PEMEX: fuente de riesgo para México

PEMEX: fuente de riesgo para México

A pocos días de la publicación de los estados financieros de Petróleos Mexicanos, correspondientes al 2015, vale la pena revisar el desempeño financiero al cierre del año anterior. Iniciando con la categoría de liquidez, se observa que, para el cierre del 2014, PEMEX únicamente podía cubrir 80 centavos de cada peso de su deuda a corto plazo. Desde luego que, si no se consideraran los inventarios, únicamente podría cubrir 70 centavos de cada peso de la misma deuda.

Los «beneficios a los empleados» se incrementaron 355 mil millones con respecto al año anterior, llegando a un total de 1.5 billones de pesos de pasivo laboral, una cifra muy cercana al valor de los pozos, ductos, propiedades, planta y equipo neto que registra un valor de 1.7 billones de pesos.

Adicionalmente, el costo de lo vendido se incrementó en un 2% y los gastos de administración se incrementaron en más de 10 mil millones con respecto al año anterior. Finalmente, a pesar de sus 1.6 billones de pesos de ventas totales, tuvo pérdidas por 265 mil millones.

La situación financiera está totalmente comprometida y ante un escenario en donde el precio del petróleo ha disminuido sustancialmente, no se pueden observar alternativas de corto plazo para recuperar la estabilidad de la petrolera. Directores de PEMEX van y directores de PEMEX vienen, pero ninguno da la cara a la salida de su administración sobre las decisiones tomadas y menos aún, sobre las consecuencias o resultados obtenidos.

La empresa se sigue administrando como si se vivieran tiempos de abundancia, tiempos en los que un barril de crudo rondaba los $100 USD. Como dirían los abuelos, «es fácil administrar la opulencia, lo complicado es administrar en tiempos difíciles, los tiempos de vacas flacas».

El gobierno federal a través del presidente de la República, afirmó el pasado 8 de Febrero que, en la nueva administración de PEMEX «será necesario ajustar su estructura de costos, revisar su programa de gastos y fortalecer sus procesos de inversión, haciendo uso de los nuevos esquemas de asociación e inversión con el sector privado que le brinda la reforma». Lo cierto es que estas acciones se han requerido desde hace varios años atrás. La petrolera simplemente no ha tenido disciplina en el ejercicio del gasto, apostando a que los precios del petróleo regresarán a esos días de ensueño de $100 USD por barril. Lo anterior no sucederá, al menos no en el corto o mediano plazo, y ahora habrá que resolver con seriedad la problemática. De no hacer lo anterior, los inversionistas ratificarán sus sospechas sobre el incremento del riesgo que tiene México por mantener una empresa de ese nivel que técnicamente podría considerarse en quiebra.

Acerca del autor: El Dr. Einar Moreno nació el 14 de noviembre de 1977 en la Ciudad de México. Considerado como parte de la denominada Generación X, ha presenciado los pasos previos a la Economía del Conocimiento. Emprendió su primera empresa a la edad de 6 años, misma que consistía en la producción, distribución y venta de pie de dátil. Con el deseo de seguir los pasos de su padre, se inscribió a la Escuela de Ingeniería para estudiar Ingeniería Mecánica Eléctrica. Este episodio de su formación solo duro un par de semestres cuando encontró su verdadera vocación: el mundo financiero. Graduado de la Licenciatura en Administración Financiera, Maestría y Doctorado en Ciencias Financieras con especialidad en Administración de Riesgos. Sus áreas de especialidad en consultoría son Finanzas, Planeación, Mercadotecnia y Desarrollo Organizacional. Actualmente se dedica a dar cursos a nivel licenciatura y posgrado en temas financieros y de estrategia de negocios.

Por: Dr. Einar Moreno Quezada
Director Académico del Departamento de Finanzas y Contaduría de la UDLAP
einar.moreno@udlap.mx

Disponible formato PDF

 

Anterior Orientar la innovación científica y tecnológica a reducir los costos de producción de bienes y servicios existentes, una meta alcanzable
Siguiente Razones financieras estándar