Publicitud en arquitectura: por la expansión de lo público

Publicitud en arquitectura: por la expansión de lo público

La arquitectura tiene que ir más allá de reconocer las condiciones climáticas o naturales del lugar, o de su historia, y considerar la vertiente cultural, social y política, esto es, contemplar las formas de ser de una colectividad, pues de ella debe ser reflejo.

Las realidades sociales, políticas, culturales y psicosociales, modelan tanto las físicas naturales, como las físicas construidas. Se trata de desmantelar una arquitectura del distanciamiento y de lo ajeno, favoreciendo la proximidad y la amigabilidad de las edificaciones.

En sentido extenso, «publicitud» concierne a todo aquello que aboga por expandir lo público, que promueve y favorece la incorporación de todos y que considera la valorización del lugar como factor de acercamiento colectivo.

Esa cualidad de lo compartido por un colectivo: lo que se construye con nexos reconocibles por todos. Grado de lo que une a un colectivo. Para el arquitecto y premio Priztker, Paulo Mendes da Rocha (2006): «Los arquitectos no deberíamos pensar en espacios privados y públicos. Si es espacio, debería ser público. El único espacio privado es la mente humana y el gran deseo del hombre es que su mente se haga pública, que logre comunicarse. Sin los otros las personas no somos nada y eso debería reflejarlo la arquitectura».

En ese sentido hemos definido al menos doce aspectos a considerar e incluir dentro de la noción extensa de «publicitud» como dimensión de lo colectivo: movilidad sin obstáculos y socialmente no excluyente en el medio urbano y en la arquitectura; la historia y memoria del lugar; las formas de ser de las gentes y sus valores; la creación de espacialidad pública adaptada, incluso, desde el proyecto arquitectónico privado; edificios con responsabilidades urbanas; los patrones arquitectónicos del lugar; usos mixtos para promover relaciones humanas a cualquier hora en cualquier lugar; promover la movilidad en transporte público/colectivo; sostenibilidad para permitir nuevas relaciones en el futuro en las generaciones por venir; aproximación al proyecto con un enfoque multi-escalar, multidisciplinario y transdisciplinario, reafirmando una visión más amplia sobre el mismo; y proceso creativo colectivo que lo hace participativo e incrementa su «publicitud».

El desarrollo de la noción de «publicitud» para favorecer la conectividad emocional de resonancia colectiva a través del proyecto arquitectónico y urbano, intenta definir pistas para la acción proyectual en contextos, como ya hemos señalado, de ausencia de proyecto urbano, rareza de la espacialidad pública, en medios urbanos de fuerte desencuentro social y enfrentamiento ideológico.

Reconocemos, sin embargo, que «la arquitectura no puede obligar a la gente a conectarse, sólo puede planificar los puntos de cruce, eliminar barreras y hacer que los lugares de encuentro sean útiles y atractivos» (Brown, 2015). De igual forma que «la arquitectura, incluso la más lograda, sólo constituirá siempre una pequeña e imperfecta protesta contra el estado de cosas» (Botton, 2006).

Sin embargo, a pesar de esos reconocimientos de las limitaciones de la acción proyectual, entendemos que, en la medida en que construyamos «publicitud» a través del proyecto arquitectónico y del proyecto urbano, mejores serán nuestras ciudades y mayor conectividad emocional de resonancia colectiva habrá con la gente que la habita, con un incremento de aceptación y apropiación.

 

