Razones financieras estándar

Razones financieras estándar

Después de usar las razones financieras simples, aplicadas a la empresa que se quiere analizar, donde comparamos cifras que aparecen en los estados financieros, las cuales nos dan un indicador de la liquidez, solvencia, actividad, estabilidad, rentabilidad, apalancamiento o comportamiento del mercado, puede avanzarse a las razones financieras estándar.

Cuando se dispone de información acerca de las razones que muestran las diferentes empresas que componen una rama industrial o comercial, hay posibilidad de calcular promedios, cifras que puedan considerarse representativas de dicha rama. En México, disponemos de información de las empresas que cotizan en la Bolsa de Valores y con base en ellas podemos establecer un marco de referencia mínimo. Podemos, también, calcular un promedio de nuestra propia empresa a través del tiempo.

En cualquiera de ambos casos estamos hablando de un estándar. Vale la pena recordar la función de un estándar: los estándares en las empresas son un instrumento de control y una medida de eficiencia, mediante la comparación con la norma establecida.

 Algunos autores definen siempre la razón estándar en análisis como una razón promedio. El promedio del ramo o industria nos da un marco de referencia para que la empresa analizada pueda ser ubicada en un contexto. El análisis de una entidad aislada puede ser válido si la comparamos con ella misma a través del tiempo, pero el tener otras empresas amplía las posibilidades de conocerla mejor y el promedio de la industria a la que pertenece nos da la posibilidad de un mejor análisis.

Saber que una empresa tiene una prueba ácida de 1.2 nos da una referencia, si sabemos que el periodo anterior fue de 1.1 y que en el anterior a ese fue de 1, nos permite hablar de una mejora e incluso de una tendencia. Al promediar tendremos una razón estándar interna, pero si sabemos que es la rama industrial a la que pertenece la entidad la que promedia 0.9 nos da elementos para considerarla una buena organización, al hacer una comparación externa.

Obviamente el uso de las razones estándar es una referencia o un instrumento de control para quien tiene en su poder cifras individuales de una empresa, que al comparar con un contexto temporal (otros periodos de la misma empresa) o espacial (otras empresas del mismo ramo), permiten emitir juicios más certeros acerca del caso concreto que se está analizando.

El promedio de las mismas razones obtenidas por empresas del mismo ramo nos permite ubicar la posición de cada una de las empresas que integran el ramo. Aunque con poca información, esto puede hacerse con las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores o, con más información, con las empresas que cotizan en otras bolsas de valores.

Acerca del autor: Contador Público con estudios de Maestría en Administración y candidato a Doctor en Educación. Con más de 40 años de experiencia docente y profesional en contabilidad, costos, análisis financiero y auditoría. 291 cursos impartidos en diversas universidades, de los cuales el 88% ha sido a nivel licenciatura y el resto en maestría. 194 módulos de diplomado impartidos a personal de diversas empresas. Autor de los libros “Contabilidad 1”, “Costos” y “Contabilidad Administrativa” con editorial Pearson. Articulista en diversos periódicos y autor de su propio blog “Visión Financiera”. Coordinador de las materias Contabilidad Financiera, Contabilidad de Costos, Análisis de Costos y Contabilidad Gerencia.

Por: Mtro. Francisco Javier Calleja Bernal
Profesor de tiempo completo del Departamento de Finanzas y Contaduría de la UDLAP
francisco.calleja@udlap.mx

Disponible formato PDF

 

Anterior PEMEX: fuente de riesgo para México
Siguiente Se vende Suburbia