Incentivos

Incentivos

En economía, generalmente, se asume que los individuos son racionales, es decir, que dadas las oportunidades, sistemática y deliberadamente, harán todo lo posible para alcanzar sus objetivos. Por otra parte, un incentivo es algo que induce a los individuos a actuar y puede ser una recompensa o un castigo. Los individuos racionales responden a los incentivos, ya que toman sus decisiones comparando los costos y los beneficios de su decisión. Los incentivos juegan un papel clave en el funcionamiento de los diferentes mercados, por lo que merece la pena analizarlos con atención. Por ejemplo, cuando un bien sube de precio (ya sea por factores internos o externos a dicho mercado), aunque en un primer instante la demanda de ese bien se vea poco afectada, en el corto plazo las personas decidirán consumir una cantidad menor de ese bien; al mismo tiempo, los productores deciden contratar más trabajadores debido a que el precio del bien que ofertan ha aumentado. Así, en el primer escenario un precio más alto incentiva a los compradores a consumir menos y a los productores a producir más.

La influencia de los precios en el comportamiento de los agentes económicos es muy importante para determinar cómo se distribuyen los recursos escasos en una economía de mercado. De la misma forma, las autoridades deben tener presente la respuesta de los individuos hacia los incentivos, ya que éstos determinarán su conducta. Por ejemplo, un impuesto a la gasolina incentivará a las personas a conducir automóviles más pequeños, que consumen menos gasolina, a compartir sus autos, a utilizar el transporte público, a comprar autos eléctricos e incluso a vivir más cerca del lugar de trabajo. Del mismo modo, el cobro de multas por tirar basura en la calle, parques, playas y demás espacios públicos induce al buen comportamiento cívico de los individuos para evitar el pago de dichas sanciones.

Por otro lado, el sueldo de los individuos y sus valores morales, éticos y humanos, también afectan sus incentivos y las decisiones que toman. Si el salario percibido por un individuo es bajo, dependerá de sus oportunidades y de sus valores tomar una decisión que le permita incrementar sus ingresos. Este individuo podría buscar un empleo mejor remunerado (de acuerdo a sus cualificaciones) o podría incurrir en actividades delictivas con tal de alcanzar el mismo objetivo. El escenario que finalmente escoja el individuo racional estará basado en los costos y en los beneficios de los incentivos que enfrenta.

Acerca del autor: gracias a una beca otorgada por el CONACyT para realizar estudios de posgrado en el extranjero obtuvo el grado de Doctor en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid (Doctorado con Mención de Calidad en el extranjero) con Sobresaliente Cum Laude por Unanimidad (máxima calificación otorgada por las universidades españolas). Obtuvo el Premio Extraordinario a la Mejor Tesis Doctoral de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid en el Ciclo Académico 2009 – 2010. Realizó sus estudios de Maestría en Economía Financiera: Banca y Bolsa en la Universidad Autónoma de Madrid y sus estudios de Licenciatura en Economía en la Universidad Autónoma Metropolitana – I, en la que se le otorgó la Medalla al Mérito Universitario por obtener la calificación promedio más alta de la generación. Al inicio de su Licenciatura obtuvo una beca por parte del Instituto Italiano di Cultura della Cittá del Messico, lo que le permitió el conocimiento de la lengua, cultura e historia italiana a la par de sus estudios en Economía. En materia docente imparte las asignaturas: Macroeconomía II, Análisis de Inversiones I y II, Economía Financiera, Microeconomía I, Econometría II, Principios de Economía, Finanzas Internacionales, y Principios de Microeconomía. Como investigadora, publica artículos en revistas arbitradas e indizadas, sus trabajos de investigación se centran principalmente en Economía Financiera (Fondos de Inversión, Microestructura de los Mercados Financieros, Banca de Inversión, Gestión de Carteras, etc.). Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Profesor-Investigador de Tiempo Completo y Director Académico del Departamento de Economía de la UDLAP, así como Columnista en el Periódico El Sol de Puebla en donde publica artículos sobre temas económicos relevantes.

Por: Dra. Elitania Leyva Rayón
Directora Académica del Departamento de Economía de la UDLAP
elitania.leyva@udlap.mx

Disponible formato PDF

Anterior Gobierno y pobreza
Siguiente Inflación vs. Desempleo