamento de Economía de la UDLAP, así como Columnista en el Periódico El Sol de Puebla en donde publica artículos sobre temas económicos relevantes.

Por: Dra. Elitania Leyva Rayón
Directora Académica del Departamento de Economía de la UDLAP
elitania.leyva@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Ahorro para el retiro
Siguiente Tasa de desempleo