¿Qué es la situación financiera?

¿Qué es la situación financiera?

Es probable que usted haya observado en pláticas entre hombres de negocios y en varias definiciones del balance que aparece el concepto «situación financiera». Se habla de tener buena o mala situación financiera, pero ¿qué es la situación financiera?. Veamos un ejemplo:

ACTIVO  =   PASIVO   +   CAPITAL
100          =       20        +       80               Empresa  A
100          =       80        +       20               Empresa  B

Entre estos dos mínimos balances, ¿cuál prefiere?

No hay una respuesta correcta a la pregunta que se plantea, quienes seleccionen la Empresa A son personas que no les gusta el riesgo y quienes se inclinen por la Empresa B son personas que les gusta el riesgo, pero ambas respuestas son buenas, aunque habitualmente hay un mayor número de personas que se inclinan por la primera empresa, si bien en la segunda estarían empresarios muy importantes como el magnate griego Aristóteles Onassis, quien en la década de los sesenta del siglo pasado fuera considerado el hombre más rico del mundo y a quien se atribuye la frase «el dinero mientras sea ajeno es mejor». Es un ejemplo de los empresarios que gustan de trabajar en su empresa con pasivos muy altos, contra lo que la mayoría prefiere.

Aunque, lo verdaderamente importante es detectar que son empresas diferentes, con situaciones financieras opuestas, de manera que podemos concluir con un concepto de situación financiera: es la particular, específica relación que guardan el activo, el pasivo y el capital contable en una cierta empresa. Podemos hablar de buena o mala situación financiera, de situación financiera de poco riesgo o de alto riesgo.

No olvide esta idea, porque uno de los puntos fundamentales de hacer un balance, es que el empresario, o la persona que toma decisiones, sepa distinguir la situación financiera que tiene la entidad y, dado que algunas deben, obligatoriamente revelar sus cifras, las que cotizan en bolsa son un ejemplo de esto, cualquier lector informado puede sacer conclusiones acerca de una entidad, esto sucede desde hace muchos años como vemos a continuación:

“Durante los nueve meses de operaciones en 1940, primeros en la vida de la empresa,  tuvimos pérdidas por valor de 308,000 dólares. El señor Merrill decidió que los clientes tenían derecho a saber cómo nos había ido, por lo cual publicamos nuestro Primer Informe Anual. En 1941 la idea de que una empresa privada diera a conocer al mundo entero su balance no tenía precedente.” Esto lo dijo el gerente de ventas de Merrill-Lynch, citadas en «Gurúes de las Finanzas».

Ciertos momentos claves del desarrollo de la contabilidad han dependido de la buena fe, e incluso podríamos decir que del honor de hombres de negocios que quisieron revelar algo, a lo que estrictamente no estaban obligados.

Acerca del autor: Contador Público con estudios de Maestría en Administración y candidato a Doctor en Educación. Con más de 40 años de experiencia docente y profesional en contabilidad, costos, análisis financiero y auditoría. 291 cursos impartidos en diversas universidades, de los cuales el 88% ha sido a nivel licenciatura y el resto en maestría. 194 módulos de diplomado impartidos a personal de diversas empresas. Autor de los libros “Contabilidad 1”, “Costos” y “Contabilidad Administrativa” con editorial Pearson. Articulista en diversos periódicos y autor de su propio blog “Visión Financiera”. Coordinador de las materias Contabilidad Financiera, Contabilidad de Costos, Análisis de Costos y Contabilidad Gerencial.

Por: Mtro. Francisco Javier Calleja Bernal
Profesor de tiempo completo del Departamento de Finanzas y Contaduría de UDLAP
francisco.calleja@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Las tiendas de conveniencia
Siguiente Mexicana: fin de la historia