¿Qué hacemos con los Millennials?

¿Qué hacemos con los Millennials?

Últimamente se ha escuchado mucho sobre los millennials, una generación que ha revolucionado y seguirá haciendo que los hábitos de consumo y la forma de hacer llegar los productos a los consumidores cambie. Esta generación denominada millennials (personas nacidas entre los años 1986 y 2000), ha hecho que muchos sectores de la economía reconsideren sus estrategias de marketing y operación.

Una de ellas, el sector turismo, ha venido en los últimos años analizando y estudiando los hábitos de compra de esta generación, qué quieren, qué buscan, cómo compran, qué les gusta hacer durante sus vacaciones, incluso, si viajan por motivos de negocios, cuáles son sus necesidades. Existen ya varios estudios que hablan sobre esta generación, su relación con el turismo y toda la gama de necesidades y particularidades que tienen al elegir un destino para vacacionar, el lugar en dónde hospedarse o dónde comer.

Es interesante, por lo tanto, ver, qué están haciendo empresas dentro del sector para satisfacerlos: hoteles creando diversidad de aplicaciones para hacer más fácil, flexible y atractivo el proceso de reserva, registro y salud; empresas de servicios de alimentos otorgando un servicio dinámico, rápido y ofertando alimentos más saludables, destinos utilizando todas las estrategias tecnológicas disponibles para darse a conocer y posicionarse como una opción para esta generación. Entonces, lo primero es estar a la vanguardia en aspectos tecnológicos, creando aplicaciones atractivas y dinámicas, permanecer conectados para saber qué se dice de tu empresa o destino y dar siempre una respuesta rápida a cualquier solicitud o comentario; segundo, transmitir a tu mercado que eres una empresa o destino con consciencia ambiental y social, ya que estos jóvenes exigen a las empresas un cuidado y una responsabilidad que antes no tenían.

Al final, queda –entonces– encontrar ese equilibrio en las empresas y organismos turísticos que buscan atraer al mercado de millennials, para que los mercados tradicionales sigan comprando sus productos y/o servicios, pero que, igualmente, estos nuevos mercados encuentren en ellos lo que demandan cuando viajan.

Por: Mtra. Georgina Ramírez Fernández
Profesora de tiempo completo del Departamento de Turismo, UDLAP.
 
Disponible formato PDF

Anterior Abejas Silvestres, de un cafetal orgánico en Veracruz, México
Siguiente Marketing digital para personas, no sólo para negocios