¿Qué te está impidiendo conseguir esa promoción?

¿Qué te está impidiendo conseguir esa promoción?

Llevas equis tiempo en la compañía, te has esforzado y demostrado que puedes con los retos de un siguiente nivel, y a pesar de todo ello, ese puesto no parece llegar. Claro que en el mundo Godínez existen muchas causas por las que una promoción puede darse o no; puede ser porque la compañía no está pasando por un buen momento, o porque la estructura organizacional es limitada. Pero que no se diga que es porque tu jefe no ha visto suficiente de ti. Por eso, te dejo cinco tips para llegar a ese nivel tan esperado.

1.- RESUELVE PROBLEMAS: Tu jef@ no quiere escuchar los problemas que surgen al realizar el Proyecto XYZ. Sin duda, en nuestro andar Godínez nos topamos con un sinfín de trabas para lograr lo que nos han encomendado. Sin embargo, de alguna manera siempre tenemos algunas soluciones en mente y si no, alguien que nos ayude. Así que, en lugar de ir corriendo a presentarle todos esos obstáculos a tu jefe, busca resolverlos por tu cuenta. Después, esos pequeños logros son los que le mostrarás a tu jef@.

tthjyj2.- SÉ PROPOSITIVO: Si no puedes resolver el problema, ¡siempre llega con propuestas de soluciones! Este punto va de la mano con el anterior. Sabemos que no siempre podemos lograr esquivar todas las trabas que se nos presentan para lograr un proyecto. Muchas veces necesitamos el “punch” de alguien con mayor jerarquía. Es aquí cuando acudes a pedir ayuda de tu jef@. El peor error es ir a contarle todos los peros y problemitas que se están presentando. Si quieres que te consideren para un puesto mayor, debes demostrar que puedes encontrar soluciones. Así que, lo que vas a presentar en la reunión con tu jef@, son las limitaciones seguidas por una o más propuestas de solución con sus efectos y consecuencias correspondientes. De esta manera, tu jef@ sólo validará las opciones que tú ya pensaste y podrás sembrar la semilla en su cabeza de que puedes con eso y más.

3.- TOMA RESPONSABILIDADES: Actúa como si ya tuvieras el puesto de arriba. No esperes a que la promoción ocurra, ¡tú ya debes estar en esa posición! ¿Por qué? Digamos que es más fácil que a tu jef@ le venga a la mente considerarte en cuanto se abra alguna posibilidad de crecimiento, si tú ya estás desempeñándote un nivel más arriba. Es una decisión súper fácil para él (ella). Piénsalo: no tardará mucho en entrenarte, pues conoces el trabajo y ya estás tomado decisiones. ¿Qué más podría querer?

4.- SÉ POSITIVO: Elimina el NO de tu repertorio. Eso de “no es parte de mis funciones”, “no puedo ayudarte” o “no es mi responsabilidad” son los enemigos de las promociones. Elimínalos de tu cabeza. Si alguien requiere ayuda, siempre apoya (sin descuidar tu trabajo, obvio). Recuerda que después puedes necesitar de otros, y nada ayuda más a pedir un favor que el que ya te lo deban. Este tipo de cosas salen a relucir solas, no tienes que ir “cantando” lo buen compañero que eres, créeme que se darán cuenta. Tu jef@ va a apoyar a quien considera que es un buen elemento para el equipo y que tiene muy buena disposición para apoyar a otros y asumir retos.

5.- PAPELITO HABLA: Documenta todos tus logros y metas. En cuanto llegue ese momento tan esperado en el que vas a reunirte con tu jef@ para hablar sobre tu futuro en la empresa (de preferencia junta esta plática con tu evaluación del desempeño), tienes que estar preparad@. No puedes llegar a “pedir” que te den más sueldo o un mejor puesto. Vas a llegar a demostrar que ya se tardaron en hacerlo. Y para ello no hay nada mejor que llegar con toda la información de lo que has logrado en el año (o medio año). Esto incluye información dura, entre más números, ¡mejor! Los porcentajes, fechas, impacto y mejoras son bienvenidos. Tu jef@ valorará que hagas este trabajo, porque seguramente tendrá que revisarlo con alguien más, ya sea su superior o Recursos Humanos. Si tú le facilitas esta información, sólo se encargará de presentarla como tú quieres que se presente, con tus datos. Si tú estuvieras en sus zapatos realmente valorarías esta ayuda.

La cuestión es sólo cambiar el “chip” a uno más activo y pensar más allá. Lo que haces hoy, debe estar acercándote a dónde quieres estar. Si no es así, reevalúa. Acuérdate que a veces es tan fácil como voltear y ver las cosas desde otra perspectiva.

Acerca del autor: Andrea Juárez Platas es Profesional de Recursos Humanos y Psicoterapeuta. Estudió la licenciatura en Psicología y la maestría en Psicología Clínica en la Universidad de las Américas (UDLA). Es colaboradora del Grupo Bolsa Mexicana de Valores desde 2009 en el área de Factor Humano participando en proyectos de Reclutamiento y Selección, Desarrollo de Personal, Capacitación, Liderazgo, Clima Organizacional, Evaluación del Desempeño y Comunicación Interna. Desarrolla la práctica psicoterapéutica en consultorio privado.

Por: Andrea Juárez Platas, Psicoterapeuta.

Correo: yjuarez@grupobmv.com.mx

 

Disponible en formato PDF

 

Anterior Los distintos colores de la discriminación
Siguiente Música mexicana - Ramón Vargas