¿Por qué contabilidad?

¿Por qué contabilidad?

¿Por qué el énfasis en aprender contabilidad?. Existen personas que quieren incorporar a sus herramientas de trabajo los conocimientos contables para analizar e interpretar estados financieros, tomar decisiones respecto a los costos de producción de su empresa, planear y controlar sus operaciones a través de un presupuesto e interactuar con su contador, convirtiéndolo en un efectivo asesor del negocio y a ellos mismos en interlocutores informados.

Son profesionales que llegaron a los altos niveles de la jerarquía empresarial por sus conocimientos técnicos, pero carecen de conocimientos contables no los obtuvieron en sus estudios profesionales ni en su experiencia laboral. En su experiencia laboral la carencia de estos conocimientos es una desventaja, tal vez, el dominio de la contabilidad sea una condición para acceder a la dirección general.

Es fácil caer en la tentación de querer aprender finanzas, cuando en realidad lo que necesitan saber es contabilidad. La expresión finanzas suena más atractiva, pero los conocimientos básicos que este grupo de ejecutivos exitosos necesita son contables: conocer los estados financieros básicos, identificarlos, diferenciarlos, saber cómo están formados, cuáles son sus objetivos y las relaciones hay entre ellos. El análisis e interpretación de estados financieros no se puede lograr sin los pasos anteriores.

La contabilidad de costos es básica para realizar un análisis del costeo de productos fabricados o de servicios prestados por una empresa. Los conceptos indispensables para poder hacer un estudio de los costos, evaluar las opciones que nos ofrecen y tomar decisiones respecto a ellos. No debe olvidarse que el precio de costo y el precio de venta están necesariamente vinculados, al conocer el primero pueden determinarse el segundo.

Cualquier persona con una mediana cultura de negocios puede colaborar en la elaboración de un presupuesto, pero es necesario conocer los estados financieros, la contabilidad y los costos para poder entender el objetivo del presupuesto en su totalidad. El presupuesto operativo requiere conocimientos de la empresa o del área específica en que se trabaja, por ello muchos ejecutivos limitados a su área participan sin conocer realmente de contabilidad. Pero su parte financiera requiere los conocimientos contables antes mencionados y constituye, sobre todo el flujo de caja, un buen principio para iniciarse en las finanzas. Los directores de empresa, o quienes aspiran a serlo, tomarán el presupuesto como un ejercicio de modelaje de la empresa, como una visión a escala de lo que sucederá con el negocio en el futuro cercano.

La interacción diaria con el contador casi siempre está hecha de preguntas y respuestas que se basan en la contabilidad. El corazón de la empresa, sus mercancías, sus cuentas por cobrar, sus deudas, sus impuestos y el manejo diario del efectivo, generan a cada momento pequeñas decisiones que requieren un sólido conocimiento contable.

Acerca del autor: Contador Público con estudios de Maestría en Administración y candidato a Doctor en Educación. Con más de 40 años de experiencia docente y profesional en contabilidad, costos, análisis financiero y auditoría. 291 cursos impartidos en diversas universidades, de los cuales el 88% ha sido a nivel licenciatura y el resto en maestría. 194 módulos de diplomado impartidos a personal de diversas empresas. Autor de los libros “Contabilidad 1”, “Costos” y “Contabilidad Administrativa” con editorial Pearson. Articulista en diversos periódicos y autor de su propio blog “Visión Financiera”. Coordinador de las materias Contabilidad Financiera, Contabilidad de Costos, Análisis de Costos y Contabilidad Gerencial.

Por: Mtro. Francisco Javier Calleja Bernal
Profesor de tiempo completo del Departamento de Finanzas y Contaduría de UDLAP
francisco.calleja@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Presupuesto 2015: una herramienta de gestión estratégica
Siguiente El regreso de los gigantes