Acerca del Autor: El Dr. Francisco es socio principal, cofundador y Director de NMD NOMADAS. Estudió arquitectura en la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia (Maracaibo, Venezuela). Tras licenciarse en 1979, ingresa en 1980 como profesor en formación en la Universidad del Zulia y desde 1981 hasta 1983 fue parte del Equipo de Diseño Urbano que proyectó la nueva ciudad Guasare, en el estado Zulia, Venezuela, bajo la dirección de Kevin Lynch (MIT), y también fue parte del equipo de desarrollo residencial bajo la dirección de Christopher Alexander (UCLA Berkeley). Más tarde continuó estudios de arquitectura en la École d’Architecture Paris-Belleville bajo la dirección de Henri Ciriani. Tuvo la oportunidad de trabajar en el Estudio Ciriani, conjuntamente con Sandra Barclay y Jean Pierre Crousse, para el proyecto residencial construido en la Dedemsvaartweg, Morgenstrond, en La Haya, siguiendo un Plan Maestro de Rem Koolhaas. En 1992 obtuvo la Reválida del Título de Arquitecto por parte de la Secretaría de Ciencia y Educación del Ministerio de Educación de España. En 1994 obtuvo el Doctorado en Urbanismo en el Institut d’Urbanisme de la Université de Paris XII-La Sorbonne. Profesor Emérito de la Universidad del Zulia (LUZ). Tutor en programas doctorales, maestrías, becarías académicas y de especialización (Universidad del Zulia, Universidad Central de Venezuela, Universidad Nacional Autónoma de México y Universidad Politécnica de Cataluña). Actualmente, es profesor de tiempo completo en el Departamento de Arquitectura de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), México. NMD NOMADAS fue fundada en Maracaibo, Venezuela, en 1999 como una oficina integral de proyectos multiescalares: urbanos, arquitectónicos, del paisaje y de espacios interiores. Con NMD NOMADAS ha desarrollado propuestas y proyectos especialmente en Venezuela, pero también en Colombia, México, España, Croacia, Perú, Chile, Aruba, Curaçao, Estados Unidos de América y Canadá. En el año 2013, NOMADAS crea NMD como un colectivo comunicacional (cultural, académico, de investigación, de asistencia social y de divulgación). En el año 2009, la revista Arquine en su número 50 (la más importante revista de arquitectura latinoamericana, editada en México), incluye a NMD NOMADAS entre los “50 Oficinas de Arquitectos y Diseñadores Emergentes de las Américas que apuntan hacia nuevos rumbos”. En el año 2013, en el marco de la XIV Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires, recibe el Premio Bienal de Arquitectura a la Joven Generación Internacional. Y en el año 2014, es seleccionada para exponer su trabajo en la Muestra Internacional de Arquitectura de la Bienal de Venezia en el programa The Collateral Events. También en 2014 gana 4 premios (un Premio Nacional y tres Menciones de Honor) en la XI Bienal Nacional de Arquitectura de Venezuela. Y en 2015 gana 3 premios (un Premio Nacional y dos Menciones de Honor) en el IX Salón Bienal Malaussena de Arquitectura y Urbanismo, celebrado en Valencia. En el 2016, NMD NOMADAS gana Mención Especial en la categoría “Diseño de Arquitectos o Ingenieros Venezolanos en el exterior”, con el proyecto Woodlands Gate en el X Salón Bienal Malaussena de Arquitectura y Urbanismo en Valencia, Venezuela. De esta manera, NMD NOMADAS ha consolidado un total de 7 Premios en las ediciones 2016, 2015, 2010, 2008 y 2004 del evento. Actualmente, NMD NOMADAS es postulada a participar en los dos Premios de Arquitectura más importantes de América Latina. El proyecto Ateneo de San Francisco es seleccionado entre 20 obras a participar en el Premio Latinoamericano de Arquitectura Rogelio Salmona: espacios abiertos espacios colectivos, que se realiza en Bogotá, Colombia. Asimismo, NMD NOMADAS es postulada a participar en el Premio Oscar Niemeyer (Brasil) con los proyectos Supermercado De Candido Express (Premio de la Bienal de Arquitectura de Venezuela en el Diseño Arquitectónico de Edificaciones Comerciales) y Residencias Parque Virginia (Premio Bienal de Arquitectura a la Joven Generación Internacional en la Bienal Internacional de Arquitectura en Buenos Aires, Argentina). En la actualidad, NMD NOMADAS está conformada por un equipo de más de 20 profesionales de diferentes especialidades y cualificaciones con presencia directa tanto en Venezuela, Estados Unidos y Colombia.

Por: Dr. Francisco José Mustieles Granell

Profesor de tiempo completo del Departamento de Arquitectura, UDLAP.

francisco.mustieles@udlap.mx

Disponible en formato PDF

Anterior La construcción y análisis del autor cinematográfico
Siguiente Shale gas ¿oportunidad o riesgo para México?