La disrupción en el turismo

La disrupción en el turismo

Pensar en la disrupción turística, invita a reflexionar en primer término en la importancia del Turismo como uno de los sectores económicos más notables a nivel nacional debido al grado de inversiones que atrae al país, así como la generación de empleos y la captación de divisas. Innegable es considerar que en México el turismo contribuye de manera significativa en el desarrollo regional y nacional. En el último ranking de la Organización Mundial del Turismo, México obtuvo la posición número 10 en relación a llegada de visitantes, en contraste obtuvimos el lugar 22 en relación a la captación de divisas. En términos generales, se podría decir “estamos bien”; sin embargo, en los últimos años hemos asistido como viajeros globales, al surgimiento de nuevos destinos turísticos que están atrayendo importantes flujos de visitantes, ofertando innovadores productos turísticos, y es en este punto donde considero relevante tener un pensamiento disruptivo en relación al turismo en nuestro entorno. En el 2015 recibimos más de 31 millones de visitantes internacionales, pero pongo otro dato en juego: los consumidores turísticos gastan entre $100 mil millones a $ 200 mil millones al año en viajes y actividades de acuerdo con algunas estimaciones. Ahora bien, la pregunta ¿vamos a ser disruptivos en el turismo o seguimos en la zona de certidumbre que programa todo y reacciona sólo cuando hay caos?

El gran experto en Marketing Turístico Josep Chías afirmaba que lo único que no se puede deslocalizar es el Turismo; cierto hasta el momento, pues en el Smart Phone prácticamente se puede descargar de todo, pero aún no podemos hacerlo para los destinos turísticos. Aparentemente el negocio del turismo se trata de ir a un lugar y tener una experiencia viendo a la gente cara a cara, sin embargo, en la economía digital que hoy vivimos, un camino a recorrer es la disrupción en el turismo y, pensar cómo las tecnologías pueden ayudar a transformar la experiencia de los visitantes en los destinos turísticos.

El término de disruptivo fue puesto de moda por el profesor de Harvard Clayton Christensen, en su libro “El dilema innovador”, en éste el Dr. Christensen separó las nuevas tecnologías en dos categorías: las sostenidas y las disruptivas. Las primeras se basan en mejoras incrementales a tecnologías que ya están en el mercado, no son realmente innovadoras; sin embargo, las disruptivas apelan a un público limitado, tal vez los “innovators” que están animados por lo general a probar lo “no convencional”. Tratando de dejar una idea clara, la disrupción significa un cambio de paradigma en una industria o el cambio profundo de la misma. Posiblemente las primeras propuestas disruptivas que pueden venir a nuestra mente en el turismo pueden ser TripAdvisor o Booking en relación al poder del cliente para recomendar lugares de alojamiento o, AirBnB como espacio de intermediación para que los particulares ofrezcan sus casas o departamentos como lugar de pernoctación. Eso es lo que requerimos   en nuestro país, el cambio profundo del paradigma turístico que hasta hoy nos ha sostenido. En nuestro sector, la llegada de nuevas tecnologías unidas al internet, generó un cambio radical en la industria, entre otras razones, por la capacidad que tiene el internet de desintermediar poniendo en contacto directamente al comprador de un bien o servicio turístico con el vendedor,

El reto para el turismo en México en relación a la adopción de un pensamiento disruptivo es alto; generar empresas basadas en rupturas tecnológicas que nos permitan pensar lo impensable. Por ejemplo, ya estamos listos para diseñar el destino turístico del futuro, y del futuro me refiero por ejemplo al hotel del 2020. ¿Tendremos habitaciones con camas cerogravedad? ¿Cuál será el destino de moda en México en el 20150, inteligente y sostenible? ¿La Cocina 45 será el estándar ya entendido por todos, así como el kilómetro cero en nuestra dieta diaria? ¿Qué comeremos y cómo lo haremos? ¿Cómo serán los restaurantes y cómo responderán con antelación a nuestras expectativas para generar valor en el consumo?

Con el Internet de las cosas, vienen a mi mente tantas oportunidades para generar experiencias positivas en los destinos turísticos, podría ser el caso de un hotel equipado con camas realmente inteligentes, las cuales puedan indicar al huésped que ha dormido mal y puede pasar al SPA del hotel para disfrutar de un masaje relajante, o tal vez la cama indique que se ha dormido estresado e inmediatamente ajuste música, luces y paisajes anti estrés antes de salir de la habitación.

Sostengo el tener que ser disruptivo en turismo, para ello se requiere ser innovador, un gran soñador y observador, y considerar que nuestra propuesta turística disruptiva puede estar equivocada al principio para tener la razón al final. Si queremos que nuestro país siga en las primeras posiciones del turismo internacional en el futuro, es claro que tenemos que elegir la disrupción turística.

  

Acerca del autor: Profesor Titular del Departamento de Turismo. Candidato a Doctor en Urbanismo por la Universidad Complutense de Madrid en el área de Patrimonio Cultural y Turismo. Con estudios de posgrado en Administración de Empresas, Dirección de Hoteles, y Producción Técnica. Ha escrito resultados de sus investigaciones en revistas nacionales e internacionales arbitradas. Ha participado en diversos foros nacionales e internacionales en temas de Turismo Cultural. Fue Directora de Turismo de la Ciudad de Puebla. Forma parte del equipo de consultores de UDLAP-Consultores donde ha sido líder de proyectos vinculados con Productos Turísticos y Capacitación online. Dirige el Observatorio Turístico de Ciudades Mexicanas Patrimonio Mundial.

 

Por: Mtra. Patricia Domínguez Silva.

Profesor De Tiempo Completo, Turismo, UDLAP.

patricia.dominguez@udlap.mx

Disponible formato PDF.

Anterior Del salón a tu dispositivo móvil
Siguiente ¿Planeación estratégica paralela en la empresa familiar?