Las startups de base tecnológica y las estrategias para el Autoempleo en México

Las startups de base tecnológica y las estrategias para el Autoempleo en México

Espacio en el que ha aparecido el artículo y fecha en que ha sido publicado: e-consulta (16-03-2017).

 

De acuerdo con la edición 2016 del Employment Outlook de la OCDE, uno de los problemas sociales de mayor importancia a nivel global es el desempleo. El mercado laboral en México en el último trimestre del 2016, ostentó el 58% de la población mexicana entre 15 y 74 años de edad con empleo, en promedio una tasa superior a la de los países de la OCDE. Sin embargo, la incidencia del trabajo informal, en el mismo trimestre fue del 57%.

Por otra parte, el INEGI, en su Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2016 (ENOE), realizada para la población de 15 años y más de edad, para el primer trimestre de 2016, incluye, entre otros, los siguientes datos:

  • Los trabajadores activos por cuenta propia que suman en total 1,585,904 personas. De los cuáles 956,111 son hombres y 629,793 son mujeres.
  • El empleo informal representa 29.1 millones de personas, con un crecimiento de 1.5% respecto, lo que representa 57.4% de la población ocupada.
  • En la Ciudad de México la informalidad laboral es del 48.2% y en el Estado de México es del 56.7%.Dos alternativas para la creación de empleos formales, podrían ser el emprendimiento y el auto empleo. Aunque son fenómenos relacionados, la perspectiva de esquemas de apoyo en México, es distinta, sobre todo en auto empleo, pues las estrategias de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, así como los indicadores del INEGI, se concentran en los sectores de la población con ingresos más bajos y también, con los menores niveles de educativos y capacitación para el trabajo.
  • Con el surgimiento en México de startups de base tecnológica, se han formado cadenas productivas que hace apenas algunos años no existían, es el caso de las plataformas basadas en Internet que facilitan la contratación de servicios de limpieza en el hogar y oficinas a través de páginas web o aplicaciones para dispositivos móviles. Este tipo de compañías están proponiendo innovadores modelos de negocios que argumentan generar, entre otros, algunos de los siguientes beneficios para los trabajadores:
  • El INEGI, cataloga al sector de los servicios informales de limpieza en los hogares como “servicio doméstico remunerado no protegido” en la categoría de empleo informal. Este sector representó 2.34 millones de personas en 2016. Se considera que las personas auto empleadas en este rubro, trabajan en promedio 48 horas semanalmente. Este sector, se caracteriza por la falta de seguridad social, usencia de políticas públicas y marco jurídico para la regulación del ejercicio de su trabajo, inequidad y marginación, así como barreras para la integración tributaria y bancaria.
  • Flexibilidad para administrar su agenda laboral para elegir horarios, días y sitios geográficos en los que desean desempeñarse.
  • Acceder a mejores retribuciones por su trabajo
  • Afiliarse a algún régimen fiscal, como el de pequeños contribuyentes que les da la posibilidad de obtener seguridad social, aportaciones voluntarias a fondos de pensiones y créditos para vivienda.
  • Bancarización.
  • Capacitación en el uso de internet y de herramientas tecnológicas.
  • Acceso a seguros de accidentes laborales.
  • Mayor seguridad en los ambientes de trabajo. La perspectiva es prometedora, se trata de modelos de negocios atractivos para los fondos de inversión, en proceso de maduración, con altas posibilidades de crecimiento y replicabilidad. Algunos ejemplos de este tipo de compañías en México, son las siguientes:https://zolvers.com/La aceptación por parte de los inversionistas, clientes y afiliados va en incremento, sin embargo, debemos esperar el período de prueba de los primeros cinco años para poder concluir sobre la sustentabilidad de los mismos.
  • https://www.jelpmi.mx/
  • https://aliada.mx/
  • La generación de valor e innovación social de este tipo de compañías aún no es estudiada con amplitud y profundidad. Los resultados de evaluación de impacto social en algunos casos no existen y en otros son incipientes, no hay aún conclusiones definitivas.

Acerca del autor: Actualmente es profesor de tiempo completo del departamento de Administración de Empresas de la Escuela de Negocios y Economía. Cuenta con estudios de Licenciatura en Ingeniería en Sistemas Computacionales por el Instituto Tecnológico de Veracruz, una maestría en Administración de Tecnologías de Información por el Instituto Tecnológico de Monterrey Campus Monterrey, es maestro en Administración de Empresas por la Universidad de las Américas Puebla y candidato a doctor en Innovación y Responsabilidad Social por la Universidad Anáhuac México Norte. Cuenta con quince años de experiencia gerencial en proyectos de consultoría para la implementación de tecnologías de información en empresas con presencia en México y Latinoamérica laborando en instituciones y empresas como el ITESM Campus Monterrey, Global Business Solution y Exact Software International. Ha sido profesor de tiempo parcial del departamento de Ingeniería en Sistemas Computacionales del ITESM Campus Monterrey y Asesor Académico de proyectos de aplicación de la Maestría en Comercio Electrónico de la Universidad Virtual del ITESM. Los últimos diez años en la UDLAP, se ha desempeñado en diferentes puestos directivos a cargo de las áreas de Educación a Distancia, Incorporación Estudiantil y Desarrollo Institucional. Ha colaborado como miembro de diferentes comités y órganos de gobierno como el Consejo de Posgrado y Consejo Administrativo. Sus áreas de experiencia e interés son: tecnologías de información para negocios, eBusiness, innovación social y responsabilidad social.

Por: Dr. Martín González Vásquez

Profesor De Tiempo Completo, de Administración De Empresas, UDLAP.

martin.gonzalezv@udlap.mx

Disponible en formato PDF

Anterior Ready-made. Entrevistas de banqueta sin editar, Mariana Gullco
Siguiente La profesionalización en las empresas familiares y sus capacidades para el desarrollo