Las funciones del dinero

Las funciones del dinero

La aceptación general del dinero, para realizar transacciones en una sociedad avanzada, facilita el comercio entre las personas para adquirir bienes y servicios. Si no existiera el dinero, las personas dependerían del trueque (intercambio de un bien o servicio para obtener las cosas que se necesitan), pero sería muy ineficiente la asignación de los recursos debido a que sería necesaria una doble coincidencia de necesidades, lo cual es poco probable. Dada la importancia de la existencia del dinero para la sociedad, examinemos su papel en la economía.

El dinero tiene tres funciones que lo distinguen del resto de los activos: 1) Es un medio de cambio; 2) Es una unidad de cuenta; y 3) Es un depósito de valor. Describamos cada una de estas funciones: el dinero es un medio de cambio cuando entramos a un establecimiento para comprar algo y confiamos en que el vendedor aceptará nuestro dinero a cambio del artículo que vende; la aceptación del dinero permitirá llevar a cabo la transacción. El dinero es una unidad de cuenta cuando se usa como criterio para anunciar los precios y registrar las deudas.

Por ejemplo, cuando entramos a un establecimiento para comprar algo y miramos el precio anunciado, en ese momento nos estamos fijando en la unidad de cuenta. De igual manera, cuando solicitamos un préstamo, los pagos se establecerán en dinero, de modo que el dinero será la unidad de cuenta. Por tanto, cuando se mide y registra el valor económico de un artículo, se utiliza el dinero como unidad de cuenta. El dinero es un depósito de valor cuando se utiliza para transferir el poder de compra del presente al futuro. Por ejemplo, cuando entramos a un establecimiento para comprar algo y el vendedor acepta nuestro dinero a cambio de un artículo, el vendedor puede guardar ese dinero y convertirse en comprador en un momento futuro.

El poder de compra también se puede transferir del presente al futuro comprando activos no monetarios como acciones o bonos, los cuales podrán convertirse en dinero cuando sean vendidos, la velocidad con la que se venderán dependerá de su liquidez. La liquidez se refiere a la facilidad con la que un activo puede convertirse en dinero, entre más rápido se pueda vender un activo más líquido se considera. En contraste, una casa es un activo con poca liquidez, ya que se tarda más tiempo en venderse que una acción o un bono. Las personas deben decidir en qué forma les interesa guardar su riqueza, tratando de mantener un equilibrio entre la liquidez de sus activos, es decir, pueden tener una parte de su riqueza en forma poco líquida (una casa), otra parte en activos más líquidos (acciones, bonos y depósitos a la vista) y tener otra parte en el activo más líquido que existe: dinero en efectivo.

Acerca del autor: Gracias a una beca otorgada por el CONACyT para realizar estudios de posgrado en el extranjero obtuvo el grado de Doctor en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid (Doctorado con Mención de Calidad en el extranjero) con Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad (máxima calificación otorgada por las universidades españolas). Obtuvo el Premio Extraordinario a la Mejor Tesis Doctoral de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid en el Ciclo Académico 2009 – 2010. Realizó sus estudios de Maestría en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid y sus estudios de Licenciatura en Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana – I, en la que se le otorgó la Medalla al Mérito Universitario por obtener la calificación promedio más alta de la generación 2004. Al inicio de su Licenciatura obtuvo una beca por parte del Istituto Italiano di Cultura della Cittá del Messico, lo que le permitió el conocimiento de la lengua, cultura e historia italiana a la par de sus estudios en Economía. En materia docente imparte las asignaturas: Macroeconomía II, Análisis de Inversiones I y II, Economía Financiera, Microeconomía I, Econometría II, Principios de Economía, Finanzas Internacionales, y Principios de Microeconomía. Como investigadora, publica artículos en revistas arbitradas e indizadas, sus trabajos de investigación se centran principalmente en Economía Financiera (Fondos de Inversión, Microestructura de los Mercados Financieros, Banca de Inversión, Gestión de Portafolios, entre otros). Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del CONACyT. En la UDLAP se desempeña como Profesora-Investigadora de Tiempo Completo, Miembro del Consejo Académico, Miembro del Comité del Programa de Honores, y Directora Académica del Departamento de Economía en la Escuela de Negocios y Economía (EDNE). Además, es Columnista en e-Consulta y en los Periódicos El Sol de Puebla y Milenio, sitios en los que publica artículos sobre temas económicos relevantes.

Por: Dra. Elitania Leyva Rayón
Directora Académica del Departamento de Economía de la UDLAP
elitania.leyva@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Las compras al menudeo están de fiesta
Siguiente Licenciado en Estrategias Financieras y Contaduría Pública (2da parte